Menú Legal

Oscar Sumar

Cinco recomendaciones para el diseño de políticas públicas. #2: No confundir "redistribución" con "beneficio" o "costo"

Todas las normas redistribuyen. Cada vez que el Estado dicta una norma, asigna una "titularidad". Al hacerlo, está convirtiendo en más rico a un grupo de personas a expensas de los demás. El que estas personas reciban un beneficio como consecuencia de la norma, no significa que la sociedad -como conjunto- esté mejor, desde el punto de vista de la eficiencia. Tal como ha sido señalado por Ortiz de Zeballos y Guerra-García "(...). Las llamadas transferencias equivalentes se producen cuando un proyecto genera un traslado de recursos de un sector a otro sin generar un efecto neto en la sociedad" [Introducción al ACB de normas. Lima: Apoyo. 1998. p. 27].


posdossumar.jpg

[Imagen tomada de amezissou]

Si una norma consigue "aire puro", claramente, las personas que demandan aire puro estarán mejor; pero las personas que demandan libertad para realizar actividades industriales, estarán peor. Más allá de los motivos que tengamos para preferir a un grupo sobre otro, salvo mayor información al respecto, estamos exactamente igual como sociedad -o incluso peor- con cualquier combinación de "contaminación/industria" distinta a la que hubiese llegado el mercado ante la ausencia de una norma.

El caso de los fumadores versus los no fumadores

Tome el ejemplo de las normas que prohíben fumar en lugares públicos: ¿cual es el beneficio de dichas normas? Supuestamente, el beneficio radica en que unas personas podrán respirar aire libre de humo. Este beneficio, sin embargo, se ha hecho a expensas de las personas que querían fumar en lugares públicos. Así, cualquier beneficio a favor de los no-fumadores tiene como correlato un costo o pérdida sufrido por los fumadores. Si asumimos -como seguramente aceptarán incluso los más radicales opositores del tabaco- que los fumadores también son parte de la sociedad, tenemos que -en principio- los beneficios y las pérdidas sociales se igualan.

La única manera de considerar que ha habido un "beneficio" social es si averiguamos quien -si los fumadores o los no fumadores- valoran más la norma anti-tabaco o pro-tabaco. La manera en la que las personas expresan sus preferencias "reales" es mediante pagos en mercados. Por este motivo, desde el punto de vista económico, solo estamos dispuestos a regular un mercado cuando éste presente fallas que hagan imposible considerar esa como la verdadera "valuación" de los bienes.

En el caso especifico del tabaco, existe una externalidad principalmente causada por los fumadores. Sin embargo, no podemos dejar de lado el carácter recíproco de las externalidades. Los no-fumadores contribuyen -con su presencia- a la ocurrencia de dichas externalidades. Dichas externalidades, como hemos explicado en el post anterior, no necesariamente son -en sí mismas- una buena justificación para la regulación, pues uno podría asumir que el mercado puede "corregirlas".

La manera en que se puede corregir esta externalidad es si las propias empresas crean lugares para no-fumadores o si prohíben en total fumar en sus locales. Por ejemplo, los cines ya han adoptado dicha política. A nadie se le ocurre ahora prender un cigarro en un cine, pese a que hace veinte años era una práctica común y socialmente aceptada.

Los no-fumadores pueden "votar con su dinero" por una sociedad anti-tabaco: solo deben preferir los lugares libres de humo. Los amantes del tabaco pueden hacer lo mismo. El resultado sería una combinación de lugares libres de humo y lugares con humo. Lo que tenemos, en cambio, es una decisión estatal de "todo o nada" beneficiando a los no-fumadores a expensas de los fumadores. Esta política, aunque quizá pueda ser justificada en términos éticos o redistributivos, no necesariamente representa un "beneficio" en términos económicos.

Recomendación: darnos cuenta que -cuando regulamos- el beneficio de un grupo social, habitualmente trae aparejado el perjuicio de otro. Por tanto, el beneficio -por si mismo- no es un buen motivo para regular. Debemos encontrar -adicionalmente- un motivo para preferir a un grupo sobre otro. Ese motivo puede ser que el preferir a un grupo incrementa nuestra utilidad social en el agregado. Otros motivos pueden estar relacionados con la justicia social o con principios éticos.

Pd: Este post es parte de una serie titulada "Cinco recomendaciones para un mejor diseño de políticas públicas" que empecé la semana pasada y continuaré el próximo martes.

Pd2: Pueden contactarme en Twitter @osumar

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 5.03.2013
  • 3:08:46 hs
Cigy

parecia interesante el articulo, pero siento que perdi el tiempo al leerlo.

  • 2
  • 5.03.2013
  • 4:32:12 hs
Walter

Hola Oscar,

Muy buen post y siempre con ejemplos que llaman al debate. Supongo que los escoges para precisamente generar la discusión e intercambio de ideas.
Efectivamente en la economía la justicia no va de la mano con la eficiencia y que un abogado lo tenga tan claro es muy bueno.
He leido con atención tu artículo y veo que te cuidas con los condicionantes, pero aún así discrepo cuando dices que (salvo mejor información) cualquier intervención lleva a un resultado igual o peor que hubiese llegado el mercado. Infiero es que te refieres a un óptimo de Pareto, pero este sólo se logra de manera teórica ya que en la realidad no existen tales mercados y las falla se dan incluso ante ausencia de normas.

Una vez mas, felicitaciones.

Walter.

  • 3
  • 5.03.2013
  • 5:50:40 hs
Gianfranco Mejía

Estimado Óscar, en este caso estás resaltando los efectos que puede tener una regulación en el mercado y la sociedad. Aunque pueda parecer evidente, los efectos que describes son los que menos son percibidos por los que elaboran y proponen propuestas normativas.
Lo que propones puede considerarse como parte de un análisis costo beneficio de la regulación, que se debe realizar de manera previa (ex ante) a su propuesta, en la que deben destacarse todos sus efectos, tantos los directos (como los que has mencionado) como los indirectos.
Un ejemplo de estos últimos, siguiendo el caso que propones, podría ser la reducción de ingresos de los establecimientos comerciales en los que antes de la entrada en vigencia de la regulación se permitía fumar y la pérdida de puestos laborales que esa reducción puede acarrear.
Lamentablemente, este tipo de efectos no son analizados ni expuestos como deben en la exposición de motivos de las regulaciones, los proyectos de ley son un claro ejemplo de ello.

  • 4
  • 5.03.2013
  • 6:05:42 hs
Oscar Sumar

Estimado Walter, gracias por tu comentario y por seguir el blog. Efectivamente parto de una presuncion, que creo que es la que asumimos en Peru y en gran parte del mundo occidental: salvo prueba en contrario, se entiende que el mercado funciona. Si partiesemos de la perspectiva contraria, deberiamos de regular todo y justificar la desregulacion caso por caso. Un abrazo,
Oscar

  • 5
  • 5.03.2013
  • 6:06:21 hs
Oscar Sumar

Estimado Gianfranco, muchas gracias por tu valioso aporte. Un abrazo, Oscar

  • 6
  • 5.03.2013
  • 6:10:13 hs
Oscar Sumar

Estimada Cigy, gracias por su comentario. Que esperaba encontrar en el articulo o simplemente te parecio malo? Valoro su opinion, saludos, Oscar.

  • 7
  • 5.03.2013
  • 6:59:26 hs
Walter

Oscar,

El mercado funciona y eso es evidente. Lo que no es tan evidente y no creo que sea algo que se asume en todas partes es que los mercados funcionen de manera eficiente y libre de distorsiones.
La primera distorsión en todos los mercados son los impuestos. Luego la información asimétrica, las concentraciones y podemos seguir. Dentro de las grandes distorsiones están muchas de las normas y regulaciones. De ahí que casi todos los mercados son regulados (código del consumidor, código civil y penal, etc). Si tomas en consideración estos puntos, tendremos que los mercados libres donde los ofertantes son tomadores de precios y el costo marginal iguala al beneficio marginal son raras excepciones.

Un abrazo

Walter.

  • 8
  • 5.03.2013
  • 7:04:32 hs
Oscar Sumar

Walter, creo que hay dos confusiones en tu comentario:

1. "Fallas de regulacion" no son "fallas de mercado" y ambas pueden elevar los costos de transaccion (dentro de los cuales el mayor suele ser el IGV, segun Coase). Son cosas completamente distintas y no encuentro utilidad en tratarlas como sinonimos.

2. Segundo, "presumir" que el mercado funciona no equivale a negar que tenga fallas. Es como decir que yo puedo presumir que las personas son buenas y comportarme de acuerdo a ello o puedo presumir que son malas y desconfiar de todo el mundo. Obviamente todos sabemos que las personas no son completamente buenas nunca. Una cosa, nuevamente, no tiene relacion logica ni historica con lo otro. La mayoria de paises presumen que el mercado funciona y por eso el que regula debe justificar por que su regulacion es utili y necesaria. No suele ocurrir lo contrario. Esto tiene efectos incluso procedimentales en la manera en la que se hacen las normas.

Saludos,

Oscar

  • 9
  • 6.04.2013
  • 12:45:15 hs
Mijaíl

Las externalidades económicas hoy se asumen en gran parte a través de la RSE si estamos en la lógica de la sostenibilidad, es en esa lógica también que se restringe el consumo de tabaco en los países desarrollados. En Francia donde fumar era una practica casi deportiva se dieron normas contra ese hábito basados en las estadisticas de emfermedades provocadas por el tabaquismo y haciendo un beneficio costo se dieron cuenta que era caro dar cobertura médica a estos emfermos y a futuro imposible; entonces optaron por corregir esta "libertad" de consumismo.
El benefico no podemos verlo únicamente del lado economicista o consumista - sería un extremismo reduccionista- por que hay cientos de posibilidades de análisis y comprensión. Saludos

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


Introduzca los caracteres que ve en la imagen de arriba.

TODOS los blogs