Crecimiento Económico y Bienestar: algunas precisiones

Es común escuchar a analistas mencionar que es fundamental el crecimiento del PBI, pues con ello se eleva el bienestar o calidad de vida de la población. El objetivo de este post es presentar algunas precisiones conceptuales.

En primer lugar, ¿Qué es el Producto Bruto interno (PBI)? Es un indicador que mide cuánto produce una economía. En términos más elaborados, es el valor de mercado de todos los bienes y servicios finales producidos en una economía durante un período de tiempo.[1]  El aumento del PBI de un período a otro se denomina crecimiento económico; la caída, se llama recesión. La economía peruana viene creciendo, a juzgar por los datos anuales, desde 2002, siendo 2009 el año de menor crecimiento; desde 2010 es clara la tendencia hacia la desaceleración, es decir, crece, pero a tasas cada vez menores.

En segundo lugar, la evolución del PBI se mide a través de la comparación de igual período del año anterior. En enero de 2014, el PBI aumentó 4.2%; significa que la economía creció 4.2% comparado con enero de 2013.

En tercer lugar, el crecimiento económico solo significa que se produce más. De ahí que sea solo  un medio y no un fin en sí mismo. El fin de cualquier estrategia es el aumento del bienestar de los habitantes de un país, es decir, el desarrollo humano. Crecer es producir más, desarrollar es mejorar la calidad de vida. Un país puede crecer pero no desarrollar.

En cuarto lugar, el PBI no es un indicador de bienestar por una serie de razones, aunque sí puede estar conectado con el bienestar.  Por ejemplo, en la medida que el PBI mide cuánto se produce, incluye la producción de cosas negativas (males) para el ser humano y para el medio ambiente; por ejemplo, producir más drogas o productos hechos por industrias contaminantes; ambos  aumentan el PBI, pues se produce más. En términos más simples, el PBI mide cuánto se produce, no cómo se produce ni qué efectos tiene, ni tampoco quién lo produce. De ahí que no se puedan equiparar crecimiento con bienestar.

En quinto lugar, ¿Cómo se conecta el crecimiento con las mejoras en el bienestar? En general a través de dos canales. El primer canal señala que si se produce más, siempre aumenta el empleo. El mayor empleo lleva a mayor ingreso y por ende a mayor demanda por bienes y servicios que elevan el bienestar; pero, ¿es así? No necesariamente; por un lado, el avance tecnológico está originando que la mayor producción se logre con un uso más intensivo de máquinas y tecnología, pero no de personas; el resultado es que aumenta el PBI, pero no el empleo. Por otro lado, si los niveles de educación y salud son de baja calidad, no todas las personas son “empleables”. Quieren trabajar, pero no tienen las competencias educativas ni el estado de salud para acceder al empleo, es decir, no están preparadas para tomar los empleos. De ahí que las reformas en los sectores de educación y salud  sean fundamentales para tener un capital humano que pueda sostener el crecimiento futuro.

El segundo canal es el siguiente: como el crecimiento significa producir más, entonces lleva a un aumento de la recaudación tributaria y por ende de la capacidad de gasto del gobierno. ¿Qué ocurre si el gobierno no sabe cómo gastar los recursos que le “entrega” el crecimiento económico? En ese caso de nada serviría que el gobierno tenga más recursos si no sabe cómo usarlos para elevar el bienestar.   

Las dos razones descritas explican por qué hay muchas economías con excelentes resultados económicos, pero pobres resultados sociales; lo que pasa es que los “conectores” no funcionan.  

En sexto lugar, el aumento en el PBI viene acompañado de un aumento en la población. Por ello se suele usar el PBI por habitante como un indicador alternativo, que mide cuántos bienes y/o servicios podría comprar una persona en un año si los ingresos se dividieran en partes iguales. El uso del PBI por habitante tampoco es un indicador de bienestar pues no es verdad que el ingreso de un país se divida en partes iguales. La distribución del ingreso importa. Cuánto más desigual sean los ingresos en una economía, menor impacto del crecimiento económico sobre el bienestar.

La moraleja es la siguiente: El PBI es un indicador del aumento o reducción de la producción dentro de un país, pero no de bienestar; para medir este último se necesitan otros indicadores, la tasa de pobreza (medida por diversos métodos), la tasa de mortalidad infantil, la proporción de hogares con acceso a agua potable y desagüe, la desigualdad de ingresos, el acceso a una educación de calidad, etc.  No confundamos pues, los resultados económicos, uno de los cuales es el PBI, con los sociales, que son los que realmente le importan a las personas.  El crecimiento económico es una condición necesaria pero no suficiente para elevar el bienestar.


[1] Para fines del presente post no hago la distinción entre PBI nominal y real; entiéndase que hago referencia al PBI real. Los temas del cambio del año base han sido tratados en un post anterior. 

COMENTARIOS

  • 1
  • 10.10.2014
  • 09:09:06 hs
Julio Leon

Estimado Carlos, muy importante la aclaracion academica que sirven para la aplicacion a la economia real, conceptos que se deben tener siempre presente por los gestores publicos, porque enfoca la medicion de sus impactos producto de la ejecucion de sus acciones que requieren la poblacion.

  • 2
  • 10.10.2014
  • 09:34:56 hs
Raul

Hola Carlos, excelente post. Debemos hacer que el crecimiento del PBI impacte en el Bienestar, esto se logra reduciendo la desigualdad de los ingresos mediante impuestos progresivos. Saludos.

  • 3
  • 10.10.2014
  • 12:37:23 hs
Cesar Norabuena

Estimado profesor Parodi, yo recuerdo un comercial de la Marca Perú donde quemaban un castillo de fuegos artificiales con la figura de un 10% en alusión al crecimiento del PBI en un mes de ese año. Entonces habia mucho jolgorio sobre el despegue de Perú con miras a ser un país desarrollado. Entonces la gente empezo a endeudarse, comprar casas carisimas y pequeñas, cambiar con mas regularidad su celular, etc. El gobierno nos quiso vender claramente que el crecimiento del PBI era sinomimo de prosperidad y mucha gente se lo creyó. Recuerdo en mi clases de economia que como dice Waldo Mendoza leiamos teorias de hace 40 años donde indicaban por ejm en la teoria del consumidor que este es racional, lo escrito anteriormente claramente demuestra lo contrario, no considera ud que habria que esforzarnos a tener una ciencia economica mas acorde a nuestra realidad latinoamericana y por tanto dar mas precisas recomendaciones de politica economica.

  • 4
  • 10.10.2014
  • 02:09:34 hs
Sandra

Buen post Profesor, parece increible como confunden el Gobierno , las Instituciones y algunos economistas totalmente desconectados de nuestra realidad cuando afirman que tenemos 60% de familias de clase media en el Peru o que creciendo 6% de aqui al año 2021 seremos del primer mundo.
Como si con una varita magica vamos a mejorar la educacion, la falta de respeto a los demas, la inseguridad ciudadana , el trafico infernal, la corrupcion generalizada y la escasez de infraestructura de agua, desague y salud en mas de la mitad de la poblacion del Peru.
En efecto, el aumento de PBI puede mejorar el empleo y el nivel de vida, como la recaudacion de un Pais para que tenga mas recursos , pero si estos se emplean en aumentarse los sueldos de los que gobiernan y en megaproyectos sobrevalorados no nos estamos haciendo ningun favor.
Vale la aclaracion que crecer economicamente no significa mayor nivel individual, cultural o de desarrollo.

  • 5
  • 10.10.2014
  • 04:33:36 hs
Mario Cesar Cisneros

Estimado Carlos, es muy bueno el concepto de “conector”, algunos los llaman “operadores políticos” otros un poco más avezados”lobistas” y para otros, vecinos que se preocupan por su barrio y nadie los escucha. Pero si se mantiene el miedo a la organización social, popular y de partidos políticos, ni el crecimiento, ni el desarrollo serán sustentables en el tiempo.

  • 6
  • 10.10.2014
  • 09:39:46 hs
Alejandro

Mis saludos profesor; al volver analizar el PBI; el crecimiento; el desarrollo y el bienestar; nos encontramos frente al tema de la Desigualdad, un tema simple y complejo conceptualmente de aplicar; por ello mismo también nos encontramos frente al excelente análisis hecho por Thomas Piketty con su obra “EL CAPITAL EN EL SIGLO XXI”, obra que hasta la fecha sigue siendo comentada favorablemente y contrariamente; no obstante que nuestra economía o Situación Económica y Social no sería tan comparable con las Economías del Primer Mundo; sin embargo a mi apreciación personal, si nos alcanza este análisis; mi sustento: Hemos venido creciendo económicamente, pero no nos hemos desarrollado para crecer más (Educación Deficiente – Mala);
seguimos siendo Dependientes de nuestros Recursos Brutos: Minerales; en la Agroindustria; Hidrocarburos; etc…; aún no somos Creativos (Innovadores -No diversificamos nuestros Recurso Brutos, …) Los Valores o Principios están por los suelos; el mal ejemplo de los Dueños del Gobierno Central: Corrupción en los Congresistas; Ladrones, Narcotraficantes; Politiqueros e Inmunes a las Leyes por el Blindaje que ellos mismos se hacen; un gobierno que ha perdido LA AUTORIDAD a tal extremo que la Corrupción; la Delincuencia; el Crimen el Asesinato son el Orden del Día; donde están metidos Autoridades Regionales y Municipales; que socaban la precaria economía del País; empobrecen mas a los pueblos y los hacen más rebeldes; Asimismo, la Recaudación que debería hacerse por lo menos el 80% del 100%; sólo se recauda el 30 ó 40% del PBI, resultando una Evasión sin precedentes en el Perú; donde existe una Deficiente y Ineficaz Recaudación Tributaria, Origen de la Desigualdad, en la que se suman los males de la Corrupción en la mayoría de las Instituciones del Estado; realtando unas más que otras; en consecuencia se HA PERDIDO LA INSTITUCIONALIDAD DE LOS PODERES DEL ESTADO EN LA PRACTICA; demandando la situación con Urgencia UNA REFORMA GLOBAL DEL ESTADO; porque hemos entrado como un congresista Humberto Lay de la Comisión de Etica del Congreso expresó; “NUESTRO PAÍS HA INGRESADO A UNA CULTURA DE CORRUPCION”…. el Colmo; para terminar SINO LIMPIAMOS LA CASA Y LO ORDENAMOS, ASI COMO SINO CASTIGAMOS O APLICAMOS TODO EL PESO DE LA LEY A TODOS LOS CORRUPTOS; DELINCUENTES, INCLUSO A LOS QUE ESTAN EN LAS INSTITUCIONES ENTERNADOS PERO CORRUPTOS; JAMAS ALCANZAREMOS NUESTRO SUEÑO DE ALCANZAR “EL DESARROLLO Y EL BIENESTAR DE TODOS LOS PERUANOS”; SIN DESCONOCER QUE HAY AUTORIDADES EJEMPLARES COMO EL SEÑOR ALCALDE DEL DISTRITO EL SALVADOR Y OTROS CONTADOS CON LOS DEDOS.

  • 7
  • 11.10.2014
  • 07:47:53 hs
Victor Ishiyama

Buenos dias, una cosa es el PBI bruto de Cajamarca y otra el PBI per capita de Cajamarca, igual pasa con el PBI de Lima tradicional y el PBI per capita de los conos. Crecer es necesario, no educar ni invertir en infraestructura nos trae los resultados del domingo 5.

  • 8
  • 11.10.2014
  • 09:48:37 hs
José quiñones

Que buen artículo, felicitaciones, lo importante es la calidad de vida antes que el PBI, si el país se encamina a cuidar el medio ambiente, el agua, el ahorro y cuidado de los recursos y la educación, el futuro esta asegurado. Hoy en día muchos políticos y economistas piensan que la inversión y la modernización son el camino , es una gran mentira, es una nueva forma de esclavitud, se esta viviendo estrezado y contaminado no sólo física sino mentalmente.

  • 9
  • 11.10.2014
  • 03:54:09 hs
Federico

Poderoso artículo Carlos. Coincido contigo en prácticamente todo, salvo algunos puntos. Mira, mi “ley” macroeconómica es que un país puede crecer sin desarrollarse pero nunca desarrollarse sin crecer. Esta simple afirmación merece un desglose: todos los países que tienen rachas de crecimiento sin desarrollo lo hace sólo a corto plazo, pero hay una excepción, y son aquellos países que poseen un recurso crítico y abundante. Por ejemplo Venezuela o Guinea Ecuatorial crecieron mucho durante mucho tiempo pero siguen siendo países muy atrasados.

El pib per cápita es un indicador de bienestar sin lugar a dudas, por lo que la pregunta debería ser: ¿es el mejor indicador que hay? Muchos creen que no y otros creemos que sí. Una de las principales razones, poco señaladas, es que el pib es uno de los pocos indicadores que pueden ser calculados de manera rápida y confiable, además de ser una magnitud comparable entre países ya que todos usan mas o menos la misma metodología de estimación. El FMI tiene su propia metodología para asignar el desarrollo social pero no la hace pública.

¿Qué nos queda? La ONU y su famoso Informe de Desarrollo Humano, donde para tasar el desarrollo social, además del pib incluye los años de estudio y la esperanza de vida, descartando entre otras variables la desigualdad, que es tan importante como el pib, ¿la razón? La falta de datos completos, actualizados y confiables. Tenemos pues 3 magnitudes pero con la educación hay dos problemas: la ONU piensa que un año de educación en Suiza es lo mismo que uno en Uganda, lo que es absolutamente falso. Luego están los años adicionales desde la licenciatura, por ejemplo, una persona con un máster no necesariamente tiene que estar mejor preparada que otra que “sólo” es licenciada pero que aprovechó muy bien su carrera. Finalmente está la esperanza de vida: ¿creen que es lo mismo un año de vida en Japón que uno en Honduras donde hay 300 veces más asesinatos per cápita que en el país asiático? Obviamente no.

Conclusión, el pib per cápita con todos sus defectos es el mejor indicador de desarrollo. El resto de indicadores por desgracia están incompletos, desactualizados o son directamente muy poco confiables. Por ejemplo, hay tantas formas de medir la pobreza y la clase media como países hay en el mundo: mientras aquí en el Perú creemos que tenemos una pobreza del 25%, posiblemente en Europa tendríamos el 80. En fin Carlos quería comentar otros puntos pero se me fue la pluma, será para otra ocasión un Saludos para todos.

  • 10
  • 12.10.2014
  • 07:13:30 hs
Jorge Ayllon

Estimado Carlos:
Otro buen articulo, sería bueno sin embargo complementar, quizás en otro artículo, el tema del establecimiento de la Política de desarrollo, pues, en los casos de la inversión (léase minera por ejemplo) solo se habla de lo que significa en el PBI pero no se habla de nuestra incapacidad de aprovechamiento de esos recursos y el presupuesto no se ejecuta al 100% ni se emplea eficientemente en mejorar el bienestar de la población.

Nuestra incapacidad de gasto termina en excedentes que incrementando las reservas internacionales terminan contribuyendo al desarrollo de otros países rindiéndonos menos de 1% anual. Véase por ejemplo cómo, a raíz de esto, el BCR, en los últimos años, viene teniendo PATRIMONIO NEGATIVO debido a la mínima tasa de rendimiento y por la pérdida de valor del dolar.

En ese sentido, creo que es urgente levantar la discusión sobre las políticas de desarrollo en combinación con el adecuado, eficiente y eficaz empleo de los recursos nacionales .
Saludos y gracias

  • 11
  • 13.10.2014
  • 10:40:57 hs
carlos mestanza pinglo

En realidad el PBI del Perú considerando un P.B.I. desestacionalizado está en franca recesión desde el Noviembre del año 2,013 (el P.B.I. DESESTACIONALIZADO NO CONSIDERA LOS FACTORES EXTRAECONÓMICOS QUE NO PERMITEN VER CON CLARIDAD LA TENDENCIA DEL CICLO COMO SON NAVIDAD ,AÑO NUEVO y fiestas patrias),ASÍ TENEMOS EN EL PRIMER TRIMESTRE DEL AÑO EL CRECIMIENTO FUE NEGATIVO -1.4% ,EN EL SEGUNDO TRIMESTRE DEL AÑO FUE DE -0.3,si analizamos por ejemplo el mes de Julio respecto a Julio del año anterior el PBI cayó 5 veces pues es soló 22.9% respecto al PBI DEL MISMO MES EN EL 2,013 Y EL INEI NO PUBLICA LO DEL TERCER TRIMESTRE AUNQUE LOS ENTENDIDOS SABEMOS QUE LA TENDENCIA RECESIVA DE LA ECONOMÍA PERUANA CONTINÚA,ESTO DEMUESTRA LA INVIABILIDAD DEL MODELO NEOLIBERAL EN CURSO Y LA NECESIDAD DE UN CAMBIO URGENTE EN EL MODELO ECONÓMICO.
El caso de Bolivia es aleccionador y demuestra la superioridad de las propuestas socialistas respecto a las neoliberales, la economía creció en promedio 5% anual EN bOLIVIA y Evo Morales fue reelegido con más de 41% de ventaja sobre su inmediato competidor,la nacionalización de los hidrocarburos le permitió tener caja para financiar el crecimiento vía la inversión pública que se quintuplico y reactivar la demanda interna .No se que espera Ollanta para cambiar de política económica y y de ministro y optar por la nacionalización de la minería y los hidrocarburos y crear el ministerio de planificación quien se debe encargar de planear y monitorear la ejecución de los proyectos de inversión sin trabas de ningún tipo,en fin , la historia lo juzgará.

  • 12
  • 15.10.2014
  • 10:41:46 hs
Ezio

Saludos profesor

Solo quiero hacer algunas preguntas sueltas
1.- Algunas cadenas de consumo tiene su banca, con tasas de interés onerosas para la compra de productos importados, porque No se hace de la misma manera con productos nacionales, con tasas mas realistas ? Para incentivar consumo nacional
2.- La economía Financiera es origen de la crisis actual, que afectan la producción y consumo?cierto
3.- Puede la economía Financiera sobrevivir sin la economía Real? Entonces por que la estrangula
4.- la siguiente seria lo inverso
5.- Si la crisis viene del año pasado debería de sincerarse la deuda que se tiene con la economía Financiera o ambas partes quiebran a la larga como en Europa, aca no creo que se aplique rescate , varios economistas opinan que se debió dejar quebrarlas y el mercado recuperaría mejor y mas solidos ya que hasta el día de hoy es un barco sin rumbo

Todos deben de mojarse en la tormenta ,para pasarla

Salu2

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño