Consumer Psyco

Cristina Quiñones

The Fun Theory: la diversión como poder social del cambio o una posibilidad de Marketing positivo

  • El primer experimento fue magistral. El problema: En un escenario de mucha concurrencia, si existe una escalera convencional y una escalera eléctrica al costado, casi el 95% preferirá usar la escalera eléctrica. El reto: ¿Cómo hacer para que la gente aproveche espacios cotidianos para hacer ejercicios en beneficio de la salud? La meta: Que la gente cambie el hábito de utilizar las escaleras eléctricas por el uso de las escaleras convencionales. El escenario: La estación de metro más popular de Suecia. La idea: Convertir cada peldaño de la escalera convencional en una tecla de piano, para que la gente haga música mientras las sube. A esto le llamaron "El piano-escaleras". Los resultados fueron asombrosos. El 66%  las personas empezó a utilizar las escaleras convencionales. El video del experimento es una delicia. Se aprecian adultos, jóvenes, niños, ancianos, todos muy felices usando las escaleras convencionales, haciendo piruetas, repitiendo una y más veces la experiencia, se ven a parejas y grupos de amigos muy concentrados trabajando en conjunto para tocar una melodía, etcétera. 

2.png
THE FUN THEORY no es una novedad, data del 2009. Concretamente, me enteré una semana después de su estreno mundial. La iniciativa era financiada por Volkswagen, el gigante automotriz, y el reto que se propusieron fue fantástico. Más o menos dice así. 
¿Qué se puede hacer para bien en este mundo asfixiado por la globalización, en dónde se vive a un ritmo intenso, casi siempre corriendo, de un lado para otro, donde la gente piensa que es más feliz cuanto más posesiones tiene, un coche nuevo, más ahorros, una casa grande y con más muebles? ¿Qué se puede hacer para bien en un mundo donde se trabaja nueve, diez, doce horas y queda poco tiempo para ver a los hijos, para disfrutar en familia, para preocuparse por la salud? ¿Qué hacer si toda esa vorágine permite que las personas cultiven malos hábitos personales que impactan en la familia, la colectividad, la ciudadanía y el medio ambiente: arrojar basura al suelo, no reciclar, no respetar las reglas de tránsito, no hacer ejercicios, comer cada vez menos sano, consumir energía eléctrica de manera innecesaria y largos etcéteras? En fin, la pregunta es válida. ¿Qué hacer? ¿Cómo plantear el cambio?
Desde luego era imposible que Volkswagen solucionara de golpe un problema de tal envergadura, pero sembró una semilla de esperanza, una idea simple, un sencillo experimento social pero de un impacto tremendo. Volkswagen apuntó a demostrar que se puede ver la vida de otra manera si intentamos hacer más divertido todo lo que nos rodea. Apostó a que se pueden cambiar los hábitos de las personas si se introducen elementos lúdicos en aspectos cotidianos que configuran comportamientos negativos del ser humano. Apostó a la diversión como poder social del cambio.  A esta chispa pura de creatividad le llamaron: The Fun Theory.

Los casos que dieron la vuelta
al mundo.

1.png
El primer experimento fue magistral. El problema: En un escenario de mucha concurrencia, si existe una escalera convencional y una escalera eléctrica al costado, casi el 95% preferirá usar la escalera eléctrica. El reto: ¿Cómo hacer para que la gente aproveche espacios cotidianos para hacer ejercicios en beneficio de la salud? La meta: Que la gente cambie el hábito de utilizar las escaleras eléctricas por el uso de las escaleras convencionales. El escenario: La estación de metro más popular de Suecia. La idea: Convertir cada peldaño de la escalera convencional en una tecla de piano, para que la gente haga música mientras las sube. A esto le llamaron “El piano-escaleras”. Los resultados fueron asombrosos. El 66%  las personas empezó a utilizar las escaleras convencionales. El video del experimento es una delicia. Se aprecian adultos, jóvenes, niños, ancianos, todos muy felices usando las escaleras convencionales, haciendo piruetas, repitiendo una y más veces la experiencia, se ven a parejas y grupos de amigos muy concentrados trabajando en conjunto para tocar una melodía, etcétera. 
2.png
El segundo experimento fue igual de brillante. El problema: Es común que en los espacios públicos, como parques y jardines, la gente que transite arroje sus desperdicios al suelo sin el mayor reparo. El reto: ¿Cómo hacer para que la gente cambie sus hábitos y colaboré con las políticas de reciclaje de la ciudad? La meta: Que la gente utilice adecuadamente los botes de basura que existen las calles. El escenario: Parques y jardines de Estocolmo. La idea: Instalar a los botes de basura un dispositivo electrónico -sensor de movimiento- y dos bocinas escondidas para que cada vez que el bote reciba un objeto reproduzca un sonido, un silbido gracioso como si el objeto cayera dentro de algo muy pero muy profundo (como cuando el Coyote, en su afán de cazar al Correcaminos, caía desde un enorme precipicio). A esto le llamaron “El bote más profundo del mundo”. Los resultados superaron las expectativas. Los botes pasaron de recoger 41 kg a 72 kg de basura en un sólo día, y el experimento provocó en la gente ataques de risa, asombro, diversión, al punto que, para repetir la experiencia, varias personas hacían hasta lo imposible por seguir recogiendo desperdicios de los parques. ¡Bingo!
Y así por el estilo existen varios ejemplos de ideas divertidas cuyos videos fueron virales y se han propagado por todo el mundo con verdadero éxito y aceptación: pinball games en esquinas para reciclar botellas de vidrio y que guarda un acumulado de puntos por familia que participa del juego; semáforos que capturan fotos a la placa de los vehículos de conductores que sí respetan el mínimo de velocidad y cuyo número les permite participar de un premio que se financia con las multas impuestas a los conductores que no respetaron la misma norma. Y los ejemplos ya están por docenas alrededor del mundo. 

The Fun Theory como oportunidad
para las empresas modernas.

Llegado a este punto, será preciso preguntarse lo siguiente: ¿Puede The Fun Theory convertirse en un sendero de marketing sostenible, positivo, con valor agregado para empresas en esta parte del continente?
En principio, opino que sí. Nuestros problemas no son tan disimiles a las sociedades que germinaron The Fun Theory. En nuestros países también abundan y se multiplican personas preocupadas, estresadas, hijos de la modernidad y la globalización, con hábitos negativos que finalmente nos afectan a todos y a todo. El problema radica en que, para las empresas, resulta más fácil apostar por campañas de marketing que apuntan a mejorar la calidad o las cualidades de sus productos más que a desarrollar campañas inteligentes con verdadero valor agregado que conecten directo con la consciencia, los sentimientos de admiración y espíritu de fidelidad y compra del consumidor. Okey. Bacán que me vendas pollos, salchichas, gaseosas, galletas con proteína C, con vitamina D, con energía E, o con Kriptonita si quieres. Pero si además de eso me vendes un ideal, colaboras para que modifique un hábito negativo en mí y en la colectividad, y ayudes a esa preciosa idea de un mundo mejor, habrás ganado (o contratado por costo cero, que es mejor) un verdadero agente consumidor, defensor y propagador de tu marca, y  así como yo -naturalmente- a miles. Una campaña podría tener valor agregado si la estrategia de marketing y publicidad cambia para bien nuestras percepciones, nuestros malos hábitos, más que cambiando el producto en sí.
The Fun Theory es sostenible y aplicable para estrategias de marketing porque en sí misma entraña dos elementos de potencial futurista: 1) diversión y risa como estrategia de viralidad publicitaria y 2) en tanto motiva el cuidar un poco más de nosotros y de nuestro entorno, el concepto tiene un acercamiento natural y estratégico a las empresas que practican la filosofía de Responsabilidad Social Empresarial, hasta ahora definida en tono serio y de prácticas falaces o mediocres. 
La evidencia es abundante acerca del inmenso poder de la diversión como estrategia de publicidad, hoy calculado a través de virales. Al respecto, Rory Sutherland decía: “¿qué pasa cuando alguien te cuenta un buen chiste? Además de reírte a carcajadas nace ese deseo de “compartirlo”, de transmitir esa gran experiencia que te produjo al momento que te lo contaron. La naturaleza del “compartir” nace gracias a que es capaz de detonar una dosis de “felicidad” y es justo ahí cuando inicia la viralidad. El acto más genuino, poderoso y democrático de transmisión de experiencias”. Sin ir muy lejos, el usuario de redes sociales se pasa varias horas consumiendo “memes”, “videos gags”, “parodias” o cualquier tipo de contenido divertido para trasmitirlos una y otra vez. ¿Casualidad? No lo creo. Es más bien casi una especie de religiosidad en la red. La diversión, el humor, la risa, son parte de nuestro ADN de especie y ha sido siempre un elemento unificador, democrático, universal, transformador de actitudes, como cuando tenía 8 años y mi profesora me castigó por portarme mal en clases y al día siguiente volví con una enorme naranja en cuya cáscara había dibujado con plumón una carita feliz. “¿Me perdona?”, le dije. Y se echó a reír hasta las lágrimas, y me abrazó, y me dio un beso en la mejilla, y todo el salón aplaudió. Pudo haber estado varios días más molesta, pero un elemento divertido, sencillo, transformó su actitud y enloqueció al público. 
De otro lado, al fusionar The Fun Theory con la filosofía de Responsabilidad Social Empresarial, se abre a esta última una nueva estrategia jamás utilizada: el juego, el elemento lúdico introducido en la cotidianeidad de la gente de manera sana, sin coacción, como elemento unificador de esfuerzos y multiplicador de la experiencia para el cambio positivo en la sociedad. Desde esta perspectiva, se podría acabar con el estilo melodramático y paternalistas de las tradicionales propuestas de Responsabilidad Social. Recuerde: si las cosas se hacen divertidas es más fácil que la gente colabore; la teoría dice que la diversión puede hacer cambiar las cosas para mejor, no lo olvide.
En nuestro país, todavía no se encuentran experiencias de marketing y publicidad que puedan ser llamadas hijas de The Fun Theory. En parte, porque como toda buena idea, se tiene que desarrollar una estrategia, una metodología para operativizar el concepto, y no existe en el mercado quien brinde este tipo de asesoría. Lamentablemente, todavía estamos acostumbrados a empresas convencionales que ofrecen complejos estudios de mercadotecnia, basados en números, estadísticas y ponderaciones. 

Los Insights como el camino para
estrategias de Marketing basado en The Fun Theory.

Para desarrollar una experiencia basada en The Fun Theory será preciso estudiar más al humano que existe dentro del consumidor, entender sus hábitos (buenos y malos, individuales y colectivos), y saber cómo se podría solucionar un problema de malos hábitos que ataca al mundo. Es decir, teniendo una lectura desde una perspectiva Inside-Out es que podremos afrontar el reto de un giro estratégico comercial basado en The Fun Theory. Así, los estudios de los Insight del consumidor -psicología, antropología y marketing por primera vez juntas- se muestran como la mejor herramienta para tal objetivo. De momento, planteo una ruta simple para pensar estrategias de marketing empresarial inspirado en The Fun Theory:
1. Asuma el reto sólo sí su equipo ha comprendido que The Fun Theory es estrategia, es valor agregado a todo lo que usted produce y vende, acepte que esto se trata de actitud, innovación y filosofía empresarial. Recuerde: la teoría asegura que los cambios positivos en el comportamiento de las personas son más sencillos de lograr si se estimulan a través de la diversión.
2. Estudie a sus consumidores, desde una mirada profunda (psicológica y cultural), acérquese a sus hábitos, comportamientos y costumbres (buenas y malas), encuentre Insights poderosos, allí está la piedra filosofal.
3. Escoja -desde ese mundo- una problemática a resolver, un mal hábito de implicancia individual, familiar y colectiva.
4. Elija una actitud como empresa ante esa problemática, enarbole la solución como una bandera, su bandera como un legado para el futuro, y plantee una estrategia lúdica para resolverlo (acuda al planning y la creatividad).
5. Concéntrese, el costo probablemente sea menor a una campaña cualquiera, tiene más repercusión y, de paso, hace bien al mundo (valor agregado).
6. Realice un piloto y compruebe que su idea funcione, es decir, que sus consumidores se identifiquen, que digan sí, esto nos ayuda, y que se diviertan resolviéndolo (si no arranca sonrisas, entusiasmo, carcajadas, esperanzas, no será divertido, si tampoco promueve cambio de hábitos y costumbres, no será estratégico; si la gente se divierte y cambia, lo recordarán para toda la vida, allí está el golazo).
7. Asegúrese que este ideal se trasmita, que forme parte de su filosofía de empresa y tome las calles (Street marketing), tome los lugares rituales de la ciudad, asegúrese que participe la diversidad, que se aplique y replique para todos y difunda la experiencia por las redes.
Que quede claro que el único propósito de este artículo es abrir una discusión. Probablemente exista todavía un mundo que descifrar, decodificar, y en ese sentido todo tipo de ideas, aportes y sugerencias son bienvenidos. El reto venidero para las empresas será aprender a divertir y propiciar el cambio positivo de actitudes y malos hábitos de nuestros consumidores como estrategia para conectar marcas con clientes, este es un concepto básico que no deberá estar reñido de toda estrategia de marketing pensada en los principio de The Fun Theory.
Este post es escrito por Juan Manuel Vilchez. Antropólogo especialista en etnografías del consumidor, cazador de insights desde la calle, desde los espacios naturales y cotidianos que configuran el comportamiento del consumidor. Consultor de Insights en Consumer Truth. (@antropossible).

COMENTARIOS

  • 1
  • 18.01.2014
  • 05:00:11 hs
Carlos Kevin Luzardo Flores

Repontencia tu creatividad estratégica para beneficio social integral.
Costo: 10 minutos
Requisito: ?, tú que llegaste hasta aquí cumples con el requisito!
Vigencia: Toda la vida.

  • 2
  • 18.01.2014
  • 05:22:42 hs
Carlos Kevin Luzardo Flores

Repontencia tu creatividad estratégica para beneficio social integral.
Costo: 10 minutos.
Requisitos: ? tú que llegaste hasta aquí cumples con el requisito.
Vigencia: Toda la vida.

  • 3
  • 23.01.2014
  • 04:24:35 hs
Ada Olivera

Felicitaciones a Juan Manuel Vílchez por el artículo y a Cristina por reproducirlo. La aplicación en el cambio de conductas en la ciudad, no solo aportaría un valor social sino que recompensaría a las empresas promotoras con impacto en el valor de su marca.

  • 4
  • 18.01.2014
  • 10:47:28 hs
yo

juan manuel vilchez eres un puto vendido que no te la crees pero la vendes cabron traidor a tu raza.

m9xu65

  • 5
  • 19.01.2014
  • 01:17:11 hs
Davd Mongrut

Nada más cierto, hace poco tiempo leía algo que decía más o menos así: “Somos de una época donde las cosas se reparaban, se trabajaban con amor y compromiso citando a los equipos electrónicos de ahora descartables y de antes reparables pero con una clara alusión a las problemas de pareja en el hogar”. Hago esta reflexión porque nada es más cierto que todos deseamos un”Mundo Mejor”, pero el “tiempo que vale más que el dinero” se dice que nos impide ser mejores personas, vecinos, amigos, padres, hijos, compañeros, jefes y sobre todo aprendices del cambio y que buena forma de desarrollar un nuevo buen habito que de manera lúdica, responsable que mejore nuestra salud, sea responsable con nuestro medio ambiente y nos una como seres humanos en un fin.

  • 6
  • 20.01.2014
  • 04:20:51 hs
Cedric

Excelente aporte de como agregar valor, con una idea o iniciativa tan simple de cierta manera pero con probabilidades de un gran impacto en las personas, gracias a que esta idea esta acompañada de un buen propósito…noble, positivo y constructivo para la sociedad…100/100 puntos…

  • 7
  • 18.02.2014
  • 09:45:05 hs
Carlos Mendoza

Bueno el artículo, sobre todo en algunas observaciones que se hace para poner en practica el concepto de Fun Theory.
Solo un alcance: en el párrafo que comienza con “De otro lado, al fusionar The Fun Theory con la filosofía de Responsabilidad Social …” se da a entender que The Fun Theory es igual a “juego”. Eso es incorrecto. The Fun theory solo busca cambiar/mejorar usando a la “diversión” como catalizador. (Lo pongo entre comillas porque diversión es un término subjetivo.)
Un juego es mucho más complejo en su construcción.

Al margen de eso, es agradable ver que a este tipo de cosas se les da un espacio para ser conocidas en nuestro medio.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño