Seamos puntuales, seámoslo siempre

Este es un tema de conversación recurrente.  Soy una puntual empedernida y trato siempre de inspirar e incitar a otras personas para que también lo sean.  No solo por el tema de cortesía y respeto hacía los demás, si no también por un tema de optimización y organización de tiempos.  Además, qué bonito es sentirte que consideras a los demás, que te importa su tiempo, su dedicación e interés.  Es un tema de reciprocidad.

impuntual 

Cierto es que ahora con el tráfico terrible que tenemos en nuestra ciudad, cada vez nos demoramos más en trasladarnos de un lugar a otro.  Eso además nos genera un estrés extra y hace que realmente se vuelva un esfuerzo demasiado grande poder cumplir y estar a tiempo.  Lo que hace que la famosa “hora peruana” tome mayor relevancia. Sin embargo, sigo creyendo que la puntualidad debe ser una cualidad y virtud que debemos practicar y practicar y practicar hasta que se nos vuelva algo natural a cada uno de nosotros.

Me pasa constantemente en mis reuniones de trabajo.  Suelo llegar siempre por lo menos 5 minutos antes.  Pero muchas veces termino esperando 15 o 30 minutos y eso hace que cuando la persona que espero, llegue, la comunicación de mi parte no fluya tan bien. Algunas veces llegan de 15 minutos a más tarde y  ni siquiera llaman o envían un mensaje para avisar su demora.  Incluso termino llamando o texteando yo para ver si todo está en orden.

También me pasa que me contratan para eventos o actividades, llego puntual, es mi trabajo obviamente.  Sin embargo, todo está tan desorganizado que yo estoy lista y tengo que esperar a que todo esté listo.  Claro, no normal sería no quejarme porque me han contratado, pero sigo pensando que es una falta de respeto hacerme esperar.  Me pregunto, ¿a caso cualquiera tiene la libertad de disponer de mi tiempo?  Hasta cuando dicto clases, mis alumnos (no todos) llegan tarde.  Tengo como política esperar máximo 10 minutos, pero luego de eso arranco con mis clases, por respeto sobre todo a los que si llegaron puntuales.

Y ¿porqué llegar a tiempo es tan relevante e importante?  Pues porque el tiempo es ORO y no es renovable.  El tiempo que ya perdiste, no lo puedes recuperar y no es que tu pierdas tu tiempo, si no más bien, haces que los demás lo pierdan por ti y dejen en muchas oportunidades de hacer otras cosas también de importancia para ellos.

Entonces, ¿qué pasa con nuestra Imagen y Marca Personal cada vez que llegamos tarde a una cita, reunión, clases, trabajo, etc.?  Pues esto también comunica muchas cosas a nuestros clientes, jefes, compañeros, familia, etc., y aquí se las comento.

1.  Desinterés

2.  Desorganización

3.  Poco profesionalismo

4.  No sabes seguir las normas

5.  Falta de respeto 

6.  Improductividad

Leí algo por ahí que decía así:  “Procuro ser siempre ser muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera”.  Así que es evidente que esto afecta nuestra Imagen y Marca Personal de manera directa.

Conozco gente a la que la invitan a las 2 p.m. pero en realidad la reunión es a las 5 p.m. porque saben que llegará tarde. O en muchas reuniones que son periódicas, la cita es 7:30 a.m., pero como saben que la gente llega tarde, se empieza recién a las 8 a.m.  Pero eso está mal.  No deberíamos hacer concesiones en este aspecto. Además, si alguien llegó a la hora, porque tiene que retrasar toda su agenda por motivo de unos cuantos.  Claro es que nadie está ajeno a un accidente y esa si sería una impuntualidad justificada, pero salvo esa, ninguna otra puede serlo.

“Si yo soy puntual, tu también puedes serlo”.

Así como somos exigentes con quienes nos proveen de servicios como con el delivery que hemos pedido que llega tarde, o cuando vamos a una cita médica y no te atienden a tu hora, pues eso mismo deberíamos de aplicar nosotros en nuestro día a día y volverlo parte de nosotros.

impu 

Si bien decía líneas arriba que el tráfico hoy en día se ha vuelto caótico, hay muchas herramientas que podemos tener en práctica para poder llegar a tiempo y yo les comparto aquí algunas de las que suelo usar para siempre llegar a la hora.

1.  No organizo muchas reuniones seguidas en lugares diferentes.  Es decir, no me voy de Miraflores a Surco y luego a San Miguel.  Si eres tu el que cita entonces que sea en un punto medio o más cercano.  Si te citan a ti, entonces no te comprometas a reuniones demasiado seguidas una de otra para que puedas cumplir.

2.  Calculo el tiempo antes.  A través de la aplicación de Waze, puedes programar la dirección a la que tienes que ir y a que hora tienes que estar.  Entonces el Waze te calcula el tiempo que demorarás en el tráfico del punto A al B a determinada hora.  También te puede enviar notificaciones para que salgas a tiempo y ellos calculan mas o menos el tiempo de tráfico que te tomará trasladarte.  

3.  Si vas en tu propio auto, entonces tomas las precauciones del caso para encontrar dónde estacionar.

4.  Ponte alarmas en el teléfono, computadora, etc.

4.  Si ves que por alguna razón llegarás pasada la hora pactada (así sea 1 minuto).  Llama y avisa, ya que  más descortés que ser impuntual, es ser desconsiderado.

Demostremos nuestro interés y nuestra cortesía a los demás buscando siempre ser puntual.  Seamos puntuales, seámoslo siempre.  Si hemos identificado que sufrimos de impuntualidad, tomemos consciencia, por nosotros, nuestra reputación y por los demás.

“Llegar tarde es una forma de decir que tu propio tiempo es más importante que el tiempo de la persona que te espera.” (Karen Joy)

COMENTARIOS

  • 1
  • 15.09.2017
  • 09:08:36 hs
Sofia

Como siempre un acertado artículo.
Sin embargo que podemos hacer cuando la puntualidad solo se aplica para los trabajadores que no están en la lista VIP del jefe???? es absurdo que se asigne bono de movilidad a personas que siempre llegan tarde y que solo tienen el beneficio por decir siempre amen a lo que dice el jefe?
Me pregunto cuando dejaran las personas de avalar situaciones como estas? cuando el ser puntual simple y llanamente sea nuestra mejor carta de presentación.

    • 2
    • 15.09.2017
    • 09:50:09 hs
    Fiorella Garcia-Pacheco

    Hola Mayra.
    Interesante el tema que mencionas. Sé que este tipo de cosas molestan, pero algo que aprendí con los años, es que uno sólo debe preocuparse de uno mismo. Nunca conoceremos los pormenores y/o razones por lo que suceden algunas cosas como las que indicas. No lo justifico ni lo avalo, solo comprendo que hay cosas que no nos corresponden y que están fuera de nuestro alcance y que nos es difícil comprender. Un abrazo y sigue siendo puntual siempre! Un abrazo, F.

  • 3
  • 15.09.2017
  • 11:55:20 hs
Rodolfo Ruiz-Huidobro

una de las cosas que mas me llamo la atención cuando estuve de vuelta en el Perú hace casi exactamente 7 años es la cultura (mas bien yo la llamaría) incultura de nuestros compatriotas respecto al tiempo.
Teniamos una reunión no de negocios pero si de asuntos relativos a los negocios a una hora detarminada en la casa de un amigo. Muientras tanto estabsmos en otra reunión desde donde se suponía saldríamos con dirección a la casa del amigo.
Por esas cosas que pasan nuestras contrapartes de la primera reunión no estaban preparados al 100% y se la pasaron imprimiendo cosas para nosotros que ya debían haber tenido listas.
Cuando le hice notar a mi acompañante que teníamos una cita pactada a una hora y que si no salíamos ya llegariamos tarde, el con toda la calma del mundo me respondió (esto es mas importante).

Por supuesto llegamos super tarde a la casa de mi amigo que me imagino tenía otras cosas que hacer y no debió tener que esperarnos.
En resumen la gente prefiere incumplir aun cuando esto signifique que quien no esta preparado para una reunión se coma el tiempo de tu siguiente cita.

De ser por mi yo leshubiese dicho. Lo siento si quieren que yo vea este asunto con ustedes mandenme los papeles a mi hotel por mensajero y hubiese llegado a mi otra cita a tiempo. Desgraciadamente yo no tenía un vehiculo para irme.

  • 4
  • 15.09.2017
  • 08:43:31 hs
jean paul

Felicitaciones por tan excelente trabajo, muy puntual por cierto, paso a comentarte una práctica común en mi oficina y es que todos llegamos a tiempo, excepto nuestra jefa. En verdad, es una lástima tener jefes impuntuales, quedan mal ellos; pero también dejan en jaque a todo el equipo. no importa que sea de lujo, porque igual pierde por W.O.

  • 5
  • 16.09.2017
  • 10:34:17 hs
Nieves lujan camargo

Es muy cierto la puntualidad es muy importante en todo momento de nuestra vida cotidiana, a titulo personal yo acostumbraba a llegar tarde , pero sola me hice un auto reflexión y cuando empece a ver y prestar atención cual era el motivo de llegar tarde . Me di cuenta que perdía tiempo en cosas vanas, no prestaba atención en que voy hacer, no lo tomaba algo de importancia y un día dije que tenia que ser la misma persona , pero eso si con una mentalidad diferente y mas responsable y me rete a ver , pongamos en practica y sabes que sucedió? las cosas salían mucho mejor, mas reluciente, mas radiante, mas confianza, el estrés no era tanto, mas seguridad, y l cosas salían muy bien. Y hoy en día mi cambio de actitud me da mucha seguridad y a veces comparo con mi actitud anterior cuando otras personas son irresponsables y digo si tan solo cambiáramos de actitud.
La verdad el cambio esta en nosotros mismos y el optimismo ayuda a avanzar hasta lo invencible que no crees lograrlo un saludo y un abrazo grande buen dia y muchas bendiciones.

  • 7
  • 16.09.2017
  • 12:57:26 hs
Alexandra

Muy interesante articulo, aun en las provincias donde la congestion deberia ser menor la puntualidad no se practica, es mas una cuestion de habito que de coordinacion de tiempos.
Gracias por

  • 8
  • 20.09.2017
  • 10:08:34 hs
Pablo Rubianes

Puntuales, seámoslo siempre!!!!!
Porque es parte de nuestra cultura, de nuestra convivencia ética y socialmente responsable, y porque la puntualidad nos da resultados y logros programados.
De lo contrario, seguiremos como somos……..
Pablo

  • 9
  • 26.09.2017
  • 12:21:20 hs
Lucy

Totalmente de acuerdo. Y si bien todos usan la excusa del tráfico, ya no es válida porque hace años que estamos con ese problema.
Si bien obvio cuando te contratan para algo específico no lo puedes hacer…yo estoy practicando lo que mi abuelo (que era un maniático de la puntualidad) hacía…estoy 5 minutos antes, y como máximo espero 5 minutos y empiezo la reunión (o pido que se empiece) con los que estamos allí. Si estoy sola…pues me voy.

Me ha pasado que he tenido reuniones y la gente llega 30 minutos tarde y ni siquiera llama. En esos casos. Reunión cancelada para mí, se reagenda, porque los que sí nos organizamos no nos podemos ver perjudicados de esa forma. Obvio hay excepciones, imprevistos, accidentes, pero uno va notando cual es el comportamiento de los demás.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño