Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

La escalada de los precios de los metales puede retardar la transición energética

 

 

Por Lukas BoerAndrea PescatoriMartin Stuermer y Nico Valckx

Las necesidades de energía limpia pueden dar lugar a un período de muchos años de carestía del cobre, el níquel, el cobalto y el litio en un escenario de cero emisiones netas.

El histórico giro mundial hacia la disminución de las emisiones probablemente desencadenará una demanda sin precedentes de algunos de los metales más importantes que se usan para generar y almacenar energía renovable en un escenario de cero emisiones netas de aquí a 2050.

El consecuente aumento de los precios de materiales como el cobalto y el níquel crearía un período de prosperidad para las principales economías que los exportan, pero la escalada de precios podría durar hasta finales de esta década y descarrillar o retardar la propia transición energética.

Los precios de los metales industriales, fundamentales para la economía mundial, ya han registrado un importante repunte pospandémico conforme se han ido reabriendo las economías, como explicamos recientemente. Nuestros últimos estudios, entre ellos la edición de octubre de Perspectivas de la economía mundial (informe WEO, por sus siglas en inglés) y un nuevo informe del personal técnico del FMI, ahondan sobre los probables efectos de la transición energética en los mercados de metales y sobre el impacto económico para productores e importadores.

Por ejemplo, el precio del litio, que se usa para las baterías de los vehículos eléctricos, podría subir de su nivel de 2020 de aproximadamente USD 6.000 por tonelada métrica a alrededor de USD 15.000 por tonelada métrica a finales de esta década, y permanecer en niveles elevados durante la mayor parte de la década de 2030. Los precios del cobalto y el níquel también registrarían alzas similares en los próximos años.

Escenario de cero emisiones netas

El análisis se centró concretamente en la meta de limitar los aumentos mundiales de la temperatura a 1,5 grados centígrados, lo cual exigiría una transformación del sistema energético que podría elevar considerablemente la demanda de metales en la medida en que las tecnologías de bajas emisiones —energía renovable, vehículos eléctricos y captura de hidrógeno y carbono— usen más metales que los combustibles fósiles.

Nos concentramos en cuatro metales importantes de varios que se están usando para la transición. Se trata del cobre y el níquel, dos importantes metales tradicionales que se han cotizado en bolsa durante décadas, y el litio y el cobalto, de menor pero creciente importancia, que se cotizan en bolsa solo desde hace poco, pero que están ganando en popularidad dada su importancia para la transición energética.

El rápido ritmo de cambio necesario para cumplir con las metas climáticas, como el descrito en la hoja de ruta de la Agencia Internacional de Energía (AIE) para llegar a cero emisiones netas en 2050, implica una escalada de la demanda de metales en la próxima década. En el escenario de amplio alcance de la AIE, el consumo de litio y cobalto tiene que aumentar más de seis veces para cubrir las necesidades de las baterías y otros usos de energía limpia. El uso del cobre se duplicaría y el del níquel se cuadriplicaría, aunque esto contempla necesidades no relacionadas con la energía limpia.

Precios de los metales

Mientras que la demanda de metales podría dispararse, la oferta tiende a reaccionar de forma lenta a las señales de precios, lo cual en parte depende de la producción. El cobre, el níquel y el cobalto se extraen de minas, con procesos que requieren fuertes inversiones y que, según la AIE tardan en promedio más de una década en pasar del descubrimiento a la producción. En cambio, el litio suele provenir de manantiales minerales y salmueras, y se extrae bombeando agua salada subterránea. Esto acorta los tiempos de gestación de la nueva producción a un promedio de aproximadamente cinco años. Las tendencias de la oferta también dependen de las innovaciones en las tecnologías de extracción, la concentración del mercado y las regulaciones ambientales. Sumada a los lentos cambios en la oferta, la escalada de la demanda puede empujar los precios al alza. De hecho, si la minería tuviera que satisfacer el consumo en el escenario de cero emisiones netas de la AIE, el reciente análisis del personal técnico muestra que los precios podrían alcanzar máximos históricos durante un lapso sin precedentes, y esos aumentos de los costos podrían incluso retardar la propia transición energética.

 

Concretamente, los precios del cobalto, el litio y el níquel aumentarían varios cientos por ciento con respecto a los niveles de 2020, y alcanzarían máximos en alrededor de 2030. El cuello de botella que presenta el cobre, no obstante, no es tan grave porque su demanda no aumenta tan bruscamente. Estimamos que los precios alcanzarían máximos como lo hicieron en 2011, aunque permanecerían elevados durante más tiempo.

En un escenario de cero emisiones netas, el aumento de la demanda es más intenso al comienzo del período ya que los componentes de la energía renovable, como turbinas eólicas o baterías, necesitan metales al inicio. Pero por el lado de la oferta, la producción reacciona de forma lenta debido al largo tiempo que tarda la explotación de minas, y la estrechez en el mercado solo empieza a aliviarse a partir de 2030.

Importancia macroeconómica

En un escenario de cero emisiones netas, solo el auge de la demanda de los cuatro metales necesarios para la transición energética sextuplicaría el valor de su producción, a USD 12,9 billones a lo largo de dos décadas. Esta cifra podría aproximarse al valor estimado de la producción de petróleo en un escenario de cero emisiones netas en ese período. Los cuatro metales podrían incidir en la economía a través de la inflación, el comercio y el producto, y generarían importantes ingresos excepcionales para los productores de estas materias primas.

La concentración de la oferta de metales significa que algunos de los principales productores pueden salir beneficiados. Por lo general, los países que son los mayores productores poseen las mayores reservas, y tenderán a ser los principales productores prospectivos. La República Democrática del Congo, por ejemplo, representa alrededor de 70% de la producción mundial de cobalto y la mitad de las reservas. Otros casos destacables son Australia, por su litio, cobalto y níquel; Chile, por cobre y litio; junto con Perú, Rusia, Indonesia y Sudáfrica.

Un auge duradero de los precios de los metales también podría reportar cuantiosos beneficios económicos, en especial para los grandes exportadores. De hecho, estimamos que una subida persistente de 10% en el índice de precios de los metales del FMI añade unos dos tercios de punto porcentual al ritmo de crecimiento económico que experimentan los países exportadores de metales en comparación con los importadores. Los exportadores asimismo registrarían una mejora de magnitud similar en los saldos fiscales del gobierno, gracias a regalías o ingresos tributarios.

Implicaciones para las políticas

La fuerte incertidumbre en torno a los escenarios de la demanda es un factor que se ha de tener en cuenta como una importante advertencia. El cambio tecnológico es difícil de predecir, y la velocidad y el rumbo de la transición energética dependen de la evolución de las decisiones de políticas. Esta ambigüedad es perjudicial porque puede frenar la inversión minera y hacer más probable que los altos precios de los metales frustren o retarden la transición energética.

Para facilitar el funcionamiento eficiente de los mercados se necesitan una política climática creíble y coordinada a escala mundial; estrictas normas ambientales, sociales, laborales y de gestión de gobierno; y una reducción de las barreras comerciales y las restricciones a las exportaciones. Esto permitiría canalizar la inversión para ampliar lo suficiente la oferta de metales, y evitar así alzas innecesarias de los costos de las tecnologías de bajas emisiones de carbono y facilitar la transición a la energía limpia.

Por último, un organismo internacional con un mandato referido a los metales —análogo a la AIE o a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura— podría cumplir las tareas esenciales de divulgar datos y análisis, fijar normas para el sector y promover la cooperación mundial.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño