Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

No nos olvidemos de la reforma de la PNP

Mi padre siempre me decía que “solo Dios y los imbéciles no cambian”. Con el tiempo descubrí que esa frase no le pertenecía a él (según leí se le atribuye tanto a Miguel de Unamuno como a Joseph Ernst Renan). Aun así, entendí perfectamente el mensaje de mi viejo: no eres Dios, te toca demostrarte que tampoco eres imbécil y que, por lo tanto, eres dúctil al cambio cuando fuese necesario.

Las organizaciones son como las personas en ese sentido (en realidad son entelequias conformadas por personas). Las empresas, por ejemplo, tienen el incentivo de cambiar porque, de lo contrario, quebrarán y saldrán del mercado. Esto no ocurre con el Estado porque no existe tal incentivo y por eso en el Perú un montón de instituciones necesitan cambios o reformas: el Poder Judicial, la Fiscalía y, claro, la PNP.

La necesidad de reformas ha sido asumida por las personas con una respuesta de “sobre-diagnóstico”; por eso el Perú, de hecho, es un país “sobre-diagnósticado”. Sin embargo, la reforma en este tipo de casos no es tan sencilla como limitarse a aplicar ciertos diagnósticos de manera unilateral y directa (ojalá fue así). En palabras simples, esto equivale a escoger el sabor de la pizza que nos vamos a comer sin saber cómo la vamos a pagar.

En el caso de la PNP hay muchas propuestas, algunas sensatas, otras no tanto. La cuestión es cómo llegamos a hacerlas si antes no hemos generado el camino correcto para ese objetivo. Aquí solo hay dos maneras de encontrarnos en la posibilidad de hacer cambios e implementar todas esas medidas de diagnóstico: la reforma desde adentro y la reforma desde fuera.  Lo que siempre se ha intentado es lo segundo y ha ocurrido lo mismo que en las otras experiencias (léase por ejemplo Ministerio Público o Poder Judicial).  El organismo se contrae al sentirse “invadido” y por eso se defiende ante el intento de ser modificado. Se produce una cerrada defensa por los mismos miembros de la organización: “conmigo ni te metas hermanito”. En defecto de encontrar un líder o líderes correctos y comprometidos -que seguramente los hay- se sucumbe ante el status quo maldito que sigue prevaleciendo.

La PNP es una entidad plagada de corrupción. Tiene un sistema y muchas modalidades para ello: ascensos irregulares, apropiación de recursos internos (“gasolinazos”, por ejemplo), corrupción hacia el ciudadano (en investigación de delitos de cuello blanco y contra la corrupción, contradictoriamente). En suma, pedir una reforma desde adentro equivale como exigirle a un adicto que cambie por sí mismo y solo. Al sentirse pasos de reforma la PNP, como se ha visto en los últimos intentos, se ha defendido incluyendo a líderes positivos que, cobardemente, se han plegado a defender la “institucionalidad” que no es otra cosa que seguir igual no más creyendo que ellos mismos van a tomar medidas correctas. En el medio están los miles de policías que saben hacer su trabajo de forma admirable y eficiente (a pesar de los escasos recursos y, claro, la ingratitud del sistema que casi siempre les da la espalda).

Es realmente sorprender que ese mismo policía capo que puede desarmar una banda de delincuentes con una estrategia impecable, sea el mismo que, a la vez, tenga que comprar sus propias balas (literalmente) y tenga que pagar su cupo para quedar bien con el jefe o poder ascender. Así estamos. A nadie le conmueve esto porque desde afuera se acobardan y desde adentro se alinean.

El intento de reforma del Presidente Sagasti tuvo una buena intención, es crucial actuar desde fuera (así también como en los otros organismos). Por más que se horroricen, se enfurezcan o se sonrojen algunos, es imperativo pasarlos por encima y que chillen no más; la institución siempre estará por encima de ellos. No obstante, lo que no se puede permitir es carecer de una estrategia -mínima al menos- para evitar que sucedan cosas como las que hemos visto (por cierto, ya todo se calmó y, nuevamente, volvimos a la mediocridad reinante).  Al Presidente se le olvidó eso y ahí tienen los resultados. Como siempre, una oportunidad de reforma tirada al suelo.

                                                                                   Lima, 28 de diciembre de 2020

                                                                                   Eduardo Herrera Velarde.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño