Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

¿Cuánto debe ganar una empresa?

Como hay algunas empresas que, simplemente, pierden el norte y se enloquecen por la utilidad, entonces aparece la tentación de controlarlas, a todas. Y es que el reto de la auto regulación nos lleva a querer asegurar que todos van a hacer lo que es correcto.

Entendamos en principio que la empresa es una entelequia, una creación del Derecho para representar la forma como el trabajo se organiza. Entendamos que la empresa, y en general cualquier forma de trabajo, está orientada a -principalmente- conseguir beneficios económicos y producir riqueza. Obtener utilidades, desde esa perspectiva, no puede ser penado.

Hace algunos días conversaba con un ex CEO de una empresa importante acerca de todo este concepto de utilidad. Ciertamente, la utilidad es resultado de un sinnúmero de factores como el sector en el que se desarrolla la empresa, el nivel de riesgo (la inversión), la posición en el mercado, etcétera. Me contaba este amigo que, actualmente, hay sectores en los cuales el precio de un bien o servicio -y, por tanto, la utilidad- se determinaba por un algoritmo que aparta a los seres humanos de esa decisión.

La imposibilidad de uniformar el concepto de cómo se calculan las utilidades me lleva a concluir que no es posible regularlo por más esfuerzo que se pretenda. Con esto, no es posible asegurarnos que todos -ni siquiera un porcentaje- haga lo correcto (concepto que, de por sí, encierra sus propias particularidades).  Intentar hacerlo desnaturaliza a la empresa, mata la auto regulación y adormece la voluntad de las personas. Me preocupa, por eso, que la tendencia imperante sea esa (la de controlar y regular todo, cuando está demostrado que no es posible sin limitar libertades). Nunca podremos cubrir todos los espacios de distorsión, es materialmente imposible. La regulación, vista así, sería infinita y cada vez más limitante y lacerante de nuestra libertad.

¿Qué hacemos entonces? ¿esperamos de brazos cruzados mientras unos se hacen ricos a costas de otros?  No me cansaré en sostenerlo, la posibilidad de generar riqueza es infinita. La riqueza no es escasa, por lo que no hay un cupo limitado por el cual debamos de pelearnos. Si seguimos pensando “distribuitivamente”, estamos condenados a exprimir a toda fuente generadora como si fuese explotadora (lo que no quiere decir que no existan casos de ese tipo). No obstante, eso no responde la interrogante.

La solución radica en la necesidad del desarrollo de sentido ético. Veamos. Si una empresa en condiciones normales, gana 3 ¿por qué no podría reflexionar que, en las circunstancias actuales, debería re-pensar ese porcentaje? ¿por qué debemos esperar a que otro nos amenace para cambiar nuestra conducta? Pienso que, en muchos casos, generamos incentivos para la intervención que hasta cierto pareciera justificarla y legitimarla. Entonces como no existe auto regulación en la búsqueda de la utilidad (infinita) navegamos en el mar hasta que alguien simplemente se de cuenta y explote todo en nuestra cara; eso no es ética, es cálculo y conveniencia. Abusamos de nuestra suerte, sin mirar la tendencia de “copamiento reglamentarista” que se muere por intervenir. Ahí fracasamos porque la libertad se convierte en un libertinaje que solo piensa en aspirar más y más dinero sin pensar las consecuencias. No, eso no es empresa, es un negociado camuflado que desprestigia y pone en tela de juicio a los otros que queremos generar riqueza correctamente. El truco, entonces, no es el cuánto, sino el cómo.

Los consumidores, por otro lado, nos resignamos a ser un dígito más en la estadística y a pensar que el “sistema es así y que nadie lo va a cambiar” trágicamente. No, el verdadero poder, la razón de la empresa, está en el consumidor que es su fin (aunque pareciera que algunas empresas lo pierden de vista). Ese es el verdadero capitalismo, el que piensa para fuera y no mirándose el ombligo, aquel que tiene en cuenta cada vez más a sus stakeholders. No nos desanimemos, las crisis de este tipo nos hacen ver que una persona es el inicio, la masa crítica en este caso enciende el mechero hasta llegar al cambio. El cliente, siempre, siempre, tiene la razón.

No busquemos que nos regulen más. Hagamos honor al sentido de empresa (ética). Puede ser, incluso, una interesante estrategia comercial (hay millones de casos que reflejan esto). Aun así, debemos de hacerlo para no fracasar como especie (porque somos, supuestamente, los únicos que reflexionamos). Debemos de hacerlo porque así lo manda la ética del deber ser. Debemos de hacerlo porque es, simple y sencillamente, lo correcto.

 

Lima, 30 de junio de 2020

 

Eduardo Herrera Velarde.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño