Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

El alto costo de la delincuencia en América Central

Por Dmitry Plotnikov

(English, Português)

En América Central, los costos humanos de la delincuencia siguen siendo de los más elevados del mundo. En El Salvador, Guatemala y Honduras —los países que integran el denominado Triángulo Norte— se registran alrededor del 4,5% de los homicidios en todo el mundo a pesar de tener solamente alrededor del 0,4% de la población mundial.

Los costos económicos también son elevados. En Honduras y El Salvador, por ejemplo, la actividad delictiva generalizada está costando a estos países 16% del PIB, 13% directamente (debido, por ejemplo, a cierres de empresas) y 3% indirectamente (por factores como la falta de oportunidades de empleo). Y Guatemala podría estar perdiendo 7% del PIB a causa de la delincuencia: 6% directamente y 1% indirectamente.

Dado que estas pérdidas económicas son graves para América Central, que se enfrenta a una pobreza y desigualdad generalizadas, reducir las tasas de delincuencia es aún más importante. Nuestros análisis más recientes incluidos en un estudio del personal técnico muestran que un aumento de 1% del producto per cápita implica una disminución de alrededor de 0.5% de la delincuencia, mientras que una disminución de cerca de 5% de la delincuencia se traduce en un aumento de alrededor de 1% del producto per cápita.

Altos niveles de delincuencia

Las encuestas de Latinobarómetro muestran que la delincuencia y la corrupción superan al empleo y otros desafíos económicos (por ejemplo, la desigualdad del ingreso) como los problemas más apremiantes en el Triángulo Norte.

El tráfico de drogas, la disponibilidad de armas de fuego y la violencia juvenil suelen citarse como causas de estos altos niveles de delincuencia. Sin embargo, como sugirió el ganador del Premio Nobel Gary Becker en 1968, los delincuentes son personas racionales que comparan los costos y beneficios esperados de cometer delitos con los de las actividades legales.

Teniendo en cuenta la pobreza generalizada y la falta de oportunidades económicas, así como la percepción de corrupción, no es sorprendente que la actividad delictiva se convierta en una opción viable para algunos, lo que podría explicar por qué el nivel de delincuencia es elevado en los países del Triángulo Norte.

 

¿Cuál es la magnitud de los costos estimados (directos e indirectos) de la delincuencia?

La delincuencia tiene costos directos e indirectos. Los costos directos incluyen el producto (bienes) y los recursos (tiempo y salarios de las víctimas y delincuentes) perdidos a causa de la actividad delictiva, y los recursos gastados en costos de seguridad —tanto públicos como privados— que de otro modo podrían haberse utilizado con fines productivos.

Indirectamente, la delincuencia reduce la actividad económica puesto que las personas internalizan los efectos nocivos de la delincuencia. Entre los costos indirectos cabe señalar la reducción de las oportunidades de empleo, el aumento de la emigración, la erosión de las instituciones y la corrupción. A su vez, todas estas consecuencias exacerban la delincuencia, generando un círculo vicioso.

Si bien los costos directos de la delincuencia pueden medirse (por ejemplo, por número de cierres de empresas), cuantificar los costos indirectos puede ser difícil, porque requiere un estado hipotético de la economía en la que esté ausente la delincuencia, pero todos los demás mecanismos económicos estén presentes.

Nuestros análisis más recientes cierran esa brecha de cómo medir los costos indirectos. Al examinar los patrones de conducta y la lógica de las personas desempleadas que sopesan los costos y beneficios de ingresar a la fuerza laboral en lugar de convertirse en delincuentes, observamos que los costos indirectos de la delincuencia son elevados. Afortunadamente, cuando disminuyen los niveles de delincuencia, los costos indirectos también se reducen, dando lugar a un efecto multiplicador “positivo” de la lucha contra la delincuencia.

En Honduras, observamos que en 2016 los costos indirectos de la delincuencia ascienden a 3% del PIB y los costos directos a alrededor de 13% del PIB. En El Salvador en 2015, los costos indirectos son del 7% y los costos directos del 20%, y en Guatemala en 2015–17 los costos indirectos de la delincuencia ascendieron a 1% del PIB, y los costos directos al 6% del PIB. Esto significa que, por ejemplo, en Honduras, además de los costos observados de la violencia, estimados en 13% del PIB observado, el nivel del PIB podría haber sido un 3% mayor si la delincuencia no hubiera alterado los incentivos económicos.

 

Recomendaciones de política

Si las personas pueden elegir entre actividades productivas y delictivas, la delincuencia se convierte en una característica de equilibrio de la economía y no una característica exógena de las personas: si aún existen oportunidades delictivas, alguien las aceptará atenuando los beneficios de un menor nivel de delincuencia en la actividad económica.

En un país como Honduras, que en 2016 registró una tasa de homicidio de alrededor de 60 por cada 100.000 personas, una disminución de aproximadamente 5¼% de la delincuencia a través de un mejor sistema judicial genera solo un aumento de 1% del producto per cápita. Sin embargo, un aumento de 1% del producto per cápita impulsado por una mayor productividad de la mano de obra implica una disminución de la delincuencia de ½%. Cabe destacar que estos efectos positivos son mayores si la variación correspondiente es mayor, debido a la presencia de costos indirectos considerables pero no observados.

En conjunto, si bien es importante mejorar la eficacia policial y el sistema de justicia penal, especialmente cuando los niveles de delincuencia son elevados, reducir de manera sistemática la delincuencia a lo largo del tiempo exige una combinación de crecimiento estable e inclusivo, mayor rentabilidad de las actividades jurídicas (como un aumento de la productividad de la mano de obra y medidas de prevención de mayor calidad), así como la reducción de las barreras a la entrada al mercado y regulaciones empresariales más favorables al crecimiento para generar oportunidades de empleo.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño