Agenda Legal

Estudio Echecopar

Una defensa de la comisión de membresía (y por qué no necesitamos una ley para regularla)

Elaborado por Rafael Picasso, socio; y Luis Ernesto Marín, asociado principal del Estudio Echecopar, asociado a Baker & McKenzie International

Hace unos días en la Comisión de Defensa del Consumidor se aprobó el dictamen del proyecto de ley que pretende regular el pago de la comisión de membresía de las tarjetas de crédito que las empresas del sistema financiero ofrecen a sus clientes. El dictamen responde a su vez al Proyecto de Ley N° 159/2016-CR, presentado en agosto de 2016, que busca establecer que sólo puede hacerse exigible el pago por concepto de comisión de membresía en la medida de que exista una contraprestación efectivamente brindada. Si usted usa una tarjeta de crédito (o varias), seguramente ha escuchado hablar de la comisión de membresía y, por qué no, debe haber presentado alguna vez un reclamo ante la institución financiera solicitando la devolución de la comisión de membresía. Pero, ¿realmente entendemos por qué existe esta comisión? Y, sabiendo el por qué, ¿realmente es necesario tener una ley que regule la comisión de membresía? Esperamos poder  responder ambas interrogantes con esta breve nota.

¿Qué es la comisión de membresía?

Dependiendo del tipo de tarjeta de crédito con la que cuente, usted cuenta con diversos beneficios. Desde poder hacer uso de los salones VIP en aeropuertos (y, si viaja fuera del país, poder hacer uso de su tarjeta de crédito en el extranjero), acumular kilómetros o millas en su aerolínea favorita, realizar compras con descuentos en supermercados y tiendas por departamento, adquirir entradas para conciertos antes que el resto de personas, entre otros. La lista es larga y varía dependiendo de banco de su elección y el tipo de tarjeta con el que cuente. La pregunta es: ¿son todos esos beneficios intrínsecos al producto “tarjeta de crédito”? La respuesta, desde luego, es no. Cada uno de estos beneficios, por el solo hecho de estar a su disposición, conlleva para la empresa del sistema financiero realizar acciones que van más allá de la sola provisión del crédito a través del plástico que llamamos tarjeta de crédito. Implica para la empresa negociar precisamente los beneficios con los que usted cuenta con el proveedor que corresponda: el salón VIP, el supermercado, la tienda por departamento, etc. Así, la comisión de membresía responde precisamente a estas operaciones o servicios adicionales y/o complementarios a la provisión propia del crédito a través de la tarjeta de crédito que brinda la empresa. Entonces, podemos definir a la comisión de membresía como aquel concepto que cobra una empresa por el servicio de administración (de los beneficios, promociones, etc.) que se le brinda a un usuario de una tarjeta de crédito, como pueden ser la negociación de beneficios con la marca asociada a los que tendrán acceso los usuarios, acceso a plataformas de pagos que permitan realizar consumos en otros países, paquetes (por ejemplo, seguros de viajes, seguro de accidentes de viajes, seguros de asistencia, entre otros), descuentos en supermercados y tiendas por departamento, programas de fidelización (millas, kilómetros, puntos, etc.) emisión de tarjetas de emergencia, entre otros

Entonces, si existe una comisión de membresía, ésta debe regularse…

Sí, pero esta regulación ya existe (por lo que no se necesita una ley adicional). De acuerdo a ley, las empresas del sistema financiero pueden señalar libremente las tasas de interés, comisiones y gastos para sus operaciones activas y pasivas y servicios. Éstas deben ser puestas en conocimiento del público, de acuerdo con las normas establecidas por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP. No obstante, ello no quiere decir que una empresa pueda crear una comisión sin sustento alguno. Las comisiones, de acuerdo al Reglamento de Transparencia, son retribuciones por operaciones o servicios adicionales y/o complementarios a las operaciones contratadas por los usuarios, que hayan sido previamente acordados y efectivamente prestados por la empresa.

Pero, ¿las operaciones o servicios adicionales son efectivamente brindados por la empresa?

Como hemos visto, la comisión de membresía que cobran las empresas responde a operaciones o servicios adicionales a la propia provisión del crédito, por lo que se cumple con el primer requisito para que la comisión de membresía sea considerada una comisión. Asimismo, la existencia de esta comisión se encuentra referida en el contrato y hoja resumen que se entrega a los clientes, sin perjuicio de que es informada a los usuarios a través de distintos mecanismos, por lo que se trata de un concepto previamente acordado e informado a los clientes. Finalmente, en relación al tercer requisito (que se trate de una operación o servicio adicional y/o complementario efectivamente prestado por la empresa del sistema financiero), está referido a que la empresa del sistema financiero (ojo, se refiere a la empresa del sistema financiero y no el proveedor con la que esta empresa contrata el servicio u operación adicional) efectivamente se encuentre brindando al usuario de la tarjeta de crédito la operación o servicio adicional que sustenta el cobro de la comisión de membresía. La expresión “efectivamente prestados por la empresa” no se refiere a que la comisión deba ser cobrada una vez realizada la operación o prestado el servicio que corresponda al usuario, sino por el solo hecho de que dicho beneficio se encuentre disponible para que el usuario de la tarjeta de crédito pueda hacer uso del mismo en cualquier momento. Si usted no va a hacer uso de estos beneficios o servicios adicionales, lo mejor es que cancele su tarjeta para evitar incurrir en pagos adicionales por servicios que pueden estar a su disposición, pero de los que no va a hacer uso.

Sobre el proyecto de ley

En referencia al proyecto de ley presentado y aprobado en la Comisión de Defensa del Consumidor, consideramos que no se está tomando en cuenta la naturaleza del producto tarjeta de crédito, cada vez más utilizado no solo por la posibilidad de tener acceso a un crédito directo en inmediato, por razones de seguridad al no tener que cargar dinero en efectivo, sino por los distintos beneficios que los bancos ofrecen a los tarjetahabientes. Como ya hemos señalado, la comisión de membresía responde a servicios u operaciones adicionales y aquí hemos señalado solo algunos ejemplos de los que son ofrecidos por las empresas del sistema financiero a sus tarjetahabientes… ¿No constituye ello suficiente fundamento para el cobro de la comisión por membresía?

COMENTARIOS

  • 1
  • 17.06.2017
  • 11:02:04 hs
Carlos Alarcón

Pero podría darse una solución a esta controversia clasificando a las tarjetas de crédito por CATEGORÍAS; y de acuerdo con ello, cobrar las membrecías o no. Por ejemplo: lanzar tarjetas sin cobro de membrecía, pero sin goce de determinados beneficios o ninguno. Y tarjetas de crédito con pago de membrecía y con goce de beneficios. El cliente elegirá lo que le conviene a sus necesidades e intereses.

Así como hay diversas tipos de cuentas de ahorro con condiciones y características diferentes,así deberían ofrecerse tarjetas de crédito.

Mire usted nomas lo que ha sucedido con las empresas de aviación comercial ante la llegada de VIVA IR COLOMBIA. Han tenido que clasificar sus servicios en diferentes categorías: LIGHT, PLUS, TOP etc. con tarifas totalmente diferentes y a libre elección del pasajero.

  • 2
  • 19.06.2017
  • 09:58:18 hs
Jesús Hubert

No todas las personas que por una necesidad pasajera han tenido que hacerse de una tarjeta de crédito tienen el nivel de vida para permitirse usar una serie de servicios que corresponden a un nivel de gasto suntuario, por ello no puede aceptarse que se imponga un cobro prácticamente expropiatorio, como es el derecho de membresìa, de manera inconsulta y obligatoria.

Son muchos los hogares que ven diezmados sus ingresos e incrementado sus gastos de manera peligrosa por este artificio malicioso creado por la banca, impunemente.

  • 3
  • 21.06.2017
  • 12:55:16 hs
Edwin Quipe Alcarraz

Entiendo que la comisión de membresía se puede exonerar en la medida que el usuario cumpla con el consumo promedio total anual estipulado para cada tarjeta, además si la persona no realiza consumo alguno igual se le cobra la comisión pactada, pues el servicio igual estuvo disponible. Desde mi punto de vista esta situación tiene un trasfondo maquiavélico perverso para quienes cuentan con tarjeta; ya que estimula altos niveles de consumismo por sobre todas las cosas. Es de conocimiento que el nivel educativo de la gran mayoría de nuestros compatriotas es deficiente, lo que aprovechan las entidades bancarias para colocar la mayor cantidad de tarjetas posibles y conducir al empobrecimiento permanente e incrementar de modo premeditado los niveles de desigualdad social. SOS, no al uso indiscriminado de tarjetas de crédito, sino se cuenta con los recursos.

  • 4
  • 21.06.2017
  • 10:16:47 hs
Rafael Casquino Fernandez

Creo que si el usuario a consumido la tarjeta si se le debería cobrar , pero los que no han consumido nada en un año como se le va a cobrar, en mi caso tengo una tarjeta x, que nunca consumí nada y me están cobrando mas de 200 soles, la poca información y el engaño , mas las letras chiquitas en los documentos, hacen que los bancos se aprovechen… lamento decirles que no podre pagarles.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño