Cambio de rumbo (Parte 1)

Hoy leí en un libro que me regaló una persona muy especial -gracias, Joaquín Leguía- una profecía de los indios Cree, nativos de Canadá, que me dejó pensando un buen rato: “Sólo después de que se haya talado el último árbol, que se haya envenenado el último río, que se haya pescado el último pez, sólo entonces se darán cuenta que el dinero no puede comerse”.

En alguna parte del camino al progreso se perdió el propósito y el equilibrio entre las distintas formas de vida del planeta; y el dinero, que era un medio, se convirtió en un fin. Ahora, en pleno 2017, muchos de nosotros somos conscientes de que con el objeto de hacer dinero estamos consumiendo los recursos naturales mucho más rápido que la capacidad que tiene la Tierra de reponerlos, es decir, estamos atentando contra nuestra propia fuente de vida y alimentación, y en el camino estamos generando demasiada basura. (MAN, por Steve Cutts)

Tenemos la responsabilidad, y digo “responsabilidad” porque ya no es una “opción” a estas alturas, de modificar este curso y hacer del desarrollo económico un desarrollo sostenible, es decir, equilibrado entre las personas y la naturaleza. La firma del Acuerdo de París y los objetivos de desarrollo sostenible ODS , suscritos por más de 190 países, respaldan el compromiso por hacer ese cambio de rumbo.

En paralelo a esto, hace unos días se publicó el Carbon Majors Report que devela que tan sólo 100 empresas son responsables por más del 70% de las emisiones globales. Se menciona que si la velocidad de extracción de combustibles fósiles se mantiene al nivel de los años 1988-2017, hacia fin de siglo –o sea, dentro de muy poco- la temperatura global subiría 4 grados.

Si los científicos indican que con un aumento de 2 grados las consecuencias serían catastróficas e irreversibles para el clima, ecosistemas, sobrevivencia de especies y la oferta de alimentos, imagínense 4 grados. Revertir esta situación implica un cambio en nuestro modelo de producción y consumo, en nuestra concepción del progreso, reinsertando el balance y el propósito en todo lo que hacemos. Implica vivir de manera diferente, hacer negocios de manera diferente, consumir de manera diferente, educar de manera diferente. Implica actuar con empatía, considerando nuestro impacto en otras personas, especies y la naturaleza, implica incorporar los ODS y hacerlos nuestros, tan nuestros como lograr que nuestros hijos se conviertan en personas buenas y felices. Y en esto, todos jugamos un rol y esos roles son interdependientes: inversionistas, empresas, consumidores y organizaciones civiles, sistema educativo y academia, gobiernos, etc.

Toca asumir nuestra responsabilidad en este cambio urgente y ser consistentes en todos los roles que jugamos. Voy a dedicar 4 notas para compartir mi punto de vista y planteamiento acerca de lo que cada uno de estos actores puede hacer en este proceso, empezando por los inversionistas.

Una de las medidas que puede tener mayor impacto es la de desviar las inversiones desde las empresas que producen combustibles fósiles hacia otras que produzcan energías renovables a través del mercado de capitales. Las empresas que cotizan en bolsa son responsables por un quinto de las emisiones mundiales. Ya existen fondos de inversión europeos que están retirando de su portafolio las acciones de empresas que extraen combustibles fósiles, y algunos están apostando por invertir en energías renovables, como solar y eólica, las cuales están bajando de precio considerablemente dados los avances tecnológicos y escala productiva.

Los Principios para la Inversión Responsable (PRI) de las Naciones Unidas buscan que los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno sean incorporados en la toma de decisiones de inversión y reconocer sus impactos en el desempeño de las mismas. El PRI tiene más de 10 años, más de 1500 entidades suscritas, pero ello todavía es muy poco para generar el cambio que se necesita desde este frente. En Perú son todavía pocas las organizaciones que están contemplando estos principios como alternativa, y aquí viene el reto para los inversionistas y para todos los que leen esto: retemos a nuestras AFP a invertir responsablemente, retemos a nuestros proveedores de servicios financieros a estructurar portafolios sostenibles, retemos a nuestros empleadores a ser más transparentes en mostrar su gestión de la sostenibilidad, retemos al Estado a crear el entorno correcto para la proliferación de inversiones responsables.

COMENTARIOS

  • 1
  • 06.08.2017
  • 07:37:56 hs
jesus sanchez brioso

Yo creo que el enfoque de VALOR COMPARTIDO por Michael Porter es la alternativa más viable

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño