Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Más empleos con sueldos adecuados: Cómo combatir la pobreza en Estados Unidos

Por Deniz Igan

 

Este año ha ocurrido algo poco habitual. Por primera vez en casi diez años, un libro escrito por un economista se ha colocado en la lista de los 10 libros más vendidos en Amazon. “El capital en el siglo XXI” de Thomas Piketty ha despertado la atención de muchas personas en todos los ámbitos sociales porque se hace eco de lo que siente un número cada vez mayor de ciudadanos estadounidenses: los ricos son cada vez más ricos y la pobreza en Estados Unidos es un problema general.

Las cifras muestran una realidad preocupante. Según la Oficina del Censo de Estados Unidos, 1 de cada 6 estadounidenses —casi 50 millones de personas— viven en situación de pobreza. En estudios recientes se ha observado que casi el 40% de todos los adultos estadounidenses permanecerá al menos un año en situación de pobreza antes de llegar a los 60 años. En el período 1968–2000, este riesgo era inferior al 20%. Y lo que es más devastador, 1 de cada 5 niños vive actualmente en situación de pobreza y, durante su infancia, aproximadamente 1 de cada 3 estadounidenses vivirá al menos un año por debajo del umbral de pobreza.

También es preocupante el hecho de que la tasa de pobreza ha aumentado drásticamente durante la recesión y aún no se ha reducido. Esta tasa todavía se mantiene por encima del 15% a pesar de que la recuperación ya está en marcha (gráfico 1).

 

A menos que los beneficios económicos de esta mejora de la economía se noten de manera más amplia, la recuperación bien podría no ser sostenible desde el punto de vista económico y social. Estados Unidos necesita más empleos que paguen sueldos adecuados. En nuestro reciente informe sobre la economía estadounidense, observamos que una manera eficaz y eficiente de ayudar a los trabajadores pobres es ampliar algunos créditos fiscales y elevar el salario mínimo.

Estadísticas con consecuencias

La pobreza puede convertirse en un proceso que se autolimenta. Las personas que se han visto sumidas en la pobreza en el pasado tienen más probabilidades de volver a encontrarse por debajo del umbral de pobreza en el futuro. Además, cuanto más tiempo vivan por debajo de este umbral, más difícil será salir de la pobreza.

La pobreza también se transmite de una generación a otra. Los niños que crecen pobres a menudo no reciben una alimentación adecuada ni disfrutan de un hogar estable. Obtienen resultados escolares inferiores a los de otros niños, tienen acceso limitado a los servicios de atención sanitaria y de educación de calidad, tienen menos probabilidades de ir a la universidad y están menos preparados para competir por los empleos que cada vez requieren mayor cualificación a medida que la economía estadounidense se moderniza.

Esta situación se convierte en un círculo vicioso que genera una falta de recursos y de oportunidades para salir de la pobreza. Al quedarse estancados en empleos poco remunerados y verse enfrentados a la inseguridad económica, es más probable que los pobres se sientan desvinculados del mercado laboral y es menos probable que inviertan en educación y capacitación laboral (justamente aquello que les podría ayudar a romper este círculo vicioso).

A nivel macroeconómico, esto afecta a la participación en la fuerza laboral y a la productividad. Por lo tanto, la reducción de la pobreza es importante para el crecimiento a largo plazo, y es esencial para la sostenibilidad económica y social en Estados Unidos.

Apoyar a los pobres

Lamentablemente, una buena parte de los pobres se encuentra en las filas de los desempleados. Para ayudarles a superar el umbral de pobreza se requerirá, como mínimo, generar un mayor número de empleos y un crecimiento económico más vigoroso.

Pero esto no será suficiente. Hay 10,6 millones de personas pobres que tienen un empleo, y a menudo están a cargo de hogares con hijos. La aplicación de modestas medidas de política puede ayudar a cambiar la dinámica negativa generada por la pobreza. Afortunadamente, pueden utilizarse algunas herramientas que han demostrado ser eficaces.

En particular, el programa de créditos impositivos por ingreso del trabajo es un mecanismo bien focalizado para combatir la pobreza basado en la devolución de impuestos a los trabajadores cuyos ingresos se encuentran por debajo de determinados niveles. El 80% de los recursos destinados a créditos fiscales benefician a la población ubicada en el 40% inferior de la distribución del ingreso. Este crédito impositivo, junto con el crédito impositivo por hijo, es el más eficaz para reducir la tasa de pobreza entre las personas que no son de edad avanzada (gráfico 2). La ampliación del crédito impositivo, especialmente a aquellas personas sin hijos, ayudaría a sacar de la pobreza a un mayor número de trabajadores (gráfico 3). Y los costos fiscales serían muy manejables: según nuestras estimaciones, menos del 0,1% del PIB por año.

Un aumento del salario mínimo complementaría la ampliación del crédito impositivo por ingreso del trabajo. Un crédito impositivo más generoso podría tener el efecto negativo de reducir los sueldos antes de impuestos de los trabajadores de bajos ingresos, causando una reducción del sueldo neto de los trabajadores (un crédito impositivo más generoso alentaría a más personas a participar en la fuerza de trabajo, aumentando la oferta de mano de obra y presionando los salarios a la baja). Para atajar este efecto, un aumento del salario mínimo podría limitar de manera eficaz el grado en que el crédito impositivo presiona los salarios antes de impuestos a la baja. También transferiría algunos de los costos fiscales derivados de la ampliación del crédito impositivo a las empresas (en lugar de financiarse a través del presupuesto).

Actualmente, una madre (o padre) soltera que trabaje a tiempo completo al salario mínimo federal gana US$15.080 por año; un nivel de ingresos muy inferior al umbral oficial de pobreza de US$16.057. Parece, pues, justificado aumentar el salario mínimo ligeramente por encima de los niveles actuales. Si bien existe la posibilidad de que un aumento del salario mínimo disuada a algunos empleadores de contratar a trabajadores poco remunerados, hay estudios que muestran que el efecto sobre el empleo es relativamente limitado.

Ha llegado el momento de actuar

La idea de que cualquier persona puede salir adelante si tiene una buena educación y trabaja duro es una de las aspiraciones básicas de la sociedad estadounidense. La ampliación del crédito impositivo por ingreso del trabajo combinada con un aumento moderado del salario mínimo ayudaría a las familias pobres a ganar lo suficiente para vivir, lo cual permitiría a los Estados Unidos estar un paso más cerca de cumplir esta aspiración.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño