Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Tus corruptos o los míos?

A la gran mayoría de las personas les molesta la corrupción solo cuando es ajena.

El fenómeno de la otredad nos lleva, casi siempre, a mirar al costado cuando se trata de asumir responsabilidades. De hecho, es muy posible que, por odioso o sangrón (como dicen los mexicanos), pocos terminen de leer este artículo.

En la actualidad, y más en nuestro país, diera la impresión que es la lucha contra la corrupción el hito a tratar como punto de unificación, como espacio de encuentro. Ya nuestra ilusión futbolera se acabó -por el momento- y la comida siempre estará; pero nos falta una causa nacional, algo que nos permita decir: “si, pues, estamos jodidos de corrupción y tenemos que actuar”.

La corrupción como fenómeno humano contiene muchos elementos que la convierten en particularmente atractiva. Esencialmente dos que están presentes en casi toda serie televisiva de éxito: poder y dinero. Un ser humano, compra o vende a otro usando de mala manera su poder y la energía del dinero. La corrupción, salvando las distancias, es una suerte de prostitución de la que muy pocos escapan (escapamos).

Si bien podríamos señalar con cierto consenso que estamos colmados de corrupción (incluso porque los mismos corruptos lo admiten), el gran diferencial empieza a presentarse en las presuntas soluciones. Por experiencia personal puedo decirles que, tantas personas hay en el país como igual número de propuestas en la materia. No obstante, en lo que el respetable parece estar de acuerdo es en la negativa y rechazo a la impunidad. La delincuencia molesta y más molesta la “pana y elegancia” de un delincuente que se sale con la suya.

Nuestra intención de contrarrestar la impunidad -sobre todo la política- nos ha llevado a pedir, contradictoriamente a la esencia humana, más controles y sanciones. Podría decirse que estamos dispuestos a sacrificar uno de los valores más preciados (la libertad) para que caigan esos pillos.

Pero, insisto, la corrupción en el país que tanto queremos es, eminentemente, argollera. A nuestros corruptos no los toca nadie y podemos defenderlos con argumentos ya conocidos: “cortina de humo”, “refrito” hasta llegar al pedido -fíntero en su mayoría- de una exhaustiva investigación que nunca culminará.

Si podemos ponernos de acuerdo en el objetivo (acabar con la impunidad en la corrupción) ya medio camino está resuelto. No obstante, quien tendría que hacerlo, quien tendría que procurar que no exista impunidad, vive de espaldas a nuestra realidad. La señora presidenta del Poder Judicial, en reciente declaración en un programa televisivo nocturno, mencionó que, ante la crisis existente solamente queda el Poder Judicial “como único bastión de defensa de la democracia”. Una broma de mal gusto, considerando que ese sector -por el que ella ha hecho muy poco al igual que sus antecesores- es, con honrosas excepciones, un genuino mercado persa. Ciertamente democrático e inclusivo sí, pero en corrupción e ineficiencia.

Viene así nuevamente la desolación, si en el país no se puede conseguir justicia ¿cómo podremos acabar con la corrupción? La respuesta es sencilla y está en nuestras manos, hay que forzarla, exhibirla, denunciarla, hasta que se logre modificar la situación. En ese esfuerzo estamos quienes nos dedicamos a esto (hay muchas organizaciones, por cierto). Si la justicia no llega hay que buscarla usando todos los medios -lícitos- a nuestro alcance. Si el fiscal no te hace caso en tu denuncia por corrupción, quéjalo; si un abogado palomilla te ofrece una salida “conveniente” a tus resultados, grábalo, exhíbelo y no aceptes; si un juez demora tu caso para que lo aceites, denúncialo. No es necesario hacer más, solo la abstención y el señalamiento tomando responsabilidad, hasta formar masa crítica.

Es el poder de las personas el que cambia los hechos, el que mueve las transformaciones, el que genera un antes y un después. Somos muchos los que queremos que ese poder no se use como mercancía de venta en una transacción corrupta. Es la actitud nuestra, más lindante con el entusiasmo y el coraje que con la apatía, la que nos sacará de este hoyo.

Aquí estamos.

Lima, 17 de junio de 2022

Eduardo Herrera Velarde

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño