Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

El suplicio de Sísifo

(08/03/2016)

Cuenta la mitología que Sísifo, que estaba en el Infierno por crímenes que había cometido, logró convencer a Hades que le permitiese retornar al mundo superior para castigar a su esposa que no había cumplido con sus deberes. Pero cuando estuvo de nuevo en Corinto, rehusó volver al inframundo hasta que fue devuelto a la fuerza por Hermes. En el Infierno, Sísifo fue obligado a cumplir su castigo: empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio, una y otra vez indefinidamente.

Un suplicio parecido al de Sísifo es el que sufrimos los peruanos, desde tiempos inmemorables: todos los veranos, cuando el Rímac se desborda, vienen los huaicos, se paraliza la Carretera Central y quedamos incomunicados con el centro del país por enésima vez. Entonces se desarrolla anualmente el mismo ritual: se paraliza el abastecimiento de productos; se disparan los precios, que coincide con la presión en los bolsillos por el reinicio de las clases y se preocupa el BCR. Obligados por las circunstancias, sale el presidente y/o el ministro de Transportes y transmiten el rollo de costumbre: ya hemos tomado las medidas pertinentes, se está avanzando en las soluciones alternativas; bla bla bla. Hasta el próximo verano en que se vuelve a repetir el ciclo.

Por ejemplo, en agosto del 2012 el entonces ministro de Transportes Carlos Paredes anunciaba que “al 2015 congestión en Carretera Central (CC) se reducirá en 45%”, precisando que la carretera Lima – Canta – Unish, permitiría reducir en un 30% el flujo vehicular de la CC, y la otra vía alternativa (Huaura – Churín – Oyón – Ambo) iba a absorber otro 15%. Pero la congestión no solo no se ha reducido sino que ha aumentado. Y en la concesión de la CC, otorgada hace cinco años, el avance es de solo 8%, principalmente porque el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) solo ha entregado el 53% de los terrenos requeridos.

Es que la administración Humala, en lo que se refiere al manejo de los proyectos de inversión, es de una incapacidad comprobada. Es así que quien fuera director ejecutivo de ProInversión (Javier Illescas) cuando se concesionaron los principales proyectos de este Gobierno, ha manifestado que “el Estado no tiene una forma de filtrar y priorizar proyectos y menos de evaluarlos. Por eso, el recurso fácil es la exoneración, porque como no hay capacidad de absorción, menos en megaproyectos que implican todavía una evaluación más refinada, entonces anteponen el tiempo político” (1).

Además de lo anterior, el sistema de inversión pública tiene una muy débil institucionalidad; una inmensa falta de transparencia y preocupantes indicios de corrupción. Y como consecuencia de la evidente preferencia por desarrollar megaproyectos, se posterga la ejecución de numerosos proyectos pequeños de impacto regional o local, pero de mucha mayor rentabilidad social. Por lo que quienes gobiernen a partir del próximo 28 de julio, deberán llevar a cabo una verdadera revolución en el sistema de inversión pública, cambios que también deberán alcanzar a algunas de las diversas formas de participación de la inversión privada. Porque, como afirma Juan de Dios Olaechea, el sector privado también debe de efectuar un mea culpa, especialmente de los megaproyectos: “Que se los pone facilitos al Estado… y que a través de sus asociaciones colectivas a gritos ha pedido que se endeude más al país y que vayamos más rápido, porque eso va a evitar que caigamos en recesión. Pero mil veces más importante que un megaproyecto es la estabilidad macroeconómica del país” (1).

Es que se presenta un comportamiento bipolar dentro del Estado, mientras a los proyectos pequeños y medianos se les aplica con rigor todo el vía crucis de la tramitología; con los megaproyectos ese mismo Estado se vuelve ágil. Y rápidamente saca leyes que son verdaderos ternos a la medida, exonera de comisiones, dispensa trámites, exonera de licitaciones o se otorgan estas con postor único. Entonces, si no hay priorización de proyectos y estos se deciden políticamente, solo nos queda esperar que las decisiones cruciales no se hayan terminado efectuando en Brasil u otro país.

 

(1): Foro sobre Megaproyectos en Gestión 14.12.15

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño