Cyberlaw

Abel Revoredo

¿Son privadas mis conversaciones en el trabajo?

¿Qué pensarías si tu empleador escuchara las llamadas telefónicas que haces a tu pareja para planear un encuentro amoroso?
¿Pensarías lo mismo si escucharan una conversación con tu cónyuge sobre los problemas sicológicos de tu hijo rebelde o con tu hermana sobre la extraña enfermedad de tu padre? ¿Qué pasa si la conversación es sobre las compras del supermercado o sobre un problema del auto?
 
Estoy seguro que en cualquiera de esos casos te molestaría (y mucho) enterarte que tu empleador está escuchando tus llamadas telefónicas personales. 
 
El teléfono lleva ya casi un siglo entre nosotros, y hasta la fecha no conozco a persona alguna que defienda que las empresas pueden escuchar las conversaciones de sus trabajadores aunque sean realizadas en horario de oficina o usando el teléfono porporcionado por ella. Y lo mismo se aplica, hasta ahora, a cualquier conversación independientemente del medio utilizado para llevarla a cabo.
 
No obstante ello, y como ya hemos visto en otras oportunidades, pareciera que Internet genera un halo de misterio tan tenebroso que hace que todos los legisladores y juristas lo vean con temor y recelo de forma que lo que antes parecía normal hoy parece riesgoso y lo que antes pertenecía al ámbito privado hoy pertenece al ámbito corporativo. De este modo, ahora se dictan normas especiales para este extraño entorno trasgrediendo cualquier criterio anterior por mas razonable que haya sido o que, inclusive, sea en la actualidad.
 
Así pues, en el caso del correo electrónico, el nerviosismo se ha apoderado de las corporaciones; pues este extraño medio de comunicación no sólo permite transmitir texto escrito como el correo tradicional, sino también video, audio y, en general, archivos de cualquier tipo, casi como una encomienda. Siendo las cosas asi, uno no puede menos que esperar que dentro de esa encomienda pueda enviarse cualquier cosa que comprometa a la empresa o que ponga en riesgo sus secretos comerciales o tecnicos por lo que se justifica su minuciosa revisión.
 
Algunos dirán que este riesgo es veraz y que cualquier empresa tiene derecho a defenderse pero yo preguntaría, ¿cómo se defendían antes frente a las llamadas telefónicas que podían igualmente transmitir secretos comerciales? Con certeza les digo que no era “chuponeando” los teléfonos de sus trabajadores. LA seguridad, en esos casos, se enfocaba en la copia de documentación sensible, en la extracción de archivos físicos o cosas parecidas. Del mismo modo, me atrevería a pensar que, en el mundo digital deberíamos mantener protegida la conversación (aunque sea por texto, SMS, chat, e-mail o algun mecanismo parecido) y empezar a preocuparnos por los archivos que se envían por correo, los links a discos duros virtuales, el uso de USBs, la descarga masiva de archivos a la nube o cosas parecidas.
 
Sin embargo, a pesar de que la lógica podría indicarnos lo contrario, la semana pasada (ver aquí)  el Tribunal de Derechos Humanos de la Unión Europea declaró no sólo que la revisión de mensajes de texto personales no violaba el derecho a la privacidad sino que además era un derecho de la empresa pues el mensaje se envió durante el horario laboral, usando una computadora proporcionada por la empresa y, además, porque la política interna de la misma lo prohibia. ¿Se imaginan a un tribunal diciendo lo mismo sobre una llamada telefónica?
 
Pero el Tribunal de Estrasburgo va un poquito mas allá, nos dice que todas las conversaciones “chuponeadas” pueden ser utilizadas como prueba contra el trabajador para demostrar que usó la computadora para fines personales. ¿Acaso cuando uno entra a la oficina deja de ser una persona con relaciones sociales? ¿Me pueden botar del trabajo si, en lugar de utilizar la computadora de la oficina, uso el teléfono? ¿Hay alguna diferencia entre la llamada de una amante (como es el caso) y la llamada de la esposa? Finalmente, ¿Si me prestas tu teléfono puedes grabar lo que hablo en el?
 
Desde mi humilde punto de vista, toda conversación humana debe ser privada; independientemente del horario en que se realice, el propietario del equipo que se utiliza y de la contraparte de la conversación. Otra cosa sería, estar atentos al tamaño de los mensajes, o al envío de archivos marcados, o a la descarga de archivos en USBs o en la nube, actividades que pueden resultar sospechosas de un hurto de información; pero, de ninguna manera, a conversaciones.
 
Felizmente, en el Perú nuestro Tribunal Constitucional, en el Caso Nieves Alban, que pueden revisar aquí  ha establecido que las comunicaciones realizadas utilizando herramientas proporcionadas por el empleador o en horas laborables también están protegidas por el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones y su acceso solo puede realizarse con mandato judicial. 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño