De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño

El IGV en el flujo de caja de un proyecto

  • Es bueno que nos demos cuenta de varias cosas. 1. Es un FCL elaborado por el método directo. 2. El proyecto dura 5 años: un año de inversión, tres años de operación y un año de liquidación. 3. No considera inversiones en capital de trabajo, pero sí requiere activos fijos por S/. 500. 4. No hay pagos por impuesto a la renta. Asimismo, para efectos de facilitar la explicación, vamos a suponer que el IGV es de 20%, y que afecta al 100% de los ingresos y al 80% de los egresos (es lógico suponer que el 20% restante es el que corresponde a los salarios, que no están gravados por dicho tributo), salvo en el caso de la compra del activo, el cual está afecto en un 100%.

    El cuadro siguiente muestra el flujo de caja al que ya se incorporó el IGV, tanto a ingresos como a egresos. No pierda de vista que los ingresos también incluyen el valor de liquidación del activo fijo (año 4). Asimismo, los egresos incluyen también la inversión en activos fijos (año 0):

    flujodecaja2.jpg

    Si usted piensa que con esto ya resolvimos el problema, le pido que lo piense con más cuidado. Lo único que hemos hecho es agregar el IGV, pero no hemos determinado cuánto es lo que tenemos que pagar a la SUNAT. Para llegar a este punto, tenemos que elaborar el presupuesto de IGV, donde consignaremos los IGV recibidos, es decir, el tributo que hemos cobrado cuando vendemos, y los IGV pagados, que son los impuestos que se han cancelado cuando hemos comprado bienes y servicios. El cuadro que se muestra a continuación, detalla el impuesto que debemos transferir a la SUNAT:

    flujodecaja3.jpg

    Centremos nuestra explicación en el año 1. El IGV recibido (S/. 140), proviene de restar a los ingresos del FC con IGV (S/. 840) los ingresos del FC sin IGV (S/. 700). El IGV pagado (S/. 100.80), proviene de restar a los egresos del FC con IGV (S/. 730.80) los egresos del FC sin IGV (S/. 630). La cantidad de S/. 39.20 es el IGV que tendría que pagar el proyecto, descontando el IGV que pagó al momento de hacer compras (S/. 140.00-S/. 100.80). Esto implica que el IGV pagado es utilizado como crédito fiscal. 

    Sin embargo, ese monto no representa el tributo que se tiene que desembolsar finalmente. En realidad, ese año no tiene que pagar nada (note que el IGV neto para el año 1 es de S/.0). ¿Cómo así sucede esto? Preste atención, que ahora se lo explico. ¿Se acuerda que el proyecto compró activos fijos por S/. 600 (S/. 500+IGV) en el año 0? Ok. Pues esos S/. 100 que pagó de IGV constituyen un crédito fiscal que será empleado para "netear" el tributo que debería pagar en el año 1 (S/. 39.20). Así, en vez de tributar esa cantidad, no paga nada. Pero ahora sólo tendrá S/. 60.80 de crédito fiscal, el que será utilizado para "netear" el IGV que debería pagar el año 2 (S/. 44.80), por lo que, tampoco ese año tributaría. Peroya sólo le quedaría S/. 16 de crédito fiscal para deducir de lo que debería pagar de IGV en el año 3 (S/. 50.40), y así sucesivamente.

    Queda claro, entonces, que el proyecto no debe pagar nada de este impuesto los años 1 y 2. Deberá pagar sólo S/. 34.40 de S/. 50.40 el año 3 y recién el año 4 deberá tributar lo que le corresponde, pues ya no tiene crédito fiscal del año 0.

    Y al final el FCL del proyecto queda así:

    flujodecaja4.jpg

    Compárelo contra el FC del proyecto sin IGV:

    flujodecaja5.jpg

En esta entrega desarrollaré un caso práctico, donde se incluye el tratamiento que debemos darle al IGV al momento de proyectar un flujo de caja.

Supongamos que tenemos un proyecto cuyo flujo de caja libre (FCL), sin considerar el IGV,  es como sigue:

flujodecaja1.jpg

Es bueno que nos demos cuenta de varias cosas. 1. Es un FCL elaborado por el método directo. 2. El proyecto dura 5 años: un año de inversión, tres años de operación y un año de liquidación. 3. No considera inversiones en capital de trabajo, pero sí requiere activos fijos por S/. 500. 4. No hay pagos por impuesto a la renta. Asimismo, para efectos de facilitar la explicación, vamos a suponer que el IGV es de 20%, y que afecta al 100% de los ingresos y al 80% de los egresos (es lógico suponer que el 20% restante es el que corresponde a los salarios, que no están gravados por dicho tributo), salvo en el caso de la compra del activo, el cual está afecto en un 100%.

El cuadro siguiente muestra el flujo de caja al que ya se incorporó el IGV, tanto a ingresos como a egresos. No pierda de vista que los ingresos también incluyen el valor de liquidación del activo fijo (año 4). Asimismo, los egresos incluyen también la inversión en activos fijos (año 0):

flujodecaja2.jpg

Si usted piensa que con esto ya resolvimos el problema, le pido que lo piense con más cuidado. Lo único que hemos hecho es agregar el IGV, pero no hemos determinado cuánto es lo que tenemos que pagar a la SUNAT. Para llegar a este punto, tenemos que elaborar el presupuesto de IGV, donde consignaremos los IGV recibidos, es decir, el tributo que hemos cobrado cuando vendemos, y los IGV pagados, que son los impuestos que se han cancelado cuando hemos comprado bienes y servicios. El cuadro que se muestra a continuación, detalla el impuesto que debemos transferir a la SUNAT:

flujodecaja3.jpg

Centremos nuestra explicación en el año 1. El IGV recibido (S/. 140), proviene de restar a los ingresos del FC con IGV (S/. 840) los ingresos del FC sin IGV (S/. 700). El IGV pagado (S/. 100.80), proviene de restar a los egresos del FC con IGV (S/. 730.80) los egresos del FC sin IGV (S/. 630). La cantidad de S/. 39.20 es el IGV que tendría que pagar el proyecto, descontando el IGV que pagó al momento de hacer compras (S/. 140.00-S/. 100.80). Esto implica que el IGV pagado es utilizado como crédito fiscal. 

Sin embargo, ese monto no representa el tributo que se tiene que desembolsar finalmente. En realidad, ese año no tiene que pagar nada (note que el IGV neto para el año 1 es de S/.0). ¿Cómo así sucede esto? Preste atención, que ahora se lo explico. ¿Se acuerda que el proyecto compró activos fijos por S/. 600 (S/. 500+IGV) en el año 0? Ok. Pues esos S/. 100 que pagó de IGV constituyen un crédito fiscal que será empleado para “netear” el tributo que debería pagar en el año 1 (S/. 39.20). Así, en vez de tributar esa cantidad, no paga nada. Pero ahora sólo tendrá S/. 60.80 de crédito fiscal, el que será utilizado para “netear” el IGV que debería pagar el año 2 (S/. 44.80), por lo que, tampoco ese año tributaría. Peroya sólo le quedaría S/. 16 de crédito fiscal para deducir de lo que debería pagar de IGV en el año 3 (S/. 50.40), y así sucesivamente.

Queda claro, entonces, que el proyecto no debe pagar nada de este impuesto los años 1 y 2. Deberá pagar sólo S/. 34.40 de S/. 50.40 el año 3 y recién el año 4 deberá tributar lo que le corresponde, pues ya no tiene crédito fiscal del año 0.

Y al final el FCL del proyecto queda así:

flujodecaja4.jpg

Compárelo contra el FC del proyecto sin IGV:

flujodecaja5.jpg

¿Qué conclusiones podemos sacar? Pues que, en este caso, el IGV ha sido una fuente de liquidez para el proyecto, ya que el crédito fiscal del año 0 le ha permitido ganar efectivo en los tres primeros años. Lo anterior no hace sino enfatizar que la inclusión del IGV es importante para poder estimar la verdadera generación de caja del proyecto. De no haberlo hecho, en este caso se estaría dejando de registrar efectivo por S/. 39.20 el año 1, S/. 44.80 el año 2 y S/.16 el año 3, lo que podría constituir la diferencia entre aceptar o rechazarlo.

Con esta entrega, he terminado de desarrollar los casos especiales que se presentan cuando se evalúan proyectos. A partir del próximo post, empezaré a explicar el tercer y último pilar de las técnicas de evaluación de proyectos: la determinación de la tasa de descuento.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño