Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Reducir la deuda elevada

Por Vitor Gaspar y Laura Jaramillo

(Versiones en EnglishPortuguês)

La deuda mundial batió un nuevo récord de USD 164 billones en 2016, el equivalente a 225% del PIB mundial. Tanto la deuda pública como la privada aumentaron marcadamente en la última década. La deuda elevada expone el financiamiento de los gobiernos a cambios bruscos en la actitud del mercado. También limita la posibilidad de los gobiernos de apuntalar la economía en caso de una desaceleración o crisis financiera.

Los países deberían aprovechar la ventana de oportunidad que brinda la recuperación económica para mejorar el estado de sus asuntos fiscales. El informe Monitor Fiscal de abril de 2018 explora el modo en que los gobiernos podrían reducir su déficit y deuda públicos sin obstaculizar el crecimiento.

La deuda pública elevada es preocupante

De los USD 164 billones, 63% es deuda del sector privado no financiero y 37% es deuda del sector público. La mayor parte de la deuda mundial corresponde a las economías avanzadas. Sin embargo, en los últimos diez años, las economías de mercados emergentes han sido las responsables de la mayor parte del aumento. China aportó por sí sola el 43% del aumento de la deuda mundial desde 2007. En cambio, la contribución de los países en desarrollo de bajo ingreso es apenas perceptible.

La deuda pública es un factor importante en el aumento de la deuda mundial. Las relaciones deuda/PIB en las economías avanzadas se encuentran en niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial. Los coeficientes de deuda pública han aumentado constantemente en los últimos cincuenta años.

En las economías de mercado emergente, la deuda pública se encuentra en niveles solo observados durante la crisis de la deuda de la década de 1980. En el caso de los países en desarrollo de bajo ingreso, el promedio de las relaciones deuda pública/PIB está muy por debajo de los máximos históricos, pero es importante recordar que la reducción de la deuda con respecto a los niveles máximos anteriores involucraba condonación de la deuda. Además, la deuda de los países en desarrollo de bajo ingreso aumentó 13 puntos porcentuales en los últimos cinco años.

El costo del servicio de la deuda, junto con la deuda, ha aumentado rápidamente en los países en desarrollo de bajo ingreso. La carga de intereses se ha duplicado en los últimos 10 años hasta alcanzar cerca del 20% de los impuestos. El aumento del costo refleja en parte la creciente dependencia de la deuda en condiciones no concesionarias, ya que los países han obtenido acceso a los mercados financieros internacionales y han ampliado la emisión de deuda interna a los no residentes.

Existen varias razones por las que los niveles elevados de deuda y déficit públicos son motivo de preocupación.

Los países con una deuda pública elevada son vulnerables a los cambios en las condiciones de financiamiento, lo que podría obstaculizar su capacidad de endeudamiento y poner en peligro la economía. Además, la experiencia histórica indica que el nivel elevado de endeudamiento y déficit de un país aumenta la profundidad y la duración de una recesión, como en el caso de las secuelas de una crisis financiera, debido a que los gobiernos son incapaces de desplegar un respaldo fiscal suficiente para la economía, como se analiza en el informe Monitor Fiscal de octubre de 2016.

Este es el momento de hacer frente a la deuda y el déficit elevados

El crecimiento cobra impulso en la mayoría de los países, que ya no necesitan apuntalar la demanda con estímulo fiscal. Al mismo tiempo, se prevé una disminución en los multiplicadores fiscales, que miden el impacto a corto plazo que tienen los cambios de los impuestos o gastos sobre el producto. Esto implica que los beneficios del estímulo fiscal a corto plazo son limitados y que los costos económicos de reducir la deuda y el déficit pueden ser relativamente menores. Si se reducen ahora la deuda y el déficit de un país, disminuye también su vulnerabilidad a los cambios en la confianza del mercado. Además, se garantiza que las autoridades dispongan de recursos suficientes para actuar en caso de recesión, precisamente cuando los multiplicadores fiscales son mayores.

¿Qué debería hacer la política fiscal?

En general, nuestros pronósticos indican que las relaciones de deuda/PIB disminuirán en los próximos tres a cinco años en la mayoría de los países. Pero eso depende de que los países cumplan plenamente sus compromisos políticos. No hay lugar para la autocomplacencia.

Cabe destacar que se prevé que los coeficientes de deuda pública disminuyan en todas las economías avanzadas, excepto en una. En Estados Unidos, la revisión del código tributario y el acuerdo presupuestario a dos años provocarán una expansión del nivel de actividad económica hasta 2020. Estas medidas darán lugar a déficits globales superiores a USD 1 billón en los próximos tres años, lo que representa más del 5% del PIB. Eso se suma a la tendencia al alza de la deuda pública, que crecerá al 117% del PIB en 2023. Nuestros pronósticos son cualitativamente similares a los publicados recientemente por la Oficina del Presupuesto del Congreso.

En el informe Monitor Fiscal de abril de 2018, alentamos a las autoridades a evitar políticas fiscales que proporcionen un estímulo innecesario cuando la actividad económica ya está repuntando. La mayoría de las economías avanzadas y de mercados emergentes y de los países en desarrollo de bajo ingreso deberían más bien cumplir con sus planes fiscales y poner con firmeza su déficit y su deuda en una trayectoria descendente. También deberían poner en vigor reformas fiscales que incrementaran la productividad y promovieran el capital humano y físico.

Es imperativo que los países en desarrollo de bajo ingreso mejoren su capacidad tributaria. Eso les permitirá cumplir con sus servicios de la deuda, así como financiar sus prioridades de gasto —como la salud, la educación y la infraestructura pública— a fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030.

Nadie puede predecir la fluctuación de las economías, pero los gobiernos prudentes y exitosos son los que se preparan en los buenos tiempos para enfrentar las tormentas que se avecinen.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño