Arturo Goga

Arturo Goga

Galaxy S20 Ultra Review en Español ¿Vale la Pena?

El Samsung Galaxy S20 Ultra es el salto más grande que la marca ha tenido desde que, en el 2015, nos sorprendiera a todos con un rediseño que marcó una tendencia para Samsung: la de convertirse en uno de los innovadores en temas de diseño. Desde entonces, Samsung se encargó en perfeccionar esos cimentos puestos por el Galaxy S6 y, con el S20, parece haber alcanzado la forma ideal de ese equipo lanzado hace 5 años, que marcó la tendencia de Samsung. ¿Y el S20 Ultra? Pues es el esfuerzo de la marca de lanzar lo mejor que podía, sin importar el costo. Por eso es que tenemos un teléfono de $1,400 que no, no es para la gran mayoría de personas, para quienes un S20 o S20+ es más que suficiente. El S20 Ultra, como su nombre lo dice, es el esfuerzo máximo de Samsung para elevar esta línea, iniciada por el S6, a su máximo potencial.

 

IMG_0064-Edit-2

 

¿Por qué este máximo esfuerzo ahora? Pues porque, como vemos desde hace ya unos 3 o 4 años, hemos llegado a lo denominado “peak smartphone”: a la cima o cumbre de lo que hoy en día conocemos como un smartphone: esa forma rectangular, casi todo pantalla, popularizada por el primer iPhone. Con el S20 Ultra, pues, tenemos la máxima expresión de este formato, con una pantalla tan grande – 6.9 pulgadas – que ya bordea los límites de usabilidad con una sola mano. Una pantalla con 120 Hz de refresco que probablemente un 50% de los usuarios perciba – y un 10% active de manera frecuente, por el alto consumo de energía. Una batería monstruosa de 5,000 mAh. Un sensor que duplica en tamaño al más reciente iPhone. Es, pues, un smartphone de excesos, y tiene el precio para demostrarlo.

 

La principal razón, es porque nos encontramos en una bifurcación en el camino: por fin los smartphones son emocionantes, interesantes de nuevo. Y esto, gracias a los teléfonos flexibles. No sólo del estilo “smartphone – Tablet” como el Galaxy Fold de la misma marca, o el Mate XS de Huawei, sino con el Z Flip; un teléfono que tiene similares dimensiones que el S20+, pero que puede plegarse por la mitad, dándonos un teléfono mucho más compacto. Puede que en teoría no suene interesante, pero tuve la suerte de probarlo en el evento de lanzamiento del S20 Ultra, y quedé maravillado. De hecho, si tuviera que elegir uno de todos los teléfonos lanzados ese día, probablemente me iría el Z Flip. Primero, porque es un concepto nuevo, por supuesto, y creo que como muchos, también sufro de la “fatiga” del diseño actual, que no ha cambiado mucho en los últimos 13 años – desde el iPhone del 2007. Pero por otro lado, a pesar de que nos hemos acostumbrado a cargar y manipular enormes rectángulos de 6.5” o más en nuestros bolsillos, esto no significa que sea lo ideal. Usar nuevamente un smartphone que en el bolsillo ocupaba tan poco espacio resultó ser una verdadera revelación; sobre todo en la practicidad de poder cargarlo cuando uno sale a correr, caminar, pasear a los perros, o actividades que no requieren un uso activo del teléfono. Este tipo de dispositivos plegables presentan una solución muy interesante al poder tener un smartphone compacto que, a la vez, no sacrifique, realmente el tamaño de pantalla.

 

Diseño y Pantalla

 

Olvidémonos del Z Flip, que estoy seguro, será tema de conversación para una futura oportunidad, y centrémonos en la estrella de esta reseña, el Galaxy S20 Ultra. ¿Qué pasó con el S11 al S19? Pues al parecer, el S20 Ultra se los debe haber devorado, por lo masivamente grande que es el teléfono.

 

A pesar de contar con dimensiones similares al Note 10+, el teléfono se siente más denso, más pesado. Son aproximadamente 30 gramos de más que el S20 Ultra tiene sobre el Note 10+, y de verdad, se sienten. Es un smartphone que prácticamente exige el uso de un Popsocket para poder manipularlo con una sola mano. Pero este sacrificio lo vale, pues la pantalla del S20 Ultra es lo mejor que he visto hasta ahora. Los 120 Hz de refresco hacen que Android se vea más fluido que nunca, el nivel de luminosidad es realmente impresionante y por lo general, ver series, películas, o incluso jugar juegos, es todo un placer con este equipo. La pantalla es tan grande que incluso tiene más superficie total que la de un Nintendo Switch regular, así que muchos juegos se ven sumamente bien.

 

Los 120 Hz ayudan mucho a que la interfaz se vea sumamente fluida y es excelente para casi todo lo que hacemos en nuestro teléfono: saltar entre apps, “scrollear” en contenido de redes sociales o artículos en la web. Donde no es útil, es en video, por supuesto, que está limitado a contenido de 24, 30 o 60 cuadros por segundo. Pero una vez que los 120 Hz son activados, cuesta volver atrás. Lamentablemente, el impacto que tiene en la batería es significativo – en mi experiencia, obtuve un 30-40% menos de uso de equipo por usarlo a 120 Hz – así que si son de las personas que se han acostumbrado a ya no preocuparse por temas de batería, 60 Hz es la opción ideal. Lo bueno, es que tenemos la posibilidad de elegir y saltar entre ambos a gusto (y podemos alternar entre ellos con un comando de Bixby, además).

 

 

En cuanto al diseño del equipo, pues no hay nada especial. Es una clara evolución de lo que Samsung viene perfeccionando desde hace años. Atrás quedaron los excesos en curvatura que vimos con el S9 y S10, para tener una pantalla mucho más plana, similar a la de la línea Note. Atrás quedó el doble agujero en pantalla del S10+, para dejarnos una sola cámara frontal, centrada al medio, como el Note 10+ (que, por cierto, es también un nuevo sensor de 40 MP).  Tenemos un módulo de cámara gigantesco en la parte trasera que sobresale considerablemente del teléfono, pero afortunadamente, Samsung ha incluido un case en la caja para proteger al teléfono y evitar que el módulo de cámara sobresalga.

 

Personalmente, me gusta el diseño del equipo; Samsung ha hecho un mejor trabajo diseñando el módulo de cámaras como algo serio, que lo que hizo Apple con el iPhone 11 Pro o Pro Max. De lo que no soy muy fan, es la falta de variedad en colores, pues ese gris desteñido no aparenta la elegancia que el equipo pudo haber tenido.

 

Como lo comentamos párrafos arriba: el S20 Ultra es el resultado de darle rienda suelta diseñadores e ingenieros para que metan los componentes tecnológicos más potentes comercialmente disponibles hoy, sin que el precio sea una barrera. El caballo de guerra de Samsung, procedente de un largo linaje de antecesores, que compite contra otro caballo de la marca, el nuevo, fresco y reluciente Z Flip y toda esta nueva estirpe de plegables.

 

Y en este sentido, pues, no encontrarán un teléfono con mejor pantalla o calidad de imagen para disfrutar contenido multimedia pero, a la vez, tampoco llamará la atención en demasía con su diseño tradicional, recatado, discreto (o al menos, lo más discreto que un teléfono de 6.9 pulgadas puede ser).

 

Cámaras

IMG_0082-2

Aparte de la pantalla de mayor tamaño, lo que más diferencia al S20 Ultra de sus hermanos, es la configuración de cámaras. Casi todos los sensores que encontramos en el S20 Ultra son diferentes al del S20 y S20+, empezando por la cámara frontal.

 

En lugar del sensor de 10 Megapixeles, tenemos uno de 40 Megapixeles, con el mismo rango focal que el sensor principal (26 mm), lo cual nos permite tomar excelentes selfies y fotos grupales. ¿La calidad? Simplemente excelente; tanto en fotos como videos, la cámara frontal es notable. De hecho, la introducción de la reseña en video está grabado con la cámara frontal y audio de la cámara, sin accesorios adicionales. Para vloggers o creadores de contenido, esta cámara frontal es realmente un gran salto frente a la generación anterior.

Donde encontramos la mayor cantidad de novedades, sin embargo, es en la configuración en la parte trasera de las cámaras. Samsung ha colocado su nuevo sensor de 108 megapixeles con un tamaño de 1/1.33”, el más grande que hemos visto en un smartphone y que duplica en tamaño al del iPhone 11. Tener un sensor de tal tamaño hace que incluso podamos conseguir ese desenfoque o “bokeh” naturalmente, sin necesidad de aplicar el modo “Live Focus” o de desenfoque falso que tan de moda está. Conseguir esto con una cámara de celular no dejó de sorprenderme. Este masivo sensor es tan nuevo, que las dos primeras semanas que tuve el teléfono exhibió algunas fallas en su comportamiento, como un autoenfoque que saltaba al azar entre el sujeto y el fondo, o tardaba mucho en encontrar el objeto que debía enfocar. También noté que en paneos lentos (mover la cámara lentamente de manera horizontal o verticalmente) ocasionaba un salto involuntario en el estabilizador. Un parche que salió ayer y estuve probando extensivamente logró solucionar estos problemas, así que apenas reciban sus S20 Ultras, asegúrense de actualizarlos. Este sensor principal de Samsung es el verdadero salto tecnológico que estábamos esperando de la marca por años y que por fin lo ha dado. Es una lástima, sin embargo, que esté limitado al modelo más caro y grande; tanto el S20 como S20+ tienen sensores más discretos y similares al S10, que el de 108 megapixeles del Ultra. En hardware, Samsung ha logrado superar a Huawei con el sensor principal, pero en temas de procesamiento, siento que en algunas circunstancias, como en el modo nocturno, por ejempo, Huawei sigue teniendo la ventaja. Pero si se trata de tomar fotos con la cámara principal en modo automático, el S20 Ultra es el actual campeón.

 

El ultra-wide lo noté muy similar al del S10. Sigue siendo de una calidad inferior al sensor principal; no es como el Mate 30 Pro donde el gran angular es un sensor de gran tamaño y con una gran apertura, funcionando de manera ideal de noche. Aquí, cuando estemos de noche, lo sensato será usar el sensor principal, pues las fotos con el ultra-wide saldrán ruidosas y oscuras. Lo que me gustó es que Samsung ha implementado un salto suave entre lentes cuando estamos grabando video, muy similar a lo que ocurre con el iPhone 11. Pero por lo general, el ultra-wide del S20 Ultra no implica un salto importante. Sí, es uno de los más “angulares”, con 13mm de rango focal, pero es un sensor pequeño. En este sentido, prefiero el del Mate 30 Pro, que funciona mucho mejor en diferentes situaciones, a pesar de no ser tan angular.

 

Tenemos también al lente periscópico con un zoom real 4X (103 mm), de 48 megapixeles y una apertura f/3.5. La calidad del zoom es muy buena a 5X / 10X, pero de 30X, o el publicitado 100X, son inútiles para temas fotográficos. De hecho, en comparaciones con el P30 Pro en temas fotográficos, obtuve resultados muy similares o prácticamente idénticos, con la diferencia que el P30 Pro limita el alcance de su zoom, por software, a 50X. Pero hacer el mismo “zoom” en un programa de edición y llevarlo a 100X, daba resultados idénticos. Ya he hablado de manera extensa sobre el error que cometió Samsung en darle tanta importancia a este tema porque el 100 X es una verdadera decepción, y en temas fotográficos, el P30 Pro exhibe una calidad muy parecida o igual. Sin embargo, es en video donde el lente periscópico del S20 Ultra destaca; aquí si es muy superior a la calidad de video que uno podía obtener con el P30 Pro.

 

Finalmente, tenemos al sensor ToF (time of flight) utilizado para tomar fotos y videos con “live focus” o desenfoque.

¿Qué tan bien funciona el video en 8K a 24 cuadros por segundo? Pues no funciona nada mal; en promedio, 10 segundos de video en 8K equivalen a 100 MBs. Por esto podemos deducir que está teniendo un gran nivel de compresión, por lo que el bitrate del video no es tan bueno; en pocas palabras, vale más la pena grabar en 4K a 60 cuadros a mejor bitrate, que a 8K a menor bitrate. Además, el video de 8K sólo puede ser grabado a la memoria interna; no al microSD, limitando considerablemente la cantidad de tiempo que podemos grabar video.

 

Las fotos de 108 Megapixeles, sin embargo, sí resultaron extremadamente útiles. Es posible habilitar este modo directamente desde la interfaz, y editar estas fotos luego en Lightroom en una PC fue realmente un placer. El poder cortar un pequeño segmento de la imagen y aún así obtener una foto nítida y útil fue genial. Perfecto para paisajes con bastante detalle, o incluso fotos de retrato donde no nos decidimos aún si queremos una a cuerpo entero, o un primer plano del rostro. Con una foto a 108 megapixeles, obtenemos ambas en una.

 

Otro modo que realmente destaca del S20 en general, es Single Take. Básicamente presionamos el botón de grabación, y el S20 se encarga de capturar 3 a 10 segundos de contenido. Luego de unos segundos, nos devuelve una serie de opciones, como boomerangs, GIFs, imágenes que capturó en ese momento. Es una buena manera de obtener bastante contenido de momentos espontáneos cuando no sabemos o no podemos decidirnos si grabaremos video o tomaremos fotos. Lo que me hubiera gustado, sin embargo, es encontrar una manera de extender el Single Take a más de 10 segundos. 15 o 20 hubiera sido lo ideal. La utilidad de este modo es grande.

 

El S20 Ultra trae el salto más grande en temas de fotografía para Samsung, pero aún tiene puntos por mejorar, como el sensor ultrawide, y el periscópico que, si bien es útil y complementa bastante bien al equipo, siento que ha sido publicitado de manera incorrecta.

 

¿Ese sensor de 108 megapixeles y 1/1.33”? Lo mejor que he visto hasta ahora.

 

 

Batería y autonomía del S20 Ultra: Buena, pero pudo ser mejor

 

Un punto que me dejó con un poco decepcionado, es el de la batería. 5,000 mAh en papel suena a un teléfono que nos durará al menos un par de días ¿Verdad? En la práctica, el resultado fue otro. Cuando activé los 120 Hz, tuve que preocuparme mucho de medir mi consumo de uso del equipo para que este pudiera durarme un día completo. Restringí mi acceso a apps como Reddit, TikTok o Instagram y limité la cantidad de minutos que paso en YouTube, porque usar la pantalla en High Refresh Rate tiene un impacto significativo sobre esta. En total, obtuve en promedio 3:40 a 4 horas de Screen on Time con High Refresh Rate activado.

 

Decidí utilizar el teléfono a 60 Hz y aquí si obtuve una cifra más aceptable para tremenda batería, con 6:30 a 7:40 horas de Screen On Time. Números que son bastante buenos, sí, pero que están dentro del promedio. En pocas palabras, no hay nada “Ultra” en la batería del S20 Ultra: tan sólo una buena duración, pero sólo si lo utilizamos a 60 Hz, que es lo que le recomendaría a la mayoría.

 

Lo cual deja un poco de mal sabor, pues tenemos que elegir entre tener la pantalla más suave del mundo a 120 Hz, o tener una buena duración de batería; no podemos quedarnos con ambos. ¿Quizás algún software update futuro nos de una opción intermedia, de 90 Hz, para tener más suavidad que los 60 Hz, pero que no perjudique de manera tan radical la duración de batería? ¿O de repente el S30 nos de un panel de 90 Hz en lugar del de 120 Hz para que no perjudique de sobremanera la autonomía?

 

Rendimiento y otros detalles

 

El teléfono es sumamente poderoso y corrió todo de manera ejemplar. La pantalla a 120 Hz con el touch refresh a 240 Hz nos dan un teléfono extremadamente fluido y que responde inmediatamente a nuestras órdenes. Juegos corrieron sin problemas.

 

Mi queja, es que para el precio de $1,400, Samsung ha puesto muy poco almacenamiento. 128 GBs en el S20 Ultra, sobre todo un teléfono que nos da la posibilidad de grabar videos a 8K, resultan insuficientes. Y sí, como lo comentamos líneas arriba, el video en 8K sólo se graba a la memoria interna, no al microSD que pongamos.  Pagar $1,400 para obtener un teléfono con sólo 128 GBs me parece demasiado exagerado; de hecho, creo que Samsung debió elevar la capacidad de almacenamiento de los tres teléfonos a 256 GBs como base; después de todo, el precio de entrada hasta del S20, es de $999.

 

 

Conclusión: ¿Vale la pena el S20 Ultra?

 

Ojo: El S20 Ultra se ha lanzado en pre-venta con un precio sumamente atractivo: S/4,999, con los Galaxy Buds+ como parte del pack. Por este precio, que es casi idéntico con el que se lanzó el Note 10+, el teléfono vale la pena. S/4,999 es menos de lo que cuesta un iPhone 11 Pro Max de 64 GBs, y el S20 Ultra lo supera en todo sentido. Pensé que el S20 Ultra llegaría más caro a Perú (usualmente solemos ver teléfonos $200 a $300 por sobre el precio original; es decir, esperaba verlo a $1,600 o S/5,280). Pero verlo a S/4,999, unos $100 más caro que en Estados Unidos, lo hacen una alternativa bastante atractiva frente a sus rivales, porque en cuanto a calidad de hardware y actualizaciones de software, difícilmente encontraremos algo mejor por ahora. Y sin duda, el Galaxy S20 Ultra será uno de los candidatos más fuertes a teléfono del año.

 

Los precios en pre-venta, son:

 

Colores disponibles, precios y accesorios de regalo:

 

Galaxy S20 – Precio: S/3499

Colores: Gris, azul y rosado

Accesorio de regalo: Clear View Cover

 

Galaxy S20+ – Precio: S/3999

Colores: Negro, gris y azul

Accesorio de regalo: Galaxy Buds+

 

Galaxy S20 Ultra – Precio: S/4999

Colores: Negro y gris

Accesorio de regalo: Galaxy Buds+

 

 

 

¿Yo? Destaco ese sensor de 108 megapixeles de Samsung que me ha dejado maravillado, y esa gloriosa pantalla de 6.9” que hace difícil regresar a otros teléfonos con pantallas inferiores. Pero me hubiera gustado ver complementados estos dos puntos con un mejor sensor ultra-gran angular, un telephoto más discreto y sí, una autonomía mejor.

 

9/10

 

Pros:

 

  • La mejor cámara de fotos y video en un smartphone
  • Excelente pantalla en calidad de color, tamaño, brillo y alto nivel de refresco
  • Impecable rendimiento
  • Suavidad de navegación / Touch input
  • La mejor cámara selfie

 

Cons:

  • Carísimo
  • La batería deja que desear en 120 Hz
  • El 100X Zoom es inútil

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño