Carpeta Gerencial

IE Business School

Los empleados quieren ser freelancers

Las organizaciones funcionan sobre la base de un conjunto de supuestos implícitos que sus miembros comparten y aceptan. De la misma forma que cuando conducimos por una ciudad asumimos que tenemos que pararnos en los semáforos y que los demás van a hacer lo mismo para que el tráfico no se vuelva un caos peligroso, como trabajadores funcionamos bajo el supuesto de que la empresa nos retribuye por una serie de contraprestaciones, asumimos la relación de colaboración-competitividad con los compañeros, o respetamos al jefe porque entendemos qué es una jerarquía y cuál es nuestro papel en ella. De la misma forma, nuestro rol como “empleados” nos proporciona una serie de obligaciones (rendimiento, convivencia, cumplimiento de normas) y derechos (relativa estabilidad, beneficios) que durante muchos años han sido aceptados como ventajosos tanto por nuestra parte como por la de la empresa que nos contrata.

Ahora bien, en los últimos tiempos, seguramente como otra consecuencia de la reciente crisis y la evolución hacia el New Normal, se está apreciando un número creciente de profesionales que prefieren abandonar este rol de empleado a tiempo completo para una compañía y convertirse en freelancers. En este sentido, la web de empleo 24Seven ha publicado un infográfico que recoge muy bien las motivaciones y rasgos fundamentales de este colectivo. Sus aspiraciones fundamentales son ganar flexibilidad y libertad, así como abrir oportunidades de desarrollar proyectos diferentes y buscar un mejor equilibrio con la vida personal. Aunque en menor medida, también se persigue tener menos estrés y minimizar el riesgo de ser despedido. Pero como vemos, los factores en positivo pesan más que el alejamiento de los miedos clásicos al trabajo en la empresa tradicional.

El 62% de los freelancers encuestados manifiestan que su situación ha mejorado significativamente y que son más felices en su nuevo estatus, aunque se enfrentan a retos importantes, como mantenerse valorados en el mercado o tener bien claro hacia dónde van en su carrera. Estos temas estaban razonablemente resueltos cuando trabajaban como empleados, aunque mi opinión es que cada vez lo estarán menos, dadas las condiciones de volatilidad de los sistemas de empleo actuales de la mayor parte de los países.

Parece, por tanto, que en los mercados más dinámicos la figura del freelancer tenderá a consolidarse para los trabajadores de conocimiento. Desde luego, entre nuestros alumnos de universidad y postgrado la tendencia es clara. Los jóvenes quieren influir en su entorno inmediato, en la comunidad y si es posible en el conjunto de la sociedad. Entrar a formar parte de una gran empresa supone renunciar en gran medida a esta iniciativa de impacto personal, haciendo la opción de profesional independiente mucho más atractiva.

En cualquier caso, me llama la atención el hecho de que estos valores que dominan la motivación del freelancer son cada vez más los que identifican a todos los trabajadores en general. ¿Podríamos hacer el ejercicio de imaginar que nuestros empleados dejan de serlo y tenemos que gestionar un equipo de freelancers? La situación no está tan alejada de la realidad. El profesional cualificado de las nuevas generaciones está entrenado para buscar continuamente otras oportunidades, está activo en el mercado aunque se sienta satisfecho en su puesto actual. La tecnología ayuda en el proceso: cualquiera con una cuenta en LinkedIn recibirá con cierta frecuencia informes de mercado e incluso ofertas de reclutamiento de su sector. Por otra parte, las aspiraciones de libertad y flexibilidad personal están presentes en las empresas desde hace tiempo, y de hecho gracias a este pulso de los empleados podemos afirmar que las políticas de conciliación han sido las que han experimentado un crecimiento mayor en las áreas de recursos humanos de la última década.

¿Estamos avanzando hacia una mentalidad de empleado como freelance? Me atrevería a afirmar que sí. Y si este es el caso, las implicaciones para los managers son importantes, porque se puede pasar de gestionar a un departamento de empleados… a intentar manejar el equivalente a un rebaño de gatos. Las reglas del juego pueden estar cambiando, y hay que estar atentos a estos cambios de valores que afectarán de manera prioritaria a nuestros trabajadores más competentes y valiosos en el mercado.

freelance

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño