Niño Costero: Oportunidad para revisar cómo hacemos las cosas

Nuestro país está viviendo una de las crisis climáticas más duras de los últimos años. Miles de familias, muchas de ellas de escasos recursos, se han quedado no sólo sin agua ni comida, sino sin un lugar dónde vivir, y en algunos lugares la situación se torna peor, pues con el agua empozada han llegado las enfermedades. Nadie se imaginó que los efectos de las lluvias podrían ser tan devastadores.

En estas situaciones tan extremas surge lo mejor y lo peor del ser humano. Resulta muy motivador y esperanzador los numerosos ejemplos de solidaridad no sólo de las personas que se han organizado para donar ropa, víveres y horas de su tiempo para ayudar a otros, sino que diversas empresas han dado muestras contundentes de su compromiso con el Perú y con los más necesitados.

En esta situación, ese compromiso y propósito común de sumar es más poderoso que las diferencias, conflicto de intereses y competencia que suele haber en situaciones normales. Los que han apoyado no se han puesto a pensar si este es su rol o no, simplemente han pensado que hay una necesidad enorme y se tiene las capacidades para aportar y ayudar. Y así, no sólo se ha visto empresas donando importantes cantidades de dinero, sino que se ha visto que compañías pesqueras ponen sus embarcaciones a disposición para trasladar ayuda, empresas aéreas ofrecen vuelos gratuitos para transportar heridos, firmas que producen alimentos y agua donan grandes cantidades de sus productos, empresas telefónicas y financieras ponen a disposición sus plataformas tecnológicas para recaudar fondos, entre otras acciones solidarias. Es decir, cada actor ha puesto lo mejor que sabe hacer, sus ventajas competitivas sobre la mesa para aportar al bien común. Estos recursos son los que normalmente se utilizan para competir, pero que en esta ocasión se han utilizado, también, para cooperar, para generar un impacto positivo en las zonas afectadas.

Yo me pregunto, ¿cómo tendríamos que ver las cosas para que se genere, de manera regular y natural, una actitud de cooperación entre diversos actores para lograr el bien común? ¿Tenemos que esperar una situación extrema para alcanzar este tipo de consciencia en las personas e instituciones? Tratando de responder a esa pregunta, creo que el pensar en algo más grande que trasciende lo inmediato, un propósito compartido, tan amplio que para lograrlo no funciona competir sino cooperar, hace que todos los actores cambien de chip y actúen desde otro enfoque. Eso de por sí genera mayor alineación de intereses, y por ende, más confianza entre entidades respecto de lo que pueden lograr en conjunto para nuestra sociedad.

¿Se imaginan el rol que podrían jugar los líderes empresariales y las marcas como generadores de cambio social, a través de la identificación de propósitos trascendentes y compartidos? Esto implicaría repensar el rol que juega la empresa hoy en el Perú para plantearnos el rol de la empresa que este país necesita para estar mejor en el futuro: pasar del objetivo inmediato de generar utilidades y valor para los accionistas, y adicionar el objetivo de que en el ejercicio de nuestro negocio se esté generando un cambio significativo y positivo en las comunidades que sostienen nuestro negocio.  Es decir, no sólo importa el qué, sino el cómo, y para eso, tenemos que partir de un por qué que esté a la altura de los retos que tenemos como sociedad y como líderes capaces de transformar el entorno trabajando con otros actores como Una Sola Fuerza.

COMENTARIOS

  • 1
  • 04.04.2017
  • 10:04:18 hs
Luis Quiroz

Muy interesante … y en esta línea; que pasaría si sigue lloviendo hasta diciembre???? En muchos lugares sobre todo de la sierra, la ociosidad e irresponsabilidad de los directores y maestros hacen que no se inicien las clases poniendo mil inconvenientes, muchos sin fundamento. Que tal si se aprovecha el momento para usar por lo menos un poquito de la tecnología actual y se dictan clases por internet o por TV. La cosa es tan sencilla que bastaría filmar, grabar cada una de las clases que un buen profesor dicta por cada materia o curso y luego simplemente trasmitirlas por TV, o distribuir u CD o DVD con el contenido de esas clases y que los alumnos estudien en casa y repitan la grabación cuantas veces las necesiten hasta que entiendan la clase o el curso completo. Que no haya necesidad de ir a las escuelas, que no haya mas gastos en tremendas infraestructuras o colegios, que no haya gastos en libros, ni en cuadernos, ni en papel, ni en uniformes, ni en movilidad, etc. etc. y más imaginación que se nos venga a la mente. Argentina lo hace hace como 20 años con sus alumnos hijos de embajadores en otros países; les mandan las clases a través de las embajadas y dan exámenes por internet. Sería una verdadera revolución y chao irresponsabilidad de tanto “maestro” que no sabe usar ni quiere usar las TIC.

  • 2
  • 04.04.2017
  • 03:06:43 hs
Mónica Tirado

Revisando la actual situación de nuestro país con relación a las grandes trans nacionales que no pagan impuesto a la renta en el Perú si tan solo pagarán un porcentaje del 10% o el que fuere, la inversión por reconstrucción del fenómeno del Niño estará financiado y no tendríamos que recurrir a los préstamos del BID, CAF y otros. En Estados Unidos y otros países más desarrollados la grandes empresas son las que más contribuyen con el erario público y no se carga los impuestos sobre los que menos tienen, es cierto que dan empleo, pero también en los países desarrollados, un poco de honestidad consigo mismo y con nuestro país que nos necesita. Mónica

  • 3
  • 04.04.2017
  • 05:30:41 hs
Luis Quiroz

Muy interesante … y en esta línea; que pasaría si sigue lloviendo hasta diciembre???? En muchos lugares sobre todo de la sierra, la ociosidad e irresponsabilidad de los directores y maestros hacen que no se inicien las clases poniendo mil inconvenientes, muchos sin fundamento. Qué tal si se aprovecha el momento para usar por lo menos un poquito de la tecnología actual y se dictan clases por internet o por TV. La cosa es tan sencilla que bastaría filmar, grabar cada una de las clases que un buen profesor dicta por cada materia o curso y luego simplemente trasmitirlas por TV, o distribuir u CD o DVD con el contenido de esas clases y que los alumnos estudien en casa y repitan la grabación cuantas veces las necesiten hasta que entiendan la clase o el curso completo. Que no haya necesidad de ir a las escuelas, que no haya más gastos en tremendas infraestructuras o colegios, que no haya gastos en libros, ni en cuadernos, ni en papel, ni en uniformes, ni en movilidad, etc. etc. y más imaginación que se nos venga a la mente. Argentina lo hace desde 20 años con sus alumnos hijos de embajadores en otros países; les mandan las clases a través de las embajadas y dan exámenes por internet. Sería una verdadera revolución y chao irresponsabilidad de tanto “maestro” que no sabe usar ni quiere usar las TIC.

  • 4
  • 04.04.2017
  • 06:12:31 hs
samuel chaquilla

Creo que a los objetivos de corto y largo plazo de las empresas hay que resaltar las de la responsabilidad social y ambiental por esta época. Aunque ya están planteadas en la ética empresarial, pero la crisis ambiental por la que estamos pasando en el Perú, hizo necesario sobreponer por encima de las ganancias particulares, vía de un impulso a la solidaridad nacional. Porque en tiempos normales lo hacemos vía el pago puntual de los impuestos y obligaciones laborales. Luego el gobierno hará su parte con la redistribución de los recursos en diversas obras de infraestructura social para el bienestar social. Ademas así el mercado seguirá funcionando con normalidad, distribuyendo las oportunidades para cada factor productivo.

  • 5
  • 04.04.2017
  • 06:51:09 hs
samuel chaquilla

Creo que a los objetivos de corto y largo plazo de las empresas hay que resaltar las de la responsabilidad social y ambiental por esta época. Aunque ya están planteadas en la ética empresarial, pero la crisis ambiental por la que estamos pasando en el Perú, hizo necesario sobreponer por encima de las ganancias particulares, vía de un impulso a la solidaridad nacional. Porque en tiempos normales lo hacemos vía el pago puntual de los impuestos y obligaciones laborales. Luego el gobierno hará su parte con la redistribución de los recursos en diversas obras de infraestructura social para el bienestar social. Además así el mercado seguirá funcionando con normalidad, distribuyendo las oportunidades para cada factor productivo

  • 6
  • 04.04.2017
  • 10:18:36 hs
Jorge David Mejia Bustamante

Ya es tiempo, que se empiecen a tomar medidas correctivas para evitar que el mal tiempo provocado por el niño o la niña costera. Hay que tomar con seriedad este problema, no sólo se pierden vidas humanas, ni se arruinan las economías familiar, se destruyen sus viviendas, se pone a las personas vivir tiempos de angustias, depresión, temores, y en situaciones de grandes penurias, que ya por sí son impagables, además la paralisis que sufren las poblaciones sometidas a este trágico momento. como las economías arruinadas de los sectores o unidades de la producción, que ocasionan grandes pérdidas para el país y que compromete no sólo su presente sino también su futuro. En otros países sufren temporales de está naturaleza y el país sigue funcionando normalmente, salvo los inconvenientes que acarrean estos eventos. Pero el país no se detiene. Están preparados para resistir y sin problema estas situaciones. Ademas aprovechan positivamente estos sucesos. Dentro de un año o dos vamos a ver que la producción va aumentar, el suelo nuestro necesitan agua, se debería aprovechar y esto mas bien seria una bendición y no una tragedia. Solo hay que tener una infraestructura adecuada para estos eventos. Las rutas se tienen que adaptarse a estas situaciones, ejemplos: las rutas deben de tener una superficie de arco en forma leve, asi que cuando llueva el agua se escurre hacia los bordes, donde deben de haber zanjas, o canaletas o tuberías que rápido lleven las aguas a zonas que necesitan agua, darle una salida rápida y un buen uso, los puentes parecen tablas de cemento, con pilotines en escasa distancia como para resistir los enbates de las aguas que bajan turbias y fuertes. Las aguas que bajan forman ríos y los ríos erosion en el fondo del lecho y erosionan lateralmente, además el material que arrastran destruyen cualquier cosa, por lo tanto los puentes en las quebradas deben de ser a una buena altura, colgantes con pilares alejadas a las influencias de las aguas, no hacer casas en lugares donde algunas veces paso el agua en otras épocas, porque después va a volver a pasar, mas bien aprovechas para incorporar nuevas tierras para la agricultura, y cuando viene el agua destruye cultivos y no vidas, ni casas.. Al menos estas son algunas ideas, pero hay mas.

  • 7
  • 05.04.2017
  • 10:27:23 hs
Luis Gonzales

Amiga Silvia:
En estas circunstancias es tan grade el dicho: LA UNION HACE LA FUERZA.
Los apoyos, las ayudas la participación de personas, entidades públicas y privadas es bienvenido porque ha ayudado a que todos nuestros compatriotas afectados sean atendidos en los momentos difíciles que tuvieron que afrontar.
Por su parte, el gobierno está evaluando el proceso de RECONSTRUCCIÓN NACIONAL; sin embargo, este trabajo estará enfocado directamente la infraestructura pública para restablecer los servicios y para ejecutar actividades y proyectos de prevención.
Lo que nos preocupa o nos debe preocupar es lo sgte: Y COMO AFRONTAMOS LA SITUACIÓN DE LAS FAMILIAS QUE HAN PERDIDO CASO TODO DENTRO DE SUS VIVIENDAS. Obviamnete, sería ilusorio y por no decirlo imposible que el Gobierno apoye a las familias en abastecerse de camas, mesas, sillas, cocinas, instalaciones sanitarias y eléctricas al interior del domicilio; es decir todo lo que el huayco malogró o se llevó. Para ello, las familias necesitan de un aporte o un fondo que les permita poder cubrir el costo de dichas adquisiciones para reponer lo perdido; para ello sugiero, amiga Silvia que desde su columna promueva una alternativa: QUE EL GOBIERNO APRUEBE UN RETIRO ADELANTADO DE LOS FONDOS DE LAS AFPs, que les permitas a las familias que cuentan con estos fondos poder hacer uso de ese retiro y poder afrontar esta necesidad urgente.

  • 8
  • 05.04.2017
  • 02:30:26 hs
Julio Saul Yabar Pacheco

La Costa Norte del Perú aporta de manera extraordinaria al PBI con la producción agrícola desde Chinecas, pasando por los Valles de Chavimochic, Lambayeque, Piura y Tumbes, por ello lo primero que hicimos después del desastre generado por el periodo pluvial del año 1983 y el año 1998 fue reconstruir la infraestructura de riego dañada por las aguas.
Una vez rehabilitada la infraestructura de riego y normalizada la actividad agraria nos pusimos a trabajar en mejorar la infraestructura vial, y sanitaria (agua – desagüe) rehabilitar ciudades, dándole trabajo al que menos tiene en la agricultura, logras un efecto de confianza y empieza a normalizarse la actividad económica de cada población que en el caso del norte depende su economía en gran porcentaje de la agricultura!!!

  • 9
  • 24.04.2017
  • 05:57:28 hs
Marco Sotomayor

Estimada Silvia:
Creo que una vez más constatamos la AUSENCIA de una CULTURA DE PREVENCIÓN, porque ante el desastre si existe una gran movilización de múltiples actores, que en coordinación con el Estado han logrado de manera impresionante una concertación pocas veces vista. Cómo convertir esta potencialidad impresionante en un activo para la PREVENCION ?. Ese es el desafío y una oportunidad, que ahora en la etapa de recuperación y reconstrucción el Estado debiera a retomar este gran potencial.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño