Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

La paradoja del capital que fluye cuesta arriba: Un nuevo planteo

Por Emine Boz, Luis Cubeddu y Maurice Obstfeld

(Versión en English)

Según la teoría económica básica, lo natural sería que  el capital fluyera desde países ricos que crecen lentamente hacia países pobres que crecen más rápido a fin de captar más rentabilidad. Hace una década, nuestros ex colegas del Departamento de Estudios Eswar Prasad, Raghuram Rajan y Arvind Subramanian analizaron por qué ocurría lo contrario: en general, el capital fluía “cuesta arriba”, desde los países más pobres hacia los más ricos. Inspirados en el trabajo seminal de Robert Lucas, postularon que ciertas características de los países más pobres, tales como la mayor debilidad de las instituciones y el menor nivel educativo, pueden reducir el rendimiento de la inversión local ajustado en función del riesgo.

 

En este blog, nos replanteamos la paradoja del capital que fluye cuesta arriba y analizamos sus implicaciones para la formulación de políticas. Demostramos que ese fenómeno se intensificó antes de la crisis financiera internacional pero cambió de sentido en los últimos tiempos. Ese vuelco se debe a varios factores, pero dado que la política monetaria de las economías avanzadas más importantes previsiblemente se normalizará y que la incertidumbre en torno a sus políticas se ha agudizado, es poco probable que la circulación de los capitales cuesta arriba experimente un cambio profundo y persistente. De cara al futuro, las economías emergentes y en desarrollo deberían continuar centrándose en políticas que realcen los beneficios de las entradas de capital, moderen la volatilidad de flujos de capital e impriman a los mercados financieros nacionales más resiliencia y profundidad.

Cambios en la asignación internacional del capital

En los años previos a la crisis, las economías avanzadas recibieron, como grupo, grandes  y continuas entradas netas de capital. La contracara de esas entradas fueron salidas voluminosas y crecientes de capital de los países en desarrollo
—sobre todo de China, el más grande del grupo, que se estaba integrando a la economía mundial— y de los exportadores de materias primas, beneficiarios de un boom de precios. Durante este período, el factor que predominó en las salidas de las economías en desarrollo fue la acumulación de reservas oficiales de divisas.

Desde la crisis, esa paradoja ha desaparecido. Las empresas y los hogares de las economías avanzadas recortaron su deuda, lo cual mermó la inversión y redujo la entrada neta de capital. Al mismo tiempo, disminuyeron las salidas de capital de las economías en desarrollo, ya que China comenzó a reequilibrar su economía hacia el consumo interno y el auge de los ingresos de los exportadores de materias primas tocó fin. La desaceleración y el cambio de sentido de capitales, que dejaron de fluir cuesta arriba, reflejaron en gran medida los movimientos de las reservas oficiales de divisas, que comenzaron a registrar una disminución global hace unos años. De hecho, desde 2014, los flujos privados netos destinados a los países en desarrollo pasaron a ser negativos, como lo documenta un estudio del FMI; su contracara fueron las entradas generadas a medida que los bancos centrales deshicieron sus posiciones en activos externos.

El papel del ahorro y la inversión

El hecho de que antes de la crisis los capitales fluyeran cuesta arriba se debe principalmente a factores relacionados con el ahorro, y no evitó ni que la inversión disminuyera en las economías avanzadas ni que aumentara en las economías en desarrollo en relación con el producto interno bruto mundial. Los coeficientes inversión/PIB cayeron en las economías avanzadas, pero la drástica contracción del ahorro ahondó los déficits externos. En las economías en desarrollo, por el contrario, la inversión creció con fuerza a pesar de la intensificación de las salidas de capital. Esto no es sorprendente, dado que sus stocks de capital suelen ser más bajos. Pero la fortaleza de la inversión se vio superada por lejos por la escalada del ahorro. La fuerte orientación a la exportación a expensas del consumo en China y la resultante alza de precios de las materias primas estuvieron entre los factores que explican esta coyuntura.

Después de la crisis, las tendencias de inversión y ahorro continuaron divergiendo entre los países ricos y los pobres. En las economías avanzadas, los saldos en cuenta corriente mejoraron a medida que cayó la inversión. En los países en desarrollo, entre tanto, los saldos en cuenta corriente se debilitaron como consecuencia de la relativa aceleración del aumento de la inversión, que —aun siendo mucho más lento que antes de la crisis— superó el aumento del ahorro. Por lo tanto, este último flujo neto de ahorro mundial ha contribuido a apuntalar la inversión en los países en desarrollo.

Perspectivas y políticas

Parece poco probable que el abundante flujo de capital cuesta abajo persista a corto plazo. Por un lado, las entradas privadas netas de capital en los países en desarrollo fueron negativas en los últimos tiempos. Es verdad que el fortalecimiento del crecimiento y las necesidades de infraestructura de estas economías, así como cambios estructurales como el envejecimiento de la población en los países más ricos, podrían empujar el capital en el sentido “correcto”. Sin embargo, el capital podría volver a fluir hacia las economías avanzadas a medida que endurezcan su política monetaria, algo que parece más probable ahora que las elecciones presidenciales estadounidenses han avivado la expectativa de una orientación fiscal más expansiva. Además, persiste una fuerte incertidumbre internacional, entre otras cosas por el creciente riesgo de proteccionismo, que podría afectar especialmente a las economías en desarrollo.

Cosechar los beneficios de las entradas de capital sigue siendo un importante reto para las economías en desarrollo. En términos generales, superarlo requerirá afianzar más los marcos de política para conjurar el riesgo de que los flujos de capital den un vuelco. Si bien la flexibilidad del tipo de cambio puede brindar protección, es posible que ocasionalmente se necesiten otros instrumentos que contribuyan a mantener el orden en los mercados. Además, como ya se ha puesto de relieve, la solidez de las instituciones y los marcos de política —plasmada por ejemplo en mercados financieros nacionales e internacionales que funcionen bien y canalicen de manera eficiente el ahorro hacia la inversión— sigue siendo crítica.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño