Paremos el Acoso Sexual Callejero

Trabajo en San Isidro, en pleno corazón financiero de Lima y tengo el privilegio de poder movilizarme en auto propio, pero casi todas las mañanas camino un par de cuadras para ir por un café.  Casi todos esos días soy víctima del acoso sexual callejero. 

Mi vestimenta es conservadora y podría decir que no encajo en lo que se considera provocativa, es decir, no uso minifaldas, ni escotes.  Entonces, cuál es la excusa de estos caballeros para propinarme a su discresión tremendas frases vulgares, ¿simplemente el hecho de ser mujer y caminar por la calle? ¿Cuándo esto se volvió algo normal?

 

b16e11a60ce24c86914c39a219697379

Foto: Lamula.pe

 

Como les decía al inicio, me considero privilegiada en muchos sentidos, pero sé que muchas, muchísimas otras no lo son tanto y están mucho más expuestas al abuso y al acoso callejero diario.  Nuevamente me pregunto, ¿es que acaso la forma en cómo vamos vestidas es una autorización, un permiso para que los hombres consideren oportuno liberar su testosterona y arremeter contra nosotras, sin importarles que también somos madres, hijas y hermanas de alguien más, pero sobre todo, seres humanos, que merecemos respeto?

Foto: eslamoda.com

Tengan en cuenta que existe una muy delgada línea entre el piropo y el acoso.  El acoso tiene contenido sexual, implica silbidos, comentarios explíticos, miradas fijas, cierre del paso, acercamiento inoportuno, seguimiento, sonidos, ofensas verbales y cualquier otra actitud que claramente nos incomode e inorportune. 

El entorno laboral no es la excepción.  Muchas veces se disfraza detrás de “piropos” o “halagos” con frases como “qué guapa estás” “qué bien se te vé”, y que equivocadamente aceptamos muchas veces con una sonrisa y un “gracias” por temor, sin darnos cuenta que estamos alentando esta conducta.  Señores, tomen nota.  Nosotras no necesitamos de esto.  Necesitamos ser valoradas por nuestras habilidades, nuestras cualidades como ejecutivas y nuestros resultados, al igual que ustedes.  Muchas veces se confunde la confianza que se crea en el ámbito laboral y con los compañeros y se considera que es apropiado o normal.  Pero por favor, no se confundan, que no lo es.

El 25 de noviembre es el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y cuando hablamos de violencia, nos referimos tanto a la física, como a la psicológica y el acoso callejero encaja aquí.  Debemos parar estos abusos y la mejor forma de hacerlo es educando a nuestros niños y niñas a crecer con respeto hacía los demás.

No tenemos porqué permitirlo, paremos el acoso callejero, tenemos derecho a caminar sin miedo por las calles, sin importar cómo vamos vestidas y de sentirnos seguras de nosotras mismas y bellas también.  Si no te conozco no tienes derecho a hablarme, mucho menos a faltarme el respeto.  Mi forma de vestir o de andar no te autoriza a decirme lo que se te venga en gana o de intimidarme con sonidos o miradas.  Y no, que te quede claro, esto NO ES NORMAL.

Puedes unirte a la causa en http://paremoselacosocallejero.com/ley-anti-acoso/firma-aqui/ para convertir nuestra voz en una ley que nos proteja.

Finalmente quería dejarles el último video de Everlast y Natalia Málaga para que nos haga reflexionar un poco al respecto.

http://www.silbaleatumadre.com/

 

 http://www.divinaejecutiva.com
fiorella@divinaejecutiva.com

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 26.11.2014
  • 02:47:03 hs
Mikel Levi

con respeto y sin ofender pero creo que estas alucinando o eres paranoica, no te ves tan atractiva como para que te sientas acosada y menos la señorita que lleva el cartel de no ser perro, menos la otra, y lo sostienes: somos un producto y que es nuestra obligación mostrar lo mejor de nosotros mismos a los demás y ¿cual es el objetivo de eso? no es acaso llamar la tención,en fin, creo que es envidia hacia las chicas a las QUE SÍ SE MERECEN UN PIROPO y no se hagan las tontas que les gusta

Tu comentario, habla por sí mismo de la problemática que enfrentamos día a día. Tema polémico por cierto y no lo confundamos con la marca personal, que es otro cantar, aquí nos referimos al abuso/acoso callejero no a de mostrar la mejor versión de nosotros mismos de una manera positiva. Gracias por comentar, porque ayudas a refozar el tema. Saludos, F.

  • 2
  • 26.11.2014
  • 03:33:26 hs
maria

Mikel
Tu ignorancia te hace decir incoerencias…revisa en tu diccionario el significado de respeto y piropo, lástima que tu madre no supo educarte.
EDUCATE si te consideras humano

  • 3
  • 26.11.2014
  • 03:45:19 hs
Renée Carretero Mazzarri

Alguna vez faltaron el respeto no a mí – que tengo aspecto de monja- sino a una compañera. Ni corta ni perezosa encaré muy dignamente al tipo, quien en el acto me bajó la mirada. En otra ocasión otro sí me lo faltó de palabra. Lo seguí y le dije: “Dale gracias a Dios. Tentada estuve de arrojarte por a la pista para que fueras atropellado” . ¡Estábamos en Higuereta, en el Corredor de Tomás Marsano!!! Ya pueden imaginar su cara.

De todas maneras da que pensar: ¿Por qué vivimos en una sociedad donde las mujeres- ¡y los varones, que de esto los sufridos machos apuestos no se atreven a protestar!- son acosados, mientras que en comunidades más conservadoras – no digo talibanescas – las mujeres incluso son defendidas?

Creo que la falta de pudor tiene mucho que ver aquí. ¿Tengo derecho a vestirme como me venga en gana? Sí. Pero todo derecho conlleva un deber. ¿Cuál es mi deber respecto a la vestimenta?

¿No somos perros? Entonces, seamos mujeres o varones, fuerza será que no nos comportemos como tales y en celo, con perdón de la concurrencia. ¿Que hay enfermas y enfermos que igual van a acosar? De acuerdo. Pero al menos sabré en conciencia que no soy responsable y que, por tanto, tengo derecho a protestar e incluso a lanzar aerosol o disparar una pistola electrocutadora al/a acosador/a. Dicho bien criollo, no entro en vainas, como habrán podido observar.

  • 4
  • 26.11.2014
  • 03:49:55 hs
Rafael Fernandez

Aquí hay varias lecturas. 1) De un tiempo a esta parte, como consecuencia de nuestro evidente colonialismo mental a modelos importados, en especial de la “metropoli” o sea EE.UU. y su “american way of life”, vemos que la paranoia es contagiosa y aparecen cada vez más comentarios y conductas alineadas a pensamientos como el que refleja este articulo. Olvidamos que pertenecemos a culturas diferentes. La nuestra privilegia el afecto físico entre las personas, la anglosajona, no. Es famoso el caso del padre de familia latino que fue encarcelado por abuso sexual contra su hija (“child molestation”) cuando los vecinos los denunciaron al enterarse que él y su esposa permitían (lo hacemos todos los latinos) que la pequeña de 7 año,s luego de tener una pesadilla, se metiera en la cama con ellos. 2) La mujer peruana es muy poco proclive a recibir elogios sobre su belleza, producto de siglos de exposición a valoraciones negativas a aquellas que son “demasiado receptivas”. Esto proviene de comportamientos anacrónicos que se remontan a la Colonia. No es de extrañar que el otro país donde se ven patrones de valoración similares, sea México país con el que compartimos muchos elementos “biográficos”. En otros países latinos, las mujeres aceptan y hasta agradecen los comentarios positivos hacia su belleza física 3) La tan mentada “rudeza” o vulgaridad del moderno piropeador, en muchas casos (obviamente, no en todos) no es sino un último recurso, al que se echa mano como reacción al permanente rechazo de las damas nacionales a cualquier comentario, sea respetuoso o no. El piropeador tradicional murió asesinado por el rechazo agresivo o la fingida indiferencia, de las mujeres peruanas, a todo tipo de lisonja masculina 4) Cuando me preguntan, suelo decirles a mis amigos extranjeros, que la mujer peruana es un ser delicioso con un enorme defecto: confunde decencia con malagracia y piensa que, para verse digna a los ojos de la sociedad, debe mostrarse hosca, lejana e inalcanzable aún para el hombre que la atrae (que estupidez, no?) Es el fenómeno que yo llamo el “caradeculismo virtuoso”. y es directamente proporcional a la percepción de su propio valor y “honestidad” sexual.

Rafael he tenido la suerte de haber podido recibir piropos, muy ingeniosos y hasta halagadores de totales extraños en la calle y no solo en el Perú, si no también en el extranjero, los cuales he agradecido y hasta me han robado una sonrisa. Como menciono en el post, la línea es muy delgada entre esto y el acoso. Qué grave problema de comunicación existe entre ustedes y nosotras, pues no nos entendemos y estas equivocado al pensar que queremos sentirnos inalcanzables. Lo que queremos es dejar de tener miedo, sentir libertad de andar tranquilas, sin sentirnos perturbadas y que algo más nos pueda pasar, estamos hablando de otra cosa. Yo quiero sentirme plenamente mujer a mi libre elección y no que cualquiera sienta el derecho de hablarme como si fuera un animal. Entiendes la diferencia?

  • 5
  • 26.11.2014
  • 03:55:09 hs
Renée Carretero Mazzarri

“Necesitamos ser valoradas por nuestras habilidades, nuestras cualidades como ejecutivas y nuestros resultados, al igual que ustedes.”

No estoy de acuerdo. Necesitamos ser valoradas PORQUE SOMOS SERES HUMANOS Y PORQUE SOMOS MUJERES. Si sólo se me apreciara sólo por lo que doy, el día que me quede inválida o sea una anciana, ¿no valdré nada?

Algo más: Para educar a los niños en el respeto a los demás, primero hay que enseñarles el respeto por sí mismos. Quien se respeta, no se exhibe como ganado de feria, porque como ganado de feria será tratado.

Disculpen la crudeza. Pero creo que ya es tiempo que enfoquemos el problema bajo todas las perspectivas, incluyendo la de los deberes hacia uno mismo y hacia los demás.

  • 6
  • 26.11.2014
  • 03:59:54 hs
Adolfo Cortavitarte L.

Es válido el punto de vista de Fiorella en el aspecto de hacerlas sentir incómodas, pero no hasta el punto de no poderles decir que se ven lindas cuando algo que se ponen les queda muy bien mientras sea dentro de límites del respeto.

Todo depende, si nos conocemos y tenemos esa confianza, pues adelante. Pero si no te conozco y estamos en la calle y de pronto invades mi espacio para soltar una frase ofensiva al respecto con un tono evidentemente sexual, pues sale de contexto.

  • 7
  • 26.11.2014
  • 04:34:17 hs
Renée Carretero Mazzarri

Adolfo, ¿permitiría un piropo a su hermana o a su hija en presencia de Ud? Lo dudo.

Pues imagine que todas las mujeres que tiene Ud. al frente son sus hermanas o sus hijas. Todas valemos lo mismo que ellas. En consecuencia, si quiere que las féminas de su familia respetadas, no aliente una sociedad que ve a las mujeres como hembras disponibles. Verdad que a las mujeres en especial nos toca guardar pudor, pero a ustedes les toca ser caballeros. Un caballero no lanza frases confianzudas a una dama.

Bueno será que para ciertas circunstancias tomemos el ejemplo de nuestros abuelos. Y cuidado, que donde las dan , las toman. Ahora ustedes también son acosados hasta telefónicamente, lo cual ha arruinado noviazgos y matrimonios. Sólo que el varón si se queja causa la mofa.

  • 8
  • 26.11.2014
  • 05:26:09 hs
pedro roca

Bueno. Estimo que los comentarios son variados, sin embargo debe tenerse en cuenta siempre como norma básica el respeto a la mujer.

  • 9
  • 26.11.2014
  • 06:38:16 hs
einsap

Reflexiones sobre el tema y el articulo

1) Concluír que decirle a alguien en el trabajo que “guapa que estas hoy” o ” que bien se te ve” es un acoso disfrazado . opino que es absurdo y paranoíco; lo es más decir que una mirada es un acto de acoso. Cuantas veces por llamar la atencion a alguien nos han lanzado miradas que “matan”, inclusive nuestros propios hijos. A veces he tenido la ingrata responsabilidad de desvincular- despedir- a alguien y ha habido cada mirada. Pero no me imagino denunciando antes las autoridades al despedido por haberme dado una mirada que no me gusto.

2) Es correcto que hay mucho de grosería y de palabras feas en muchos hombres hacia las mujeres en las calles. Personalmente considero asqueroso muchas frases sucias que les dicen; mi total apoyo para propiciar que ese tipo de actos desaparezca o se minimice; pero querer tildar de sucio acosador a alguien que te dice ” que guapa estas hoy” o “que bien se te ve”, o que por un instante se queda mirando a una mujer que le parece guapa o tal vez conocida, lo considero absurdo. Además el límite entre piropo y ofensa es impreciso a veces, porque una frase podría resultar agradable y original para unas e incomodo para otras.

3) Penalizar , es decir proponer leyes para mandar a prisión a los piropeadores groseros o elegantes también es absurdo. Vi en la TV a una señorita proponiendo doce años de carcel por piropearte bien o mal, que absurdo legal. ( Ojo no estoy hablando de actos obscenos, tocamientos sexuales, estamos hablando de piropos o acoso callejero como le dicen muchas mujeres).

Reflexiono y me pregunto ¿ cómo se va a probar un acoso callejero ?, sería la palabra de una persona contra la de otra ( ante la ley todos son iguales, al menos eso se espera). Esto es más difícil que probar las ofensas que a veces nos dicen en el tráfico por una mala maniobra como chofer o como peatón he visto tanto a mujeres y a hombre proferir insultos ofensivos, racistas, hasta amenazas de muerte y lamentablemente queda impune. Porque no le vas a decir a la otra parte ” Hey insultame de nuevo que te voy a filmar”.

4) Qué hacer entonces. RESPUESTA: mucha educación en la familia y en el colegio y acá las mujeres tienen un rol clave de infundir respeto en su hijos varones hacia el otro genero. Pero muchas veces he visto a madres profesionales y no profesionales, que leen diarios como Gestión, decirles a sus hijos varones adolescentes cosas como esta ” Tu eres hombre, no te amarres rápido con la primera, enamora a una a otro para que aprendas, corre el mundo “. O es más indignante ver como a veces la pareja – esposa o enamorada- del hijo de alguna mujer busca a su suegra para pedirle apoyo por el comportamiento grosero y a veces hasta violento de su hijo y muchas suegras- MUJERES ELLAS- le niegan apoyo y les dicen cruelmente ” Tu le has de haber DADO MOTIVOS para que reacciones así”. Pregunto CUÁNTAS mujeres irían con su nuera o cuñada a una comisaría a poner una denuncia contra su hijo pegalón; cuántas declarian en contra de él -su hijo o hermano- confirmando la agresión a su pareja. Estoy seguro que la mayoría de estas mujeres preguntadas por el tema del acoso dirían en voz alta ” malditos machistas acosadores”. [ Cuándo se hace una campaña para evitar esto, una campaña que diga: «Madre, hermana no protejas a tu hijo o hermano pegalón de mujeres, denuncialo»]

Mi conclusión señoras, señoritas, señores es que la educación lo es todo y buena parte esta en manos de las mujeres como madres o futuras madres. Caballeros respetemos a todo ser humano sea hombre o mujer y en cualquier escenario de la vida. Sobre los piropos (los bonitos) , pienso que son un acto inútil en todo sentido, personalmente nunca los he dicho, porque además los considero cursis. Lo que si evitare decirle a mis colegas que bien se te ve, se vayan a sentir acosadas.

Finalmente, mujeres respetense entre si, porque creo que a veces hay más crueldad entre ustedes mismas que entre un hombre y una mujer, sino mire lo que pasa en el congreso con Mrs Robinson.

  • 10
  • 26.11.2014
  • 07:29:46 hs
Rafael Fernandez

Fiorella, agradezco que te hayas tomado el tiempo y el trabajo de leerme y responder, pero creo que no me hice entender. Yo sostengo que es exagerada e imitada la reacción ante el acoso sin negar que éste existe. Está claro que tú tampoco fuiste clara y ahora aceptas que la misma conducta es acoso en un caso (desconocido) y piropo en el otro (conocido). En tu artículo, justamente donde te refieres a la delgada línea entre piropo y acoso, dejas entender (quizá sin intención) que por eso debemos evitar ambos. Eso es inaceptable y paranoico desde mi modesto punto de vista. Tampoco digo que quieran sentirse inalcanzables, están obligadas a ello por la presión social que castiga a las “fáciles” y les hace creer falsamente que las “difíciles” pasan por más virtuosas o decentes. Me parece poco serio que te atribuyas la representación de todas las mujeres al sostener que, en estos casos, lo que quieren es dejar de sentir miedo. Estoy rodeado de mujeres que detestan ser blanco de vulgaridades pero ni remotamente es por miedo. Por último, tampoco entiendes mi argumento de por qué dejaron de existir los finos piropeadores (muy valorados en otros lares, aún cuando sean desconocidos) desaparecidos por ese falso pudor social al que me refiero líneas arriba. Ya es hora que se hagan cargo de lo que crearon, estoy seguro que sin darse cuenta de que era marionetas de presiones sociales creadas (tengo que aceptarlo) por machos trasnochados que exigían de ustedes “virtudes” que no ostentaban (vg.: virginidad, fidelidad,etc ) sólo para no ser comparados. Obviamente no me refiero en ningún caso a conductas o frases que te hagan o me hagan sentir animal. ¿Ahora entiendes a que me refiero?

  • 11
  • 26.11.2014
  • 10:43:07 hs
Rolando Arroyo

En mi caso personal – jamás falto el respeeto a las damas; mejor nos fijamos de la siguiente nota de actualidad en RT. Creo que no es hora de pelear – mejor me voy para Cali Colombia (a los carnavales de Cali)
http://actualidad.rt.com/sociedad/view/124201-mapa-mujeres-atractivas-mundo-latinas

  • 12
  • 27.11.2014
  • 01:23:06 hs
Moisés Mesones

El exhibicionismo “sin querer queriendo”. El se mira pero no se toca. La invasión del campo visual ajeno con modas o poses provocativas. Contoneos de pasarela hasta en iglesias de clausura. La publica competencia “entre ellas” para establecer supremacías en el gallinero. La deshinbida exposición de siliconas y artificios “recién” implantados. Los sensuales mensajes selectiva y subliminalmente dirigidos, sin considerar al entorno también afectado. El usufructo de su condición de mujer para obtener adrede facilidades y privilegios. El arte de la lágrima oportuna….etc. etc… ¿Podrían ser atenuantes ante el feroz cuestionamiento a los floridos y respetuosos piropeadores? (No incluye a novatos, procolálicos, vulgares y/o aburridos aprendices?

  • 13
  • 27.11.2014
  • 01:26:14 hs
Octavio

Concuerdo plenamente con la mayoría de las reflexiones, comentarios y preguntas de Einsap (26.11.2014). Considero que quizás ayudaría tratar de establecer algunas definiciones y reglas de base para facilitar una discusión ordenada y quizás alcanzar conclusiones más clara. A continuación planteo algunas cuestiones.

1. ¿Qué es “acoso”? El artículo de Fiorella habla de “una muy delgada línea entre el piropo y el acoso.” Luego aclara que el “acoso tiene contenido sexual, implica silbidos, comentarios explícitos, miradas fijas, cierre del paso, acercamiento inoportuno, seguimiento, sonidos, ofensas verbales y cualquier otra actitud que claramente nos incomode e importune.” Quizás eso pueda ser una definición de “acoso” para estos efectos. Pero entonces
¿quedarían incluidas frases como “qué guapa estás” y “qué bien se te ve”? Estas frases no parecen tener la gravedad de los actos antes mencionados como ejemplos de “acoso”, pero en algunos casos efectivamente podrían incomodar o importunar a la persona a quien se dirigen.

2. ¿Sólo es “acoso” el que ocurre en la calle, o también puede haber acoso en el ámbito laboral? El artículo de Fiorella parece implicar que el acoso puede ocurrir en ambos lugares. Sin embargo quizás habría que distinguir entre un “¡Qué bien se te ve!” proferido en la calle por una persona desconocida y la misma frase dicha en la oficina a un(a) colega. Personalmente cuando en la oficina colegas me han dicho “¡Qué bien se te ve!” no me he sentido incómodo ni importunado (independientemente de que el colega fuese hombre o mujer). Cuando en la oficina le dije alguna vez a un colega (hombre o mujer) “¡Qué bien se te ve!”, generalmente quien recibió mi comentario lo apreció y agradeció.

3. ¿Conviene aclarar que sólo puede haber “acoso” si las personas involucradas no se conocen? Parto del supuesto que probablemente un “¡Qué bien se te ve!” proferido, por ejemplo, en el entorno familiar de un miembro de la familia a otro no calificaría como “acoso”. En cambio, el entorno laboral o el de un club social podrían considerarse ámbitos intermedios entre el familiar y el callejero. Quizás habría que distinguir entre los tres ámbitos. En el entorno callejero la situación suele ser entre dos personas que no se conocen.

4. ¿Podría resolverse el problema (al menos en parte) si se estableciera como regla que quien desee dirigirle un piropo a otra persona bebe previamente pedirle permiso para hacerlo? Esto le daría a las mujeres la ocasión de decir “No, gracias” o “Sí, claro”, según su ánimo. En todo caso quedaría entendido que — si se confiere la autorización — el piropo nunca podría ser agresivo, violento, grosero ni ofensivo para la persona que reciba el piropo.

  • 14
  • 27.11.2014
  • 09:35:11 hs
Sergio

Hola, en realidad hay que admitir que hay muchos casos de acoso, intimidación, falta de respeto o como mejor pueda llamarse, y pienso que solo muestra las limitaciones tanto de hombre (la mayoría de las veces) y la mujer de poder socializar con el sexo opuesto. Sin embargo (y es mi opinión), en el caso de nuestra sociedad creo que el tema no es tan extremo y hasta pesimista. Según lo que indicas, en su mayoría la población masculina (entiendo que limeña), tiende a este tipo de comportamiento. Si esto es así, me parece que un poco de estadística nos ayudaría a comprender mejor la problemática que estas planteando.
Por favor, dale una mirada a lo que sucede en Egipto y verás que para nuestra sociedad no es tarde para mejorar, y estoy de acuerdo con tu campaña para que se tome conciencia, sin embargo mi sugerencia es que no lo lleves a un nivel de confrontación, ya que recuerda que nuestra sociedad es machista y esto siempre va a ser un tema que genere polémica.

Saludos

Solo para aclarar. No hemos indicado que son todos los hombres acosadores, pero si somos la mayoría de las mujeres de una u otra forma acosadas en las calles casi a diario. Esto es una realidad. No se busca la confrontación, si no que paremos, que eduquemos y que nos respetemos. Saludos, F.

  • 15
  • 27.11.2014
  • 09:48:04 hs
Pedro D

Concuerdo con el hecho de que las mujeres son tratadas como objetos, vistas muchas veces desde el punto de la “utilidad” que tenga o la belleza que tenga, y expongo un punto que quizás no notan, la televisión hace muchísimo daño a la sociedad, forma pensamientos, ideas como esta, desde la propaganda de cerveza hasta realitys donde las mujeres valen por lo bonita y/o escandalosa sea.

  • 16
  • 27.11.2014
  • 10:20:32 hs
Carlos

Vi algunos comentarios totalmente despreciables como el primero, de Mikel, demuestra una educación carente de valores y de respeto por los demás. El poco respeto que demuestra a nuestras compañeras en la vida deja traslucir que otros valores son palabras sin sentido para dicho individuo.

  • 17
  • 27.11.2014
  • 10:43:31 hs
JJ gutierrez

El eterno conflicto entre los sexos. El hombre es el macho. Es mas grande pero de capasidad intelectual infeior. La mujer es menuda aparentemente mas devil, porlo tanto el hombre abusa de esta diferencia.
La respuesta indudablemente no es la musulmana en donde se le cubre de pies a cabeza a la mujer pues “ellas son la perdicion del hombre”.
Con mas educacion “quisas” esto se pueda mejorar pero no erradicarlo totalmente.
“no soy un perro”. Bueno siempre pense que esos animalitos son los mas fieles de la humanidad y tambien meresen respeto.

las mujeres nesesitan de la admiracion masculina y nosotros tambien de la femenina. es nuetra cultura occidental. Eso no lo podemos cambiar es la ley de la naturaleza.
Como dije solo con educacion se puede mejorar las cosas, y quisas en esa forma dejaremos de imitar a otros. Aunque esto ultimo tambien es dificil pues “yo tambien” entra en juego.
Saludos

  • 18
  • 27.11.2014
  • 11:14:51 hs
Heydee Salomon

Es complicado para algunos caballeros de este foro comprender que se siente ser acosado. Para las mujeres, el acoso es una forma de invación de tu espacio como ser hunano, es pasar la delgada línea de sentirse halagada por un comentario bonito a sentirse como un objeto (si, como un objeto). Como indica Sergio, lamentablemente nuestra sociedad es machista, pero, quienes son estos llamados acosadores sexuales callejeros??? son los tipos que se creen “bacanes” solo por el hecho de decir estos seudo-piropos (desatinados por cierto), son gente inculta, son personas carentes de valores y respeto hacia los demás y hacia ellos mismos. También, siendo realistas, pienso que estas “personas” al igual que los malos choferes y cobradores de la línea Orion, no van a cambiar, recuerden el dicho “arbol que nace torcido, jamas su tronco endereza”

  • 19
  • 27.11.2014
  • 01:45:12 hs
Gerardo

Se respeta todas las opiniones, pero creo que con el afán de ser protagonistas y el manejo más aún de los canales de televisión las respetuosas damas que se muestran en televisión no hacen que exponerse y mostrarse de manera “sexy” cayendo muchas veces en exceso de usar miniaturas prendas y movimientos que no hacen otra cosa que mostrar a la mujer como “objeto” comercial, mercantil. Acaso no vemos que a niñas menores de 11 años en los tan famosos concursos televisivos las muestran disfrazadas de vedette como si fuera algo normal y sea un escalón para saltar a la fama. A mi humilde parecer el Respeto no se exige, el Respeto se gana.

  • 20
  • 27.11.2014
  • 02:55:28 hs
Kelly

Las mujeres no necesitamos piropos de personas extrañas. No me parece que los hombres opinen al respecto, pues nunca fueron mujeres, entonces no saben si nos gusta o no el hecho de redcibir un piropo de un desconido.

  • 21
  • 27.11.2014
  • 04:38:53 hs
Melissa

Concuerdo con algunas reflexiones, pero sin embargo el comentario de Kelly me parece totalmente cierto. ¿Con qué derecho ciertos hombres comentan e incluso califican a una mujer como “alucinada” porque se siente ofendida con un piropo de un extraño? NO necesitamos piropos ni bellos, ni medios, ni feos de ningún desconocido, ¿es eso tan difícil de entender?

  • 22
  • 27.11.2014
  • 05:17:10 hs
Claudia Medina

No queremos piropos, no queremos que nos hablen, no queremos que nos incomoden y perturben con sus miradas acosadoras, nos molesta, nos ofende, nos duele en lo profundo del alma, porque queremos vernos lindas para nosotros no para que un enfermo nos incomode, nos molesta tener que vestir como no quisiéramos todo para no provocar, provocar a enfermos, gente anormal que no concibe que las mujeres tenemos derecho a la libertad de vestirnos como se nos antoje. Libertad que añoramos muchas mujeres para correr libres, sin temor a que nos maltraten como lo hacen esos hombres a los cuales no hemos pedido su opinión. Duele señores, duele!!! Y me quedo sorprendida de gente que ha opinado en este bloque, que saber leer no te da cultura, ni comprensión por tus semejantes.

  • 23
  • 27.11.2014
  • 06:04:52 hs
Roy

Creo que los comentarios de las damas demuestran lo que realmente sienten las mujeres cuando son piropeadas o cuando se les dice algún cumplido, es su opinión y hay que entenderlas, simplemente no les gusta que las molesten. Solo es cuestión de hacerles caso y comprenderlas. Aunque en este caso como dice en la canción de Vicente Fernadez “mujeres tan divinas no queda otro camino que adorarlas” de lejitos y en silencio.

  • 24
  • 27.11.2014
  • 10:29:31 hs
Victor

El acoso callejero es hecho por personas tontas, y eso de silvar, si bien es cierto algunos hombres silvan a las mujeres, no todos lo hacen, solo una minoria. Yo como hombre jamás he molestado a alguna mujer ni silvado, y he visto a hay chicas que mandan besos a los hombres cuando andan en grupo las mujeres. Yo creo q esto va por ambos lados.

  • 25
  • 28.11.2014
  • 02:44:17 hs
Carlos A.

Saludos,

este tema es muy interesante por que no se limita solamente al derecho al respeto que merecen las mujeres, también está el derecho al respeto de los hombres.

No se puede hablar de extremos como el de: no necesitamos piropos de personas extrañas. No me parece que los hombres opinen al respecto, pues nunca fueron mujeres.
Hay mujeres que acosan, con la mirada, con la ropa, con el lenguaje y con la actitud. Dejemos bien claro que el acoso sexual no es exclusividad masculina. Lo cual es my diferente a que es una actividad común de los hombres, que como se explicó, es producto de la sociedad machista en la que vivimos.

Algo que tengo curiosidad por conocer es la preferencia por quien debe decir el cumplido, mi caso es: transporte en bus, señorita haciendo ruido para llamar la atención, mi opinión: completamente desagradable, vestida de manera horrible, ruidosa, muestra una carencia de educación y cultura por la forma como está vestida, el tipo de cuerpo, el uso de maquillaje y por el espantoso ruido que hace mascando chicle.
No me sentiría de la misma manera si quien procurara llamarme la atención fuera diferente, todo basado en una imagen que consideramos agradable (sociedad, NSE). Yo creo que lo mismo pasa con las mujeres, depende de el momento, el lugar y la persona. Con esto no justifico el acoso que bien se ha definido en los comentarios anteriores, lo que no debe pasar es:
- seguir aumentando leyes que no mejorarán nuestro nivel de vida (la gente sigue tirando basura en la calle, abusa del claxon, etc).
- victimizar y alejarnos de la igualdad de oportunidades que se busca exista para ambos generos.
- buscar mejores formas para afrontar el problema

  • 26
  • 28.11.2014
  • 09:47:44 hs
Elizabeth A.

Estimada Fio, que bueno que hayas tocado el tema, concuerdo con Kelly y Melissa, y además comparto una anécdota:

Por lo general el desarrollar mi trabajo involucra estar rodeada con gran % de varones, y hace poco tuve la oportunidad de estar en provincia y pase un mal rato con los famosos “piropos” (para ellos) “fastidio” para mí, a lo que un compañero X me decía que debo sentirme halagada…etc, y por más que intentaba explicarle que NO ME PARECIA CORRECTO no lograba hacerme entender. Pero como el TIEMPO es el mejor juez, llego al equipo una jovencita que le enviada indirectas con frases “halagadoras” para ella… pero incómodo para él (compañero X) tanto así que ya ni quería coordinar con ella. Al ver su reacción de incomodidad, lo mire a los ojos y le dije: “Ahora sabes lo que se siente”…

Chicos /Señores/ Caballeros… quieren hacer sentir halagada a una fémina sin ofender?… Obsequien una sonrisa (obvio, sin llegar a la morbosidad).

Saludos. E

  • 27
  • 28.11.2014
  • 08:07:13 hs
Carlos A.

Gracias Elizabeth A., te agradezco por proponer una forma correcta para dar cumplidos.
Espero que no me manden a serenazgo o que vaya a sonreir al Parque de las Leyendas.

  • 28
  • 28.11.2014
  • 08:17:47 hs
Carlos A.

Gracias Elizabeth A., te agradezco por proponer una forma correcta para dar cumplidos.
Espero que no me echen encima a serenazgo o me digan que vaya a sonreir al Parque de las Leyendas.

  • 29
  • 29.11.2014
  • 08:16:16 hs
XABIER ETXEBELSEA ZUBEROGOITIA

RESULTA APROPIADO, NECESARIO Y VALIOSO APORTE DE NATALIA MALAGA.

SI EN EL PAIS, ACOSO Y VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, MANIFIESTAN SINTOMAS DE GRAVE ENFERMEDAD SOCIAL, SON BIENVENIDAS INICIATIVAS QUE ANIMEN Y PERMITAN A TODA MUJER DESARROLLARSE Y EXPRESARSE COMO MEJOR ENTIENDAN, SIN TEMOR, PANICO A RECIBIR GOLPES Y VULGARIDAD HASTA EN EL ALMA.

EXHIBIR PERFIL DEL ACOSADOR NO VENDRIA MAL. ACOSADOR QUE EN RESUMIDAS CUENTAS ES UN IGNORANTE, VIOLENTO Y SIN DUDA PIGMEO CARGADO DE COMPLEJOS, DE LOS MUCHOS QUE ARROJAN LA PIEDRA Y ESCONDEN LA MANO.

LO DICHO, ENHORABUENA AL APORTE DE NATALIA MALAGA, GUERRERA Y LEONA.

  • 30
  • 29.11.2014
  • 05:11:36 hs
Freddy A.

No hay que hacer caso nada más. Lamentablemente en el Perú no hay educación desde casa (no hay en el colegio un curso de buenas maneras o un buen manual de Carreño que valga la pena en implementar). Si la persona se siente atacada físicamente o siente que su seguridad no esta garantizada en las calles, entonces ya existe un derecho que se puede exigir (un derecho contra el acoso o el ataque físico, inclusive el psicológico). No es necesaria una minifalda o un escote para justificar los piropos o silbidos; si la mujer o un hombre quiere ir desnudo por las calles, nadie debería -en cierto modo- atacarlo o juzgarlo. Pero en la práctica, algunos ciudadanos, no entienden que lo que uno se pone (o deja de ponerse) es su problema o que simplemente no va dirigido hacia ellos. En resumen, se exagera con esta norma del mal llamado derecho contra el “acoso callejero”; ya existen leyes para cualquier tipo de acoso físico o psicológico; lo más importante es que no se llegue a agredir físicamente a las personas, si eso pasa entonces hay una ley que se debe aplicar. Nuevamente, si no se quieren silbidos o piropos, entonces hay que mejorar la educación en casa; esto último es difícil de implementar y, mas aún, difícil observar los cambios en el corto plazo una vez que alguna política se haya implementado.

  • 31
  • 29.11.2014
  • 07:29:49 hs
victor

“divina ejecutiva”? por favor, te alucinas hermosa y no puedes prepararte un café. Das la impresión de ser paranoica, sientes delirio de persecución y te consideras de la más alta clase social. Si el acoso ocurre en San Isidro, visita El Agustino allí son mas respetuosos con las damas

  • 32
  • 30.11.2014
  • 11:04:47 hs
Gladys P.

El tema tocado siempre generara controversia. Creo que el piropo amable y elegante ya no existe, porque desde que tengo memoria, solo he oído frases vulgares y no exagero, a esto es lo que considero acoso. Entiendo a Fiorella cuando habla de que tenemos miedo de salir de casa, porque SI es miedo, no a los silbidos o a las palabras irrespetuosas, pero sí a los hombres que te tocan en el bus, que se frotan contra ti así tengas 11 años en pleno bus aprovechándose de que el bus va lleno y que muchas niñas, adolescentes, mujeres y hasta ancianas están a su merced, eso señores es lo que genera miedo, y hablo de esto porque fui victima de todo ello en los buses de transporte publico. Y la sociedad (hombres y algunas mujeres) nos hace creer que somos las culpables de ello por como nos vestimos?, ¿acaso un uniforme escolar es provocativo?. Señores esta es la fuente de todo, lamentablemente por unos cuantos enfermos que acosan a las mujeres, los varones que no lo son se sienten ofendidos ahora por la queja de las mujeres.

A todos lo señores que creen que exageramos, pregúntenle a sus amigas, esposas, hijas y madres si se han sentido ofendidas, agredidas o acosadas alguna vez y que les cuenten que les paso para que puedan entendernos.

Y si la televisión peruana, alienta este comportamiento morboso de los hombres desde pequeños, creen acaso que Esto es guerra o Combate le hacen algún bien a la sociedad?, basta de televisión basura y de comerciales donde solo se busca exhibir y valorar a las mujeres por su cuerpo, vistiendo a las mujeres con ropa cada vez mas sugerente.

  • 33
  • 30.11.2014
  • 03:29:58 hs
Octavio

Gracias a Heydee, Kelly, Melissa, Claudia y Elizabeth por sus testimonios claros e ilustrativos. Nos ayudan a entender lo que pueden sentir las mujeres acosadas o piropeadas sin su consentimiento. Los hombres a menudo no comprendemos algunas cosas fácilmente por falta de una experiencia directa, propia o personal. Creo que por respeto al derecho que tiene toda persona a su espacio, intimidad, privacidad y tranquilidad — y en este caso particularmente las mujeres — corresponde acatar sus deseos como han quedado expresamente aclarados arriba.

  • 34
  • 01.12.2014
  • 11:14:47 hs
sonia

El comentario del Sr Mikel Levi, me parece muy ofensivo, llamar paronoica a alguien por contar sus experiencias , hace ver q es una persona agresiva, y luego decir “las que sí se merecen un piropo” vaya me pregunto, acaso las mujeres que no merecemos un piropo” debemos sentirnos agradecidas, por el “cumplido”, pues no es así, además los verdaderos caballeros, suelen hacer comentarios respetuosos, y creo q a muchas no les molesta, lo malo viene en la calle cuando creen q no los vemos o cuando están en grupo, definitivamente, hay mucho que hablar, pero siempre con respeto y altura.

  • 35
  • 01.12.2014
  • 02:14:06 hs
Elizabeth A.

Estimada Sonia:

Concuerdo con lo descrito hacia el sr. Levi y agregamos al “saco” Sr. Victor, al parecer nunca han recibido un “dizque piropo”… por ello difícil que nos comprendan.
Una buena sugerencia, que lei por allí, consúltenlo con las feminas de su entorno.

Por otro lado, agradezco los comentarios de los caballeros que han comprendido nuestro parecer, ojala y hagan Eco de lo compartido.

E.

  • 36
  • 01.12.2014
  • 05:00:25 hs
Pedrito

No eres la chibola como para creerte que te piropean …. como se jamonea la tía jajaja alucina que la acosan , derepente es a la chibola que está atrás de ella jajaja

  • 37
  • 01.12.2014
  • 11:59:10 hs
Claudia

Hola Fiorella, aplaudo tu artículo ya que lamentablemente a este tema aún no se le da la importancia que debería tener, y personas como tú que tienen el medio de llegar a muchos son de gran ayuda para poner el tema a la luz.

En verdad me sorprende leer muchos de los comentarios que sinceramente no entienden la verdadera problemática de esto y se van por la tangente cuando lo principal es que ninguna persona (sea hombre o mujer) tiene porque recibir “piropos” o cualquier adjetivo de personas desconocidas y a las cuales no les has dado derecho a que te digan absolutamente nada.

Desde hace tiempo descubrí la página de Paremos el acoso callejero y realmente me sentí tan identifica y me sentí también tan aliviada porque antes hacía lo que se dice que debes hacer, es decir ignorar, pero ahora no, ahora cada vez que me dicen algo o me miran fijamente de una manera super incómoda, los enfrento y les trato de explicar de alguna manera que me están haciendo sentir incómoda y que no tienen ningún derecho a hacerlo. Eso me hace sentir mucho mejor a solo quedarme callada y guardarme todo, y además a los que enfrento por lo general se acobardan y muchos incluso lo niegan… y creo que de alguna manera la próxima que quieran hacerlo por lo menos lo pensaran dos veces porque definitivamente no les gusta que las chicas los enfrenten, y espero realmente que algunos a los que enfrento si lleguen a entender lo incómodo que resulta lo que hacen.

Otra vez gracias por tocar este tema :)

  • 38
  • 03.12.2014
  • 09:50:01 hs
Ricardo

Es correcto que nadie tiene derecho a ofender a otra persona pero lo de “si no te conozco no tienes derecho a hablarme” es agresivo y soberbio y además pretendes ir en contra de una conducta social totalmente normal, la de comunicarse y conocer nuevas personas.
Bajo esa premisa altanera no podríamos preguntar la hora, o la dirección de un lugar o conversar con la persona de adelante de la cola del banco, etc. No será que pretendes que todos seamos autistas.
Sin duda tus comentarios algo desatinados han generado cierto rechazo en algunas personas.
Saludos

  • 39
  • 03.12.2014
  • 04:06:43 hs
Otto G.

Habría que estar medio loco, por así decirlo, para justificar el acoso sexual de un hombre hacia alguna mujer, creo que eso todo el mundo lo entiende. Ahora bien, en el artículo, que por cierto me parece que sí podría reflejar el sentir de algunas mujeres, se señala que existe una delgada línea entre el acoso y el “piropo”, se dice que el acoso es violento, son silbidos, bla bla bla. Lo que puedo inferir es que lanzar un “piropo” sí estaría permitido, en todo caso me gustaría que brindes una definición de “piropo” para que todos los hombres (bueno los que no sabemos) interioricemos bien el concepto. Por otro lado, me parece que está mal el enfoque propuesto, eso de que prácticamente ningún hombre debería “piropear”, eso te lo digo no porque esté de acuerdo con el acoso, sino que me parece dificil controlar la forma de actuar de todas las personas que lanzan “halagos” a mujeres sin que necesariamente sean acosadores (ya que su forma de actuar puede estar influenciado por diversos factores), en lugar de ello, creo que se debería incentivar a que todos los que presenciemos una situación de acoso, nos solidaricemos con la(s) mujer(es) afectadas en ese momento, claro, eso condicionado a que las mismas afecatadas levanten su voz de protesta. Esto lo digo, porque hay cada indeseable en la calle cuyo comportamiento va a ser casi imposible de corregir, pero también hay personas que no tienen la intención de acosar y a veces generan señalas erróneas con su comportamiento.

  • 40
  • 04.12.2014
  • 09:29:08 hs
ricardo

Realmente sorprendido
he sido victima de una censura arbitraria y sin fundamento, al parecer la señora que escribe se ha quedado sin argumentos y simplemente me han borrado.
Quede claro que mi comentario no ha sido ofensivo ni mucho menos he utilizado términos inadecuados.
Parece que aun mantiene la soberbia que precisamente he criticado en mi comentario eliminado.
saludos

Estimado Ricardo, tu comentario, ni borrado, ni mucho menos. Simplemente aún no había sido autorizado, un poco de paciencia, nada más!. Este es un espacio sin censura para la libertad de opinión. Cuidemos la ligereza de palabra para juzgar a alguien de soberbio. Saludos, F.

  • 41
  • 04.12.2014
  • 12:28:51 hs
laura

Entiendo que para los hombres este tema pueda sonar “exagerar”, les comentaré mi experiencia, desde que era colegiala con mis amigas o sola al caminar por la calle recibiamos “piropos” y silbidos algunos mas fuertes que otros, alrededor de los 18 años, eran demasiado frecuentes, diarios, recuerdo cuando iba a estudiar a la academia y la universidad ya estaba acostumbrada pero me perturbaban mucho y es que en algunas oportunidades fui tocada y manoseada en la combi en la que me trasladaba, me sentia humillada, indefensa e incapaz de hacer un escándalo por miedo a que me siga el tipo que lo hizo, así tuve que estudiar mi carrera sintiéndome impotente al no poder hacer nada al respecto, ahora solo salgo en auto, gracias a Dios ya no tengo que pasar por el lado de ningún tipo que necesita agredir a una mujer con sus “piropos insultos” como yo los llamo, es increible pero ni así una se salva porque en los semáforos al detener el auto no falta a veces algún tipo que te planta la mirada y si lo miras cree que tienes interés en él, no me considero un mujer despampanante soy una peruana promedio, pero mi historia es muy común, una ya no tiene derecho de salir a la calle arreglada y verse bien porque tendrá que recibir toda clase de sireos obsenos, no hay derecho, el machismo es un mal que causa demasiado daño a nuestra sociedad, hasta que no se den leyes que prohiban a los hombres todos los abusos que se ven a diario como violaciones, feminicidio, violencia familiar, seguiremos las mujeres sufriendo todo este abuso.

  • 42
  • 04.12.2014
  • 03:14:36 hs
willian

Las mismas mujeres a veces provocan puesto que se visten a veces de manera insinuante mostrando todos su atributos físicos , que dicho sea de paso son agradables a la vista de los hombres y despues no se quejen que les digan que estan ricas y que estan buenas .yo pienso que si no que sino quieren que las piropeen entonces vistanse descentemente , pero tambien los medios de comunicacion se prestan para nota pues salen en la tv todo lo relacionado al sexo y salen mujeres practicamente desnudas y muy hermosas , en los periodicos igual en fin todo esta contaminado .

Estimado William, el punto no es cómo vayamos vestidas, porque así estemos desnudas (como en la playa por ejemplo), eso NO los autoriza a decirnos lo que se les ocurra o a tratarnos como objetos. Además por varios programas de televisión y cámaras escondidas ya quedó más que claro que eso es una excusa, porque no importa ni siquiera si estás embarazada para muchos. Este tema tiene mucho debate, obviamente, pero se abrió con un fin, que se pare el acoso callejero señores, porque como han podido leer de las damas aquí presentes NO nos gusta, es intimidante, incómodo, nos atemoriza en algunos casos y nos falta el respeto, además, que es el inicio de una cadena que conlleva a situaciones de violencia contra la mujer aún peores. Sólo piensen en sus madres, hermanas, esposas e hijas y piensen cómo les gustaría que las traten a ellas. Saludos, F.

  • 43
  • 26.12.2014
  • 08:36:48 hs
angie

Les comento a todas las chicas que caminan por la Av. benavides antes de llegar a larco, los vigilantes que estan en la puerta del casino Atlantic City y el estacionamiento de lso portales de al lado, plantan miradas incomodas a las chicas que pasan x ahi, en realidad son tan incomodas que uno tiene que caminar en la acera del frente.

Alguien deberia de hacer algo con estos vigilantes!

  • 44
  • 26.03.2015
  • 03:20:14 hs
Cesar

Yo he sido acosado por una mujer y si es incomodo, lo he vivido en carne propia, pero nunca he tenido que denunciarla o hacerle un daño, ya que finalmente no va a cambiar ella u otra persona.

Tiene una enfermedad sicológica y considero que el acoso callejero tiene un extremo muy difícil, “Carcel?”, no lo considero justo, porque entendemos que está esa persona enferma y hacerle pasar vergüenza a la familia del acusado es de más pasada de revoluciones.

Debería haber una sanción, claro que si, pero llegar a denigrar a la persona, con cámaras de televisión y atentar contra su ser de alguna forma, esta mal!.

Vamos a ayudarles a cambiar, en vez de vapulear. Todos merecemos respeto.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño