Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Encaminarnos hacia un mundo donde haya más cooperación

Por Vitor GasparSean Hagan y Maurice Obstfeld

(Versiónes en EnglishPortuguês)

Los países cooperan si consideran que ello redunda en su propio interés, tanto desde el punto de vista económico como político. La cooperación mundial después de la Segunda Guerra Mundial —en el contexto de un sistema de normas, principios compartidos e instituciones— ha permitido lograr importantes avances económicos y sociales y ha sacado a millones de personas de una situación desesperada de pobreza. Y cuando los países se unieron hace 10 años para coordinar sus políticas macroeconómicas, lograron que la Gran Recesión no se convirtiera en otra Gran Depresión. La primera cumbre de líderes del Grupo de los 20, celebrada en noviembre de 2008, que congregó a las principales economías avanzadas y grandes economías emergentes, como Brasil, China e India, simbolizó un espíritu de cooperación que revestía urgencia. Sin duda es mucho lo que los países pueden lograr cuando trabajan mancomunadamente.

Y aun así, en un momento en que la economía mundial es más compleja que nunca y enfrenta muchos desafíos comunes, las naciones del mundo se muestran menos dispuestas a actuar de manera colectiva. El sistema de cooperación mundial está sometido a tensiones.

Hay razones comprensibles para que la gente cuestione si hoy la cooperación internacional sigue siendo beneficiosa. La desigualdad económica dentro de cada país se está ampliando, especialmente en las economías avanzadas. Algunos hogares se han visto poco beneficiados por el crecimiento económico, y muchas comunidades han perdido empleos e industrias enteras. Por eso, los votantes están más dispuestos a escuchar cuando los políticos afirman que las interacciones mundiales impiden resolver los problemas internos.

Pero dejar de participar en la cooperación internacional sería un error, y volvería a crear algunas de las condiciones que dieron origen a crisis anteriores. Sin embargo, las políticas basadas en la cooperación solo pueden materializarse si cuentan con apoyo político interno. En consecuencia, los países se retraerán y saldrán perdiendo a menos que los gobiernos puedan demostrar ante los votantes los beneficios concretos que reporta la cooperación internacional.

La cooperación internacional bajo tensión

Dos son los factores principales que han menoscabado la confianza de la gente en los beneficios de la cooperación económica.

En primer lugar, si bien la innovación tecnológica y la expansión del comercio mundial han contribuido a reducir extraordinariamente la desigualdad entre las personas que viven en diferentes países, también son parte de las razones por las que, internamente, hay una mayor desigualdad en muchas economías avanzadas. A los ojos del público, la mayor parte de la culpa parece recaer en el comercio exterior, lo cual lleva a la gente a dudar de expandir el comercio a través de una mayor integración económica.

En segundo lugar, debido al éxito mismo de la cooperación internacional desde la Segunda Guerra Mundial, la proporción de la actividad económica mundial que tiene lugar en las economías avanzadas de Europa, Estados Unidos y Japón se ha ido reduciendo, al tiempo que ha aumentado la de los mercados emergentes.

El gráfico ilustra esta sorprendente evolución desde 1950. Los beneficios que Estados Unidos y otras economías avanzadas obtienen al promover bienes públicos mundiales, como el comercio internacional, deben compartirse cada vez más con otros países.

Esto podría ayudar a explicar por qué el éxito de la globalización y la cooperación internacional impulsadas por Estados Unidos en cuanto a promover el comercio y elevar el ingreso per cápita en todo el mundo, paradójicamente ha debilitado el apoyo público a la cooperación dentro de Estados Unidos y de otras economías avanzadas. En el mundo multipolar de hoy es más difícil mantener la cooperación.

La perenne necesidad de cooperación mundial

A pesar de estas dificultades, los países necesitan más, y no menos, multilateralismo. ¿Por qué? Porque el mundo se ha vuelto más interdependiente que nunca.

Para empezar, la revolución de la información ha multiplicado las conexiones y acrecentado la complejidad en todo el mundo. Las ideas fluyen por todas partes. A través de las cadenas mundiales de suministro la producción está cada vez más internacionalizada, dado que los países dependen cada vez más de insumos extranjeros para sus propias exportaciones.

La lista de problemas compartidos es abrumadora: cambio climático, reducción de la biodiversidad, riesgo de pandemias y superbacterias, escasez de agua potable, degradación de los océanos, ciberdelincuencia, terrorismo, migraciones a gran escala y evasión de impuestos.

Las fronteras nacionales no detienen estos desafíos, por lo cual es preciso que los países cooperen.

Nuestro mundo también se ve llamado a unirse ante algunas formas de comercio socialmente dañinas, como el tráfico de personas, de estupefacientes y de armas, así como ante el flujo transfronterizo anónimo de fondos malhabidos. Una vez más, las autoridades nacionales no pueden encontrar solas las soluciones. Es vital la acción colectiva.

Lograr mayor apoyo

Considerando lo antedicho, los gobiernos resistirán la tentación de adoptar políticas que antepongan el interés nacional a todo solo si la cooperación logra concitar un amplio apoyo público. Y ese apoyo solo se logrará si se ve en la cooperación internacional un medio para aplacar las preocupaciones legítimas, compartidas por amplios sectores, en torno a los costos de la globalización. De lo contrario, es más probable que los votantes caigan presa del canto de sirena de líderes políticos que pregonan la autosuficiencia.

Esto significa que todos los gobiernos deben asegurarse de que las políticas ayuden a los afectados por las dislocaciones, ya sea que se deriven del comercio exterior o de avances tecnológicos. También implica promover políticas que reduzcan la desigualdad, amplíen las oportunidades económicas a través de la inversión en la gente, aumenten la transparencia de los gobiernos (sobre todo de los sistemas tributarios) y limiten la corrupción

En los últimos años, el FMI se ha centrado cada vez más en estas cuestiones en todos los aspectos del asesoramiento que proporciona a los países.

Lograr que haya respaldo a la cooperación también requerirá cierto grado de humildad. Lejos están aquellos impetuosos días de la posguerra, cuando los países renunciaron formalmente a algunos elementos de su soberanía, incluida la soberanía sobre el tipo de cambio. Los instrumentos más importantes de la cooperación se basarán, no ya en una legislación rígida o en obligaciones asumidas en tratados legamente vinculantes, sino en normas “blandas”, por las cuales los países convengan colectivamente en aplicar prácticas óptimas, como los Principios Básicos de Basilea que rigen la regulación bancaria.

La cooperación mundial ha sido fundamental para la extraordinaria expansión del bienestar y las oportunidades en los últimos 70 años. Ahora debe producir resultados a fin de abordar los desafíos del siglo XXI. Para superar estos desafíos se necesitarán nuevas modalidades de cooperación, una mejor comunicación y una agenda mundial de políticas que tenga amplio respaldo del público.

En pocas palabras, el mundo necesita un nuevo multilateralismo.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño