Agenda Legal

Estudio Echecopar

¿Qué le pediríamos a la reforma laboral?

Elaborado por: Mónica Pizarro, Socia del Estudio Echecopar asociado a Baker & McKenzie International

En las últimas semanas el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo ha anunciado que viene preparando una propuesta de reforma laboral centrada en la promoción del empleo juvenil, la formalización y la unificación de los regímenes laborales dispersos. Todos estos asuntos son particularmente relevantes para nuestro sistema y merecen sin duda la atención del Estado.

Sin embargo, parecería ser que ninguna de las propuestas que están actualmente sobre la mesa tendrá un real impacto para la empresa formal, que muchas veces se ve afectada por la rigidez y las distorsiones que existen en nuestro sistema de relaciones laborales. Esperamos que la propuesta de reforma final que el Ejecutivo ha ofrecido tener lista en el mes julio, sí contemple alguna medida que permita aliviar la carga al sector formal de nuestra economía. Sector al que precisamente se pretende incorporar a un mayor número de personas.

Algunas de estas medidas podrían ser las siguientes:

Hacer viable el despido por rendimiento deficiente

Desde el año 2002 existe nuevamente en nuestro país la estabilidad laboral absoluta. El trabajador despedido injustificadamente puede optar entre recibir una indemnización o solicitar judicialmente su reposición. ¿Significa esto que los empleadores están obligados a tener trabajadores que no cumplen adecuadamente sus funciones en perjuicio de la productividad de la empresa y del resto del personal? Al menos por ahora todo parece indicar que sí.

Si bien en el régimen laboral de la actividad privada se establece que es causa justa de despido “El rendimiento deficiente…”, en la práctica cumplir con los requisitos que la norma exige es casi imposible. Sería muy útil contar con algún mecanismo que permitiese determinar de manera objetiva si el trabajador tiene un rendimiento deficiente y proceder al cese.

Reducir el mínimo exigido para efectuar un cese colectivo y simplificar el procedimiento

Actualmente solo se puede realizar un cese colectivo si se incluye a por lo menos 10% de la planilla. La lógica detrás de esta regulación era: si la empresa requiere cesar a menos del 10%, que despida individualmente y pague indemnizaciones. Sin embargo, con la estabilidad absoluta, esto ya no es posible y el mínimo exigido es un sinsentido que requiere corrección.

Además, los requisitos para obtener la aprobación de un cese colectivo por parte del Ministerio de Trabajo continúan siendo imposibles de cumplir. El año pasado el Ministro de esa cartera anunció que en Lima se habían aprobado 7 ceses colectivos. No obstante, luego resultó que se trataba de ceses por liquidación de empresas, que no necesitan aprobación. Es decir, el estado actual de las cosas es que el Ministerio solo aprueba los ceses que no requieren su aprobación y continúa denegando todas las solicitudes fundadas en razones de crisis económica de la empresa.

Viabilizar el reembolso de los subsidios por parte de EsSalud

Es bien sabido que EsSalud está en crisis y atraviesa un severo déficit presupuestal. En estas circunstancias, la Entidad ha buscado maneras de reducir sus costos y una de las que ha encontrado es restringir el reembolso de los subsidios pagados previamente por los empleadores e intentar cobrarles las atenciones médicas brindadas a su personal. Para viabilizar esto, la propia entidad ha emitido una serie de normas internas que perjudican a las empresas contribuyentes.

Es necesario que se emprenda una reorganización integral de EsSalud, pero mientras eso ocurre se podría ir avanzando proveyendo fondos y emitiendo normas externas que obliguen a pagar los reembolsos adeudos y evite que los empleadores continúen asumiendo costos que no les corresponden.

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 18.03.2017
  • 02:40:42 hs
samuel chaquilla

La estabilidad laboral absoluta es una medida obsoleta y retrógrada, pues se originó en la era industrial por negociaciones colectivas, paros y contramarchas. Ya cumplió su papel en el siglo pasado, cuando el capitalismo era salvaje y explotador. Hoy dia ha cambiado la valoración del recurso humano como el principal factor productivo. Vivimos en ha era de los servicios, apoyados de una avanzada tecnología de la informática y las comunicaciones. La productividad de las empresas requieren una flexibilidad laboral, no se puede fijar salarios y demás sobrecostos laborales para todas por igual. Tenemos empresas de diversas escalas y diferentes niveles de productividad. Debería haber mayor libertad en el mercado laboral.

    • 2
    • 24.05.2017
    • 03:57:41 hs
    agenda-legal

    Estimado Luis Enrique,

    En principio la obligación es por cada empresa y no por el conjunto de sociedades que operen en un solo domicilio fiscal. Por lo tanto, si ninguna de las empresas tiene 50 trabajadores, la obligación no se generaría. Sin embargo, recomiendo verificar que se trate de tres empresas realmente independientes y no de un solo negocio con una personalidad jurídica innecesariamente fraccionada.

    Gracias.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño