Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Mantener la dinámica positiva de la economía mundial

Por Christine Lagarde

(Versión en English)

Baden-Baden, la ciudad balneario alemana construida sobre antiguas fuentes termales, es un buen lugar para hablar de la salud de la economía mundial. Allí se reúnen esta semana los ministros de Hacienda y gobernadores de los bancos centrales del G-20.

Probablemente, las autoridades compartirán una creciente sensación de optimismo, puesto que el reciente fortalecimiento de la actividad indica que la economía podría levantar el ánimo y dejar atrás años de convalecencia.

Las prescripciones económicas han tenido un papel destacado en la recuperación, y lo seguirán teniendo durante un tiempo. Para mantener la dinámica de crecimiento positiva seguirán siendo necesarias las políticas macroeconómicas de apoyo. Los participantes en el encuentro deberán tomar medidas, tanto individuales como colectivas, para que el crecimiento sea más inclusivo y resiliente.

¿Hemos llegado al punto de inflexión? La respuesta sencilla es: sí —al menos por el momento. En general, en el segundo semestre del año pasado, los resultados de crecimiento fueron sólidos. Se observa un repunte de las manufacturas y los indicadores de confianza, y hay señales de que los volúmenes del comercio mundial también están aumentando.

Por este motivo, en enero, el FMI previó un repunte del crecimiento mundial para este año y el que viene del 3,4% y el 3,6%, respectivamente, frente al 3,1% en 2016.

  • Esta mejora de las perspectivas refleja en parte el esperado repunte de la actividad en las economías avanzadas, que se ve favorecido por las expectativas de una política fiscal más expansiva en Estados Unidos.
  • Particularmente alentadora nos parece la actividad económica más fuerte de lo esperado en la zona del euro, el Reino Unido y Japón.
  • Las economías emergentes y en desarrollo, con China e India a la cabeza, siguen aportando más del 75% del crecimiento del PIB mundial total en 2017. A todo ello se añade la prevista normalización de las condiciones en Brasil y Rusia, que han atravesado una profunda recesión.

Así que, efectivamente, la economía mundial está entrando en una situación más favorable. Sin embargo, sería un error pensar que recobrará automáticamente su buena salud.

De hecho, la selección de políticas nunca había sido tan importante para el período posterior como ahora, sobre todo porque todavía persisten riesgos considerables para las perspectivas.

Mantener el dinamismo

En varias economías avanzadas, por ejemplo, la demanda sigue siendo débil y la inflación no ha regresado de forma duradera a su nivel objetivo, lo cual exige mantener el apoyo monetario y hacer más hincapié en la política fiscal en los países con margen en los presupuestos. Dichas medidas deberían ir acompañadas de reformas estructurales para elevar la productividad e impulsar el crecimiento a largo plazo.

La falta de demanda plantea menos problemas en Estados Unidos, donde los mayores beneficios para el crecimiento se obtendrían con iniciativas para aumentar la oferta, como la inversión en la reforma de infraestructuras, una reforma del impuesto de sociedades que aumente su eficiencia, y mejoras en educación.

Es evidente que un crecimiento más fuerte en Estados Unidos sería positivo para la economía mundial, pero una variación de la combinación de políticas estadounidenses también podría tener efectos indirectos, o de contagio. Por ejemplo, en función de la naturaleza de esta combinación de políticas, una mayor fortaleza del dólar y el aumento de las tasas de interés estadounidenses podrían provocar un endurecimiento de las condiciones financieras mundiales más pronunciado de lo previsto. Esto, a su vez, podría generar tensiones en algunas economías emergentes y en países de bajo ingreso.

Una transición satisfactoria hacia un crecimiento más lento y equilibrado en China, así como nuevas medidas de política en los países exportadores de materias primas, en el marco del ajuste a precios más bajos de las mismas, también ayudarían a mantener el actual dinamismo del crecimiento.

Ante todo, deberíamos evitar colectivamente las lesiones autoinfligidas. Para ello, es necesario dejar al margen las políticas que perjudican gravemente al comercio, la migración, los flujos de capital y el intercambio transfronterizo de tecnologías. Estas medidas afectarían negativamente a la productividad, los ingresos y el nivel de vida de todos los ciudadanos.

Integración económica mundial

El comercio y la innovación tecnológica han permitido a los países aumentar su participación en la economía y mejorar sus condiciones de vida, haciendo posible que cientos de millones de personas salgan de la pobreza. No obstante, se podría hacer más para aliviar los desagradables efectos secundarios observados en algunos lugares —incluidos el incremento de la desigualdad del ingreso, la pérdida de empleo en sectores en recesión y los persistentes problemas económicos y sociales en regiones con mayor debilidad estructural.

¿Cómo se puede hacer? La tarea no es sencilla, pero se puede empezar dando un impulso al crecimiento y distribuyendo más ampliamente sus beneficios.

El primer paso fundamental es tomarse en serio el crecimiento inclusivo. Aún tenemos que entender plenamente el complejo entramado de retos económicos a los que se enfrentan las distintas culturas, regiones y grupos demográficos. Sin embargo, lo que  sabemos es que los trabajadores altamente calificados tienen muchas más probabilidades de beneficiarse de la innovación y la apertura económica.

Se requieren mayores esfuerzos para dotar a los trabajadores menos calificados de las herramientas necesarias para buscar y encontrar trabajos mejor remunerados, por ejemplo mediante programas educativos específicos, capacitación profesional e incentivos al empleo.

  • Estas políticas activas del mercado laboral pueden ayudar a facilitar la transición de los trabajadores a un nuevo empleo. Su financiamiento varía significativamente de un país a otro. Dinamarca, por ejemplo, destina el 1,9% del PIB a políticas de estas características, mientras que Estados Unidos solo les dedica el 0,1%.
  • Es evidente que no basta con gastar más dinero; hay que gastarlo de forma más eficiente. Algunas iniciativas han demostrado ser rentables —por ejemplo, una ayuda bien concebida a la búsqueda de empleo y una adecuación de la oferta y la demanda.

En términos más generales, todos los países deben promover enérgicamente la capacitación permanente para preparar a los ciudadanos para los cambios tecnológicos. Singapur, por ejemplo, ofrece becas no condicionadas a todos los adultos para su capacitación a lo largo de toda su vida laboral.

Otra prioridad del crecimiento inclusivo es la actualización de las políticas de ingresos y los sistemas tributarios.

  • La introducción de incentivos fiscales al trabajo y unos salarios mínimos más altos serían de utilidad en algunos países. Lo mismo puede decirse de la modificación de los sistemas tributarios y de prestaciones, incluido un impuesto sobre la renta más progresivo.
  • Los estudios del FMI muestran que el hecho de evitar una desigualdad excesiva contribuye al crecimiento, no lo obstaculiza. También sabemos que es posible minimizar las contrapartidas de las políticas: por ejemplo, la mayoría de los países se beneficiaría de reformas de los sistemas tributarios para hacerlos más equitativos y

En resumen: tenemos la capacidad —y la responsabilidad— de aumentar la participación económica, lo que permitirá compartir sus beneficios de forma más equitativa.

Una cooperación internacional eficaz aumentará al máximo los beneficios de las políticas nacionales si logramos:

  • redoblar esfuerzos para abordar los desequilibrios externos mundiales y completar reformas que fortalezcan los sistemas financieros;
  • proteger y reforzar el comercio como motor de un crecimiento ampliamente distribuido,
  • y trabajar juntos para resolver algunos de los problemas más apremiantes de nuestro tiempo, desde cuestiones sobre seguridad mundial y salud hasta cómo afrontar los desastres naturales y el cambio climático.

En todos estos ámbitos, las autoridades del G-20 pueden cambiar las cosas. Tras años estancada en una débil recuperación, la economía mundial necesita seguir su camino, progresar y generar una mayor prosperidad para todos. Y no existe lugar más indicado que Baden-Baden para que los líderes renueven su compromiso de dotar a la economía mundial de buena salud.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño