Cyberlaw

Abel Revoredo

¿Cómo firmar contratos en época de cuarentena?

En los últimos días he recibido muchas consultas relacionadas con la posibilidad de firmar contratos en estas épocas de aislamiento. Me preguntan si los acuerdos realizados en entornos digitales tienen el mismo valor que los contratos firmados en papel y cómo pueden hacer para evitar que la otra parte los desconozca. ¿Qué hemos hecho en materia legal en el Perú para permitir que en momentos de cuarentena los negocios puedan seguir realizándose de manera segura?

La respuesta, en principio, es simple. Cualquier acuerdo celebrado en entornos digitales tiene valor legal. No obstante ello, hay algunas cuestiones que debemos tener en cuenta para que ese acuerdo no solo tenga valor legal sino que también sea ejecutable, oponible y no pueda ser desconocido por la otra parte.

Primeramente, debemos primero saber que el Código Civil reconoce que la manifestación de voluntad puede realizarse a través de cualquier medio directo, manual, mecánico, electrónico u otro análogo. Es decir, se puede utilizar cualquier mecanismo digital para enviar nuestras ofertas o aceptaciones y, finalmente, celebrar contratos.

Adicionalmente, el mismo Código Civil dispone que, cuando se requiera firma, ésta podrá ser generada o comunicada a través de medios electrónicos, ópticos o cualquier otro análogo.

Con esto, podemos concluir preliminarmente que cualquier acuerdo celebrado usando mecanismos digitales tendrá valor legal aunque no haya un documento físico que lo respalde. Podremos así, salvo que la ley requiera firma, celebrar contratos a través de chats, videoconferencias, correos electrónicos, aplicaciones, páginas web, o cualquier solución digital. Del mismo modo, en los casos que la ley requiera firma, ésta también podrá ser realizada por medios digitales.

Dicho esto, surgen diversas preocupaciones. ¿Cómo aseguro la confidencialidad de la operación comercial? ¿Cómo garantizo que la manifestación de voluntad no ha sido modificada en su viaje por el ciberespacio? ¿Cómo aseguro que la otra parte es quien dice ser (o que tiene los poderes para celebrar el acuerdo)? ¿Cómo hago para que la otra parte no desconozca (repudie) su manifestación de voluntad?

La respuesta a esas preguntas y, con ello, el nivel de sofisticación de las medidas de seguridad que deba tomar para hacer un negocio; dependerá del tipo de contrato, del valor del mismo y del riesgo que las partes estén dispuestas a asumir. En efecto, si nos encontramos frente a una compra de una hamburguesa las medidas de aseguramiento de la transacción no serán las mismas si estamos celebrando un contrato de compraventa de acciones.

En un primer nivel, la operación se podrá hacer utilizando cualquier mecanismo, sin asegurar la integridad del acuerdo, sin garantizar su confidencialidad, sin verificar la identidad de la otra parte y sin evitar el repudio. El poco riesgo no amerita invertir en el uso de mecanismos tecnologicos de seguridad sin que la operación pierda valor legal.

En un segundo nivel, al elevarse el riesgo, es necesario adoptar algunas medidas de seguridad y pensar en la utilización de algún mecanismo de firma electrónica que, aunque no garantice plenamente la integridad, identidad, confidencialidad o el no repudio, nos permita contar con algún mecanismo de prueba para exigir el cumplimiento de las obligaciones asumidas en el contrato.

Las normas peruanas otorgan a la firma electrónica la misma validez y eficacia jurídica que a una firma manuscrita u otra análoga que conlleve manifestación de voluntad. Es decir, en una transacción comercial digital puedo reemplazar cualquier firma con una firma electrónica.

Al respecto, debemos tener en cuenta que una firma electrónica es “cualquier símbolo basado en medios electrónicos utilizado o adoptado por una parte con la intención precisa de vincularse o autenticar un documento cumpliendo todas o algunas de las funciones características de una firma manuscrita”. Es decir, se puede usar como firma cualquier “simbolo electrónico” como por ejemplo, un PIN o clave, firmas manuscritas en pantallas o cualquier verificación biométrica (huellas digitales, iris de ojos, voz, etc.), entre otras, siempre que se use con la intención de celebrar un contrato. 

En estos casos, debemos tener cuidado en las medidas de seguridad o plataformas que se usen para firmar pues de ello dependerá que podamos probar la existencia del contrato o exigir su cumplimiento de manera privada o ante alguna autoridad. Si no nos protegemos adecuadamente corremos el riesgo de que el contrato sea repudiado y que perdamos posibilidad de exigir las obligaciones que se nos deben.

Finalmente, en un tercer nivel de seguridad, tenemos lo que se denomina firma digital que es una solución técnica basada en criptografía asimétrica que permite garantizar la integridad del documento, la identidad de las partes, la confidencialidad del contrato y, por lo tanto, evita el repudio.

Una firma digital es un tipo de firma electrónica relativamente poco utilizada por su complejidad y costo. En efecto, una firma digital solo puede materializarse si contamos con un certificado digital emitido por una Entidad de Certificación que haya sido aprobada dentro de la Infraestructura Oficial de Firma Electrónica del Perú y con un software que permita firmar digitalmente algun documento.

¿Pero qué significa “firmar digitalmente”? El firmado digital es un proceso técnico mediante el cual un software de firmas digitales aplica un algoritmo a un documento de forma que cualquier persona que tenga el documento digital firmado pueda tener seguridad respecto de quien firmó el documento y que el documento no ha sido modificado desde su firma. El repudio, en consecuencia, queda bastante limitado y, con ello, la posibilidad de negarse a cumplir las obligaciones asumidas.

CONCLUSION

Es posible celebrar contratos en entornos digitales y estos tienen plena validez legal. El problema siempre será de probanza y para evitarlo deberemos evaluar el nivel de riesgo que queremos asumir para determinar el tipo de firma y la plataforma que queremos utilizar en nuestros negocios.

 

 

 

 

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño