Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

La empresa arrepentida

“La empresa tiene que pedir perdón” o “los empresarios son corruptos” son algunas de las frases que oigo y leo comúnmente cuando se pretende abordar el asunto de la lucha contra la corrupción.

Las dos grandes preguntas que me saltan a la mente inmediatamente son: ¿por qué? y ¿hasta cuándo?

¿Por qué tendríamos todos los que hacemos empresa pedir perdón? Notara el lector interesado que hablo en plural y esto no es una ocurrencia mía. No me quiero “subir al coche” es únicamente una aproximación a la realidad. Todos aquellos que buscamos generar riqueza mediante la división del trabajo somos empresarios. Es cierto que existimos de distintos tamaños y rubros, pero al fin de cuenta todos formamos esa categoría (ojo con eso al momento de los agravios).

Lo segundo que anotar es que el perdón nace, en la gran mayoría de veces, de un acto u omisión propia. Pese a ello, se sigue machacando que -hoy- el caso de Odebrecht nos lleva a todos sumidos en la eterna postración y en la culpabilidad. La cabeza gacha y a pedir perdón por siempre hasta que salga otro escándalo y de vuelta a la dinámica. No más, no hay de que avergonzarse, no hay estigma válido porque lo único que queremos es ejercer nuestro legítimo derecho a prosperar y generar riqueza. Cargar con culpas ajenas equivale a ese cuestionable mito del pecado original ¿nacemos los empresarios con un estigma natural?

El sincero problema detrás de todo ese señalamiento es que no tenemos convicción de que la justicia hará su trabajo y, por lo tanto, desconfiamos -con algo de razón- en que la impunidad podría imponerse (una vez más). Bueno, si desconfiamos de eso ya sabemos a dónde mirar y en que debemos de preocuparnos cuando hablamos de país desarrollado. Dejemos de buscar mártires en donde no los hay. “Empresario” no puede ser una mala palabra o un oficio asociado a lo vil y poco ético. En todas partes “se cuecen habas” y parte de la humildad moral reside además en saber que todos, sí todos, podemos cometer errores (o delitos o pecadillos o lo que fuese).

Pese a lo señalado es crucial resaltar lo positivo que genera la empresa y que nadie ver. No se trata de inflar el pecho, ni menos hacer mérito para un perdón colectivo. Se trata de decir que existimos personas que estamos haciéndolo bien e intentamos esforzarnos constantemente, superando adversidades que pocos ven (difícil acceso al crédito, regulaciones absurdas y obstructivas, etcétera). Nosotros empresarios marcamos el camino, no esperemos a que “otro” nos diga cómo hacerlo.

La otra interrogante es, en el peor de los casos ¿hasta cuándo se nos va a exigir la petición de perdón? Creyendo acaso que la empresa es un símbolo de la perdición por su asociación a la generación de riqueza, hay muchos interesados en derruirla como categoría. Hacen mal, piensan mal. Cuesta creer desde esa perspectiva cómo hay personas que reclaman y exigen desarrollo, pero a la vez quieren sepultar a la única forma de lograrlo; quieren así llevar adelante una falacia de prosperidad sin empresa. La falsa ingenuidad rozando con la manipulación lleva a algunos a suponer que todos son de la misma condición, desconociendo que -directa o indirectamente- todos tenemos vínculos con alguna empresa ¿será necesario entonces seguir de rodillas? ¿quién pone el límite?

Habiendo quedado claro -o al menos eso creo- el mensaje de este pequeño escrito, quiero terminar citando a dos grandes pensadores latinoamericanos. El primero de ellos que dijo en ceremonia pública que “la pelota no se mancha” frase que equipara a lo que sucede a la empresa entendida como la única forma de hacer riqueza y prosperidad. Hay casos de malas actuaciones ¿por eso debemos cancelar el concepto?  El segundo pensador en algún momento de esa sobriedad intermitente, reclamó para sí un auténtico grito de libertad -y que representa el mejor símbolo hacer empresa en el mundo-: “déjenme trabajar carajo”.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño