Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

ME ESTÁN ROBANDO…Y DENTRO DE MI PROPIA EMPRESA

Existen tres posibilidades que a un empresario “le roben” dentro de su propia empresa. La primera es que se trate de un “robo” que los abogados identificamos más propiamente con la palabra hurto, es decir cuando una persona, individualmente o en grupo, sustrae bienes de la empresa. Esto se ocurre por ejemplo con la mercadería que pueda ser sustraída mediante camiones.

La segunda posibilidad es cuando el “robo” tiene que ver, más propiamente, con un engaño o defraudación, a esto, en lenguaje técnico, se denomina fraude interno. El ejemplo clásico es el del fraude de proveedores, cuando una persona dentro de la empresa (funcionario de confianza) se colude con un proveedor para generar una contratación irregular.

La tercera posibilidad es la que más claramente se identifica con el robo. La sustracción de bienes mediante violencia o amenaza (por ejemplo, utilización de armas).

En los tres casos, casi siempre, existe alguien dentro de la empresa que ha colaborado con el delito. No importa el tamaño ni el rubro, todas las empresas están expuestas.

La reacción clásica -sobre todo en la primera y tercera opción- es llamar a las autoridades (policía) para generar una investigación oficial.  Esto no es una acción incorrecta, el problema es que generamos dependencia en el manejo de las investigaciones que en este caso se encuentra en manos de las autoridades en exclusividad, o sea se pierde el control de la investigación. En este orden de ideas es conveniente apreciar que, muchas veces, la autoridad toma un camino equivocado a propósito, por error de apreciación o por desconocimiento del contexto de los hechos (naturaleza de la empresa, por ejemplo). Tendremos suerte si encontramos un investigador probo, diligente y comprometido (que, por cierto, los hay y muchos dentro de la institución). Pero si esto no ocurre habremos perdido una oportunidad de oro para atrapar al responsable que tenemos dentro de la organización.

Sobre lo señalado al último del párrafo anterior hay que tener en cuenta un aspecto muy importante para no generar falsas expectativas. En la mayoría de los casos no se podrá recuperar lo hurtado, robado o defraudado (salvo que cuente con un seguro, por ejemplo). No obstante seguir manteniendo una persona desleal y/o no advertir un defecto -por ejemplo, en un procedimiento interno- puede producir otro malestar como el ya generado, de igual o mayores dimensiones.

Por eso lo más recomendable es ejecutar una investigación interna. Usualmente al hablar de investigación interna caemos en el automatismo de buscar a una persona retirada de las fuerzas armadas o policía para que se haga cargo de la investigación y esto tampoco está mal. Simplemente hay que tener en cuenta, sobre la base de la experiencia, que es extremadamente importante tener conocimientos legales para evitar, por ejemplo, transgredir derechos del investigado o perjudicar pruebas. Estos errores pueden luego generarnos una acción legal en contra o perjudicar nuestra decisión (por ejemplo, generar un despido inválido).

Aparte de lo anotado, la bondad de las investigaciones internas es que, como dije, permite al empresario tener control de los hechos. Saber en tiempo real y de fuente directa como van las investigaciones y, lo más importante, saber si se encuentra en posición de proceder -posteriormente- a tomar una decisión con efectos legales (despido, denuncia penal, etcétera). Muchas veces se hace una denuncia, por ejemplo, sin saber cómo resultará todo. Lo peor que nos puede pasar es el que presunto delincuente salga bien librado. El mensaje es devastador.

Por último, en una buena parte de los casos, sobre todo cuando existe un fraude interno, existe cierto temor a que los hechos puedan llegar a ser de conocimiento público, por una especie de pudor ya que se podría suponer que existe una falencia seria en nuestra seguridad interna. Las posibilidades que los hechos puedan traspasar la frontera de la empresa con una investigación interna confiable son casi nulas e incluso pueden generar una excelente oportunidad para enviar un mensaje de tolerancia cero contra actos irregulares y hacia la traición de la confianza.

 

Lima, 22 de abril de 2020

 

Eduardo Herrera Velarde.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño