¿Y dónde está la responsabilidad social empresarial?

¿Hay alguna diferencia entre los “beneficios” que logra un raquetero cuando, amenazándote con un arma, te pregunta “¿la plata o la vida?” y los que obtiene un mal empresario que “apuntándote” con un tanque de oxígeno, una mascarilla o un blíster parece hacer la misma pregunta? Enfáticamente, la respuesta es NO. Sin embargo, esta situación se está presentando aquí y ahora. ¿Dónde quedó la responsabilidad social empresarial? ¿A dónde se fue o es que acaso nunca estuvo presente? ¿Dónde está esa delgada línea que separa el lucro desmedido mal habido, la especulación y acaparamiento como comportamiento delictivo, de la rentabilidad obtenida bajo la ley de la oferta y la demanda en una economía de libre mercado?

La responsabilidad social empresarial comprende la contribución activa y voluntaria al mejoramiento económico, social y medio ambiental de la sociedad en su conjunto, lo cual, sin la menor duda, permite a las compañías optimizar su situación competitiva y comparativa en el mercado. Adicionalmente, implica la aquiescencia y los valores de los gestores organizacionales. Si el objetivo de estos últimos es lograr las mayores utilidades sin considerar los medios o consecuencias de sus transacciones, entonces poco o nada se podrá decir sobre la responsabilidad social empresarial alineada con la estrategia y cultura organizacional que debemos cultivar y preservar.

Esta implica, entre otros aspectos, desarrollar acciones que contribuyan al bienestar y prosperidad de las personas, no solamente de aquellas que laboran en la empresa, sino de todos los miembros de la comunidad. No cabe duda que una clara identificación de los stakeholders vinculados a la organización (accionistas, directores, empleados, órganos reguladores, entre otros); permite reconocer las expectativas de cada uno y alinearlas para beneficio de todos los involucrados, la compañía incluida.

La responsabilidad social empresarial no debe confundirse con el trabajo filantrópico de ciertas organizaciones, como las beneficencias u organismos no gubernamentales, cuyos objetivos están dirigidos a la prestación de soporte a ciertos grupos sociales en determinados periodos de tiempo, sin ningún afán de lucro de por medio, más allá de una labor de beneficio a la comunidad. He ahí la gran diferencia con la actividad empresarial (privada o pública) que sí tiene un fin de lucro.

Contribuir con la sociedad no se reduce a producir artículos o servicios buenos y comercializar productos de calidad, sino también implica la búsqueda del bienestar de la comunidad en su conjunto y lograr utilidades razonables. Estas pueden ser muy altas o muy bajas; pero nunca deberían ser anormalmente altas como consecuencia del lucro desproporcionado o la explotación de las necesidades vitales de los consumidores.

En la aritmética social, la especulación y el acaparamiento siempre resultan en un mal negocio, ya que la suma de los beneficios de unos cuantos tiene un resultado negativo en la suma total de la sociedad, ya que luego nos obliga a discutir sobre control de precios, algo dañino para la libre competencia, y a cuestionarnos por qué tiene que involucrarse el estado en la comercialización de productos o servicios, si eso le corresponde a la actividad empresarial (privada o pública), o por qué se otorga tantas facilidades a los importadores, destruyendo la industria nacional.

La responsabilidad social empresarial va más allá de cumplir con leyes y regulaciones, porque son mandatorias o por mantener una imagen no real de la compañía. Tiene también mucho que ver con la “moral y los valores” de los gestores, los cuales se reflejan en la visión y misión de la empresa. Sin ello, la compañía sería miope, con una visión de muy corto plazo y conllevará a una clara afectación de la sostenibilidad.

Ser una empresa socialmente responsable demanda un robusto gobierno corporativo que actúe consecuentemente con sólidos valores éticos y morales; y una gestión de riesgos alineada a la estrategia empresarial y a sus controles asociados, con un estricto cumplimiento normativo. Todo esto permitirá que la compañía sobreviva, que se superen momentos críticos, como este, y que se evite una nueva versión conductual empresarial tipo Dr. Jekyll y Mr. Hyde, más aún cuando está en riesgo el bien más preciado de la persona: la vida.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño