Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Elefante blanco en proceso 23.10.17

Aunque todavía no se han anunciado las reglas de la próxima licitación del gasoducto al sur; por algunas declaraciones y decisiones adoptadas por el gobierno, ya se puede estimar que el panorama no será auspicioso.
Luego que finalizara la concesión del Gasoducto Sur Peruano (GSP), los más altos representantes del Ejecutivo anunciaron que la nueva licitación se efectuaría de acuerdo a nuevas reglas, porque el contrato de concesión (CC) ya no estaba vigente. Por su parte los representantes del Consorcio (CO) manifestaron que para ellos seguían vigentes las cláusulas del CC referidas a la transferencia de los bienes del proyecto.
En el GSP, como en cualquier contrato de ese tipo , existen 3 etapas secuenciales: 1) La de estructuración financiera y búsqueda del financiamiento definitivo, que concluye con el Cierre Financiero (CF) y, garantizado con una carta fianza. 2) La de la construcción , y su carta fianza. 3) La Puesta en Operación Comercial, que no tiene fianza porque los activos ya están en funcionamiento; y que debe tener un operador calificado. La razón de ser de 1 y 2 es la de verificar si los concesionarios están capacitados tanto financiera como técnicamente. Lo que inusualmente sucedió en el GSP, es que el CO decidió adelantar la obra , financiando los avances con un crédito puente de un sindicato de bancos. Esa fue una operación de riesgo tanto para el CO como para los bancos. Ya que si no se había asegurado el financiamiento definitivo, no se debió iniciar la construcción . Una vez concluida la concesión empiezan las discrepancias entre el Gobierno y el CO. Es así que el primero, en mi opinión correctamente, decide acogerse a la cláusula 6.1 del CC. La que en resumen establece que si no se logra el CF a tiempo, el contrato se termina.
Sin embargo posteriormente el gobierno empezó a dar señales que podría estar cambiando de posición: Promulga el DU 001-2007, para contratar al administrador de los bienes del GSP, y firma el acta para tener la “posesión” de los mismos.
Si hay diferencias de opinión sobre el CC, el gobierno debería ir al CIADI, en el que con los antecedentes de Odebrecht y con lo avanzado por la Fiscalía, las probabilidades de ganar serían elevadas. Y en el supuesto negado que perdiera, el gobierno estaría en la misma situación de ahora!!.
Si el Ejecutivo hubiera aceptado la tesis de los del CO, estaría incurriendo en un grave pecado original que afectaría al nuevo gasoducto y a los contribuyentes. Ya que , por ejemplo, los tubos del ducto están sobredimensionados para el sur, ya que representarían más del doble de la demanda de Lima. ¿Y porque habría cambiado de opinión el gobierno?; como no existe ninguna declaración oficial , solo se puede especular acerca de quienes se beneficiarían con esta alternativa. Y la respuesta es : Odebrecht y los bancos, ya que conseguirían vender sus bienes a buen precio . De los $ 600 millones otorgados, Enagas habría cancelado su parte (unos 200 millones) ; Graña ya habría arreglado una fórmula de pago, pero faltaría la deuda de Odebrecht, que ascendería a más de 300 millones.
Si el proyecto no tiene demanda suficiente, dudas sobre las reservas , e indefiniciones sobre las reglas de la licitación; ¿cómo podríamos embarcarnos en otro elefante blanco?. El destino nos dio una segunda oportunidad . Sería imperdonable que repitiéramos los mismo errores en un proyecto que , de continuar así sería un serio candidato a convertirse en un Chinchero II .

Aunque todavía no se han anunciado las reglas de la próxima licitación del gasoducto al sur; por algunas declaraciones y decisiones adoptadas por el gobierno, ya se puede estimar que el panorama no será auspicioso.
Luego que finalizara la concesión del Gasoducto Sur Peruano (GSP), los más altos representantes del Ejecutivo anunciaron que la nueva licitación se efectuaría de acuerdo a nuevas reglas, porque el contrato de concesión (CC) ya no estaba vigente. Por su parte los representantes del Consorcio (CO) manifestaron que para ellos seguían vigentes las cláusulas del CC referidas a la transferencia de los bienes del proyecto.
En el GSP, como en cualquier contrato de ese tipo , existen 3 etapas secuenciales: 1) La de estructuración financiera y búsqueda del financiamiento definitivo, que concluye con el Cierre Financiero (CF) y, garantizado con una carta fianza. 2) La de la construcción , y su carta fianza. 3) La Puesta en Operación Comercial, que no tiene fianza porque los activos ya están en funcionamiento; y que debe tener un operador calificado. La razón de ser de 1 y 2 es la de verificar si los concesionarios están capacitados tanto financiera como técnicamente. Lo que inusualmente sucedió en el GSP, es que el CO decidió adelantar la obra , financiando los avances con un crédito puente de un sindicato de bancos. Esa fue una operación de riesgo tanto para el CO como para los bancos. Ya que si no se había asegurado el financiamiento definitivo, no se debió iniciar la construcción . Una vez concluida la concesión empiezan las discrepancias entre el Gobierno y el CO. Es así que el primero, en mi opinión correctamente, decide acogerse a la cláusula 6.1 del CC. La que en resumen establece que si no se logra el CF a tiempo, el contrato se termina.
Sin embargo posteriormente el gobierno empezó a dar señales que podría estar cambiando de posición: Promulga el DU 001-2007, para contratar al administrador de los bienes del GSP, y firma el acta para tener la “posesión” de los mismos.
Si hay diferencias de opinión sobre el CC, el gobierno debería ir al CIADI, en el que con los antecedentes de Odebrecht y con lo avanzado por la Fiscalía, las probabilidades de ganar serían elevadas. Y en el supuesto negado que perdiera, el gobierno estaría en la misma situación de ahora!!.
Si el Ejecutivo hubiera aceptado la tesis de los del CO, estaría incurriendo en un grave pecado original que afectaría al nuevo gasoducto y a los contribuyentes. Ya que , por ejemplo, los tubos del ducto están sobredimensionados para el sur, ya que representarían más del doble de la demanda de Lima. ¿Y porque habría cambiado de opinión el gobierno?; como no existe ninguna declaración oficial , solo se puede especular acerca de quienes se beneficiarían con esta alternativa. Y la respuesta es : Odebrecht y los bancos, ya que conseguirían vender sus bienes a buen precio . De los $ 600 millones otorgados, Enagas habría cancelado su parte (unos 200 millones) ; Graña ya habría arreglado una fórmula de pago, pero faltaría la deuda de Odebrecht, que ascendería a más de 300 millones.
Si el proyecto no tiene demanda suficiente, dudas sobre las reservas , e indefiniciones sobre las reglas de la licitación; ¿cómo podríamos embarcarnos en otro elefante blanco?. El destino nos dio una segunda oportunidad . Sería imperdonable que repitiéramos los mismo errores en un proyecto que , de continuar así sería un serio candidato a convertirse en un Chinchero II .

Aunque todavía no se han anunciado las reglas de la próxima licitación del gasoducto al sur; por algunas declaraciones y decisiones adoptadas por el gobierno, ya se puede estimar que el panorama no será auspicioso.
Luego que finalizara la concesión del Gasoducto Sur Peruano (GSP), los más altos representantes del Ejecutivo anunciaron que la nueva licitación se efectuaría de acuerdo a nuevas reglas, porque el contrato de concesión (CC) ya no estaba vigente. Por su parte los representantes del Consorcio (CO) manifestaron que para ellos seguían vigentes las cláusulas del CC referidas a la transferencia de los bienes del proyecto.
En el GSP, como en cualquier contrato de ese tipo , existen 3 etapas secuenciales: 1) La de estructuración financiera y búsqueda del financiamiento definitivo, que concluye con el Cierre Financiero (CF) y, garantizado con una carta fianza. 2) La de la construcción , y su carta fianza. 3) La Puesta en Operación Comercial, que no tiene fianza porque los activos ya están en funcionamiento; y que debe tener un operador calificado. La razón de ser de 1 y 2 es la de verificar si los concesionarios están capacitados tanto financiera como técnicamente. Lo que inusualmente sucedió en el GSP, es que el CO decidió adelantar la obra , financiando los avances con un crédito puente de un sindicato de bancos. Esa fue una operación de riesgo tanto para el CO como para los bancos. Ya que si no se había asegurado el financiamiento definitivo, no se debió iniciar la construcción . Una vez concluida la concesión empiezan las discrepancias entre el Gobierno y el CO. Es así que el primero, en mi opinión correctamente, decide acogerse a la cláusula 6.1 del CC. La que en resumen establece que si no se logra el CF a tiempo, el contrato se termina.
Sin embargo posteriormente el gobierno empezó a dar señales que podría estar cambiando de posición: Promulga el DU 001-2007, para contratar al administrador de los bienes del GSP, y firma el acta para tener la “posesión” de los mismos.
Si hay diferencias de opinión sobre el CC, el gobierno debería ir al CIADI, en el que con los antecedentes de Odebrecht y con lo avanzado por la Fiscalía, las probabilidades de ganar serían elevadas. Y en el supuesto negado que perdiera, el gobierno estaría en la misma situación de ahora!!.
Si el Ejecutivo hubiera aceptado la tesis de los del CO, estaría incurriendo en un grave pecado original que afectaría al nuevo gasoducto y a los contribuyentes. Ya que , por ejemplo, los tubos del ducto están sobredimensionados para el sur, ya que representarían más del doble de la demanda de Lima. ¿Y porque habría cambiado de opinión el gobierno?; como no existe ninguna declaración oficial , solo se puede especular acerca de quienes se beneficiarían con esta alternativa. Y la respuesta es : Odebrecht y los bancos, ya que conseguirían vender sus bienes a buen precio . De los $ 600 millones otorgados, Enagas habría cancelado su parte (unos 200 millones) ; Graña ya habría arreglado una fórmula de pago, pero faltaría la deuda de Odebrecht, que ascendería a más de 300 millones.
Si el proyecto no tiene demanda suficiente, dudas sobre las reservas , e indefiniciones sobre las reglas de la licitación; ¿cómo podríamos embarcarnos en otro elefante blanco?. El destino nos dio una segunda oportunidad . Sería imperdonable que repitiéramos los mismo errores en un proyecto que , de continuar así sería un serio candidato a convertirse en un Chinchero II .

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño