Instituciones y Crecimiento Económico

Cada vez está más claro que uno de los problemas que impide el crecimiento económico del Perú es el “marco institucional”; el economista e historiador Douglas North, recibió el premio nobel de economía en 1993 por sus explicaciones sobre la relación entre las instituciones y el crecimiento. En 2008, Daron Acemoglu y James Robinson publicaron “¿Por qué fracasan los países?” que iba en la misma línea. Los autores mencionados usaron la historia para explicar sus teorías. Las economías que más crecen son aquellas que tienen mejores instituciones y no necesariamente aquellas con recursos naturales. Si fuera esto último, entonces Venezuela crecería mucho y Japón y otros países de Asia Oriental, estarían estancados. La realidad muestra lo contrario. 

En primer lugar y de acuerdo con North y otros, las instituciones pueden entenderse de dos modos: como organizaciones (por ejemplo, el funcionamiento del poder judicial o de la policía) y como las reglas de juego, que a su vez se dividen en formales e informales; entre las primeras destacan las leyes y su cumplimiento y entre las segundas, las costumbres y tradiciones. En términos simples, el contexto dentro del cual funciona una economía. 

En segundo lugar, no cabe duda que no se requiere ser economista para concluir que las instituciones no funcionan en el Perú.  Las personas de a pie lo sabemos; un reflejo de ello es la escasa credibilidad que tienen la mayoría de instituciones en el país. Usted lector, ¿cree que el poder judicial administra bien la justicia del país? ¿Y la policía es confiable? ¿Acaso el estado hace respetar los derechos de propiedad? Un ejemplo. Si usted, estimado lector, adquiere una vivienda y es estafado; ¿tiene la certeza que sus derechos serán respetados y defendidos por el estado? ¿Cuántos casos vemos a diario de ese tipo? ¿Por qué está enquistada la corrupción? Ni siquiera el fútbol se salva. 

¿Cómo puede afirmarse que podemos ser un país del primer mundo en esas condiciones porque vamos a dar los primeros pasos para entrar a la OCDE (Organización para la cooperación y Desarrollo Económico)? Una sociedad no puede ser evaluada solo desde la perspectiva de los resultados económicos; debemos analizar cómo funciona. Aunque suene pesimista, mi visión es que nuestra sociedad no funciona bien. La costumbre (reglas informales) es tratar de “cortar camino” vía contactos o actos de corrupción para lograr objetivos; algunas leyes (reglas formales) parecen estar escritas con nombre propio, es decir, para beneficiar a algún grupo que puede presionar más. 

En esas condiciones, aquellos que carecen de medios y conexiones con el poder de turno, casi no tienen posibilidades de lograr sus metas; no existe, casi en ninguna medida, “un acceso igualitario a una buena educación, salud, etc”. Para algunos se trata de una herencia que viene desde la conquista; para otros no es así. Sea como sea, el resultado es el mismo.  

Las teorías de los neoinstitucionalistas explican al menos dos cosas: por un lado, la economía debe estudiarse dentro de un contexto con ciertas características, y no solo con modelos abstractos y descontextualizados. Por otro, existe una relación directa entre un mejor marco institucional y una mayor calidad de vida, como quiera que se mida. Observe usted lector a cualquier país del mundo; vea a los países más avanzados (digo países y no solo economías) y a los más atrasados y comprenderá lo que quiero decir. 

No estoy diciendo que las instituciones lo sean todo; también juega la geografía y otros factores; pero, sin duda alguna, si por algo debemos comenzar es por recuperar instituciones. ¿Cómo haría usted lector para que las leyes se respeten, para creer en el Congreso, poder judicial, policía nacional, etc.? Para algunos se trata de las personas; ok, ¿qué hacemos? ¿No es verdad acaso que cada cinco años cambiamos a la mayoría de esas personas y todo sigue igual? Existe una inercia institucional que nos daña. ¿Cómo cambiarla?  

COMENTARIOS

  • 1
  • 12.12.2014
  • 08:34:02 hs
Victor Ishiyama

Buenos dias, existe la creencia, cimentada a traves de los años, de que puedes hacer “plata” trabajando para el estado, generaciones enteras trabajando para el sector publico, aparte de los que entran y salen (bien forrados) cada 5 años; en este momento en el congreso y ministerios, deben de estar negociando y pasando leyes importando más el beneficio propio que el pais, ya que estan de salida, el poder judicial ni hablar. Y para estas personas que ven primero su bolsillo, es normal, ni en la casa ni en el colegio recibieron una educación adecuada. “si todos lo hacen”,”no seas sonso”. Y encima reciben beneficios y trabajan menos que el sector privado, quienes son los que los mantienen a traves de impuestos. Tenemos como para 30 años más, a menos que entre alguien con “huevos” para reformar el estado.

  • 2
  • 12.12.2014
  • 10:19:09 hs
Raul

Excelente post Carlos. Las instituciones débiles promueven la corrupción que frena la inversión. Bueno, primero construir más y mejores cárceles, pues en un primer momento estas se verían llenas de corruptos encarcelados. Poner penas más severas que regulen a los funcionarios de las instituciones. Crear órganos de control más eficientes, que vigilen el estricto cumplimiento de la ley por parte de la instituciones y vigilen el mismo órgano de control. Saludos.

  • 3
  • 12.12.2014
  • 02:38:21 hs
Luis Talledo Guzmán

Estimado Carlos:
Si, las evidencias lo confirman, las instituciones no funcionan en el país y por lo tanto el crecimiento de la economía se ve afectado por esta carencia; creo que lo primero es cambiar nosotros mismos y aprendamos a elegir a quienes nos representan, a quienes les delegamos el gobierno del país; dejemos la postura cómoda, “bueno pero si todos roban o roba pero hace obra”; debemos ser vigilantes de su conducta y debemos indignarnos ante el menor atisbo de corrupción que hoy se está generalizando en le sector público y privado.

Saludos,

Lucho Talledo

  • 4
  • 12.12.2014
  • 05:31:28 hs
Luis Quiroz

Con un cambio drástico en la educación. Viene a mi mente la conocida pregunta: ¿Qué es primero, el huevo o la gallina?
Hace algún tiempo no tenía la costumbre de ceder el paso a los peatones en los cruceros aun estando con el semáforo en verde. Hoy lo hago y lo que observo es que la gente me mira con desconfianza e incredulidad. Mi conclusión es que, efectivamente, nos hemos acostumbrado a carecer de parámetros “formales” en nuestra conducta lo que nos lleva a implantar la ley de la jungla en nuestros quehaceres diarios.
Cambiar esta realidad nos tomará mucho tiempo y lo lamentable es que no hay gobierno que quiera asumir el costo político que significa un verdadero cambio en la educación.
Muy cordiales saludos

  • 5
  • 13.12.2014
  • 05:11:44 hs
Federico

Nuestro país vive en la miseria económica y cultural. Si alguien no lo admite porque no sale de su casa, le invito a que mire un noticiero peruano completo. Algunos pensarán que eso se debe a que abunda la clase baja, o como dicen mis colegas mercadólogos peruanos, abunda la clase D y E. Si bien estos segmentos suponen dos tercios de la población, no creo que el problema venga de allí. Por ejemplo, en este mismo foro donde deberíamos esperar lectores A y B, educados y al menos con secundaria completa, vemos ejemplos de salvajismo. Incluso en alguna mujer lo que es más lamentable.

Carlos, yo soy de los que piensan que uno de los peores males del Perú, como es la cultura del abuso o del “a ver a quién choleo”, nos viene de la época colonial. Los europeos montaron un sistema extractivo en el que pocos cientos de hombres explotaba y mantenía al límite de la supervivencia a millones de indios. Disculpa el lenguaje pero el Perú no se jodió con Velasco Alvarado ni con la Guerra del Pacífico, se jodió por la invasión española. Lo digo con vergüenza como medio europeo que soy (Padre peruano y madre catalana). Esa cultura del abuso persiste hasta nuestros días.

En cuanto a la OCDE, bueno colega no te olvides que este es básicamente un grupo político y como bien sabes, entrar en el no nos convertirá automáticamente en un país desarrollado. Si bien la OCDE estuvo formada en un principio por países desarrollados, con el tiempo se ha extendido hacia otros subdesarrollados como Turquía, México, Polonia o el “paradisíaco” Chile.

En cuanto a tu pregunta sobre qué hacer, bueno, es complicado pero creo que la dinámica sería la siguiente (círculo virtuoso):

Mejor educación > mejor política >mejores instituciones > mejor economía > mejor sociedad

Sólo la educación nos salvará Carlos, y si ni con educación podemos progresar entonces ya en ese caso podremos declarar al Perú como estado fallido y ¡sálvese quien pueda! Seamos optimistas. Saludos.

Federico
Economista e Investigador de Mercados por la Universidad de Barcelona
Maestro en Minería de datos por la Universidad de Barcelona

  • 6
  • 15.12.2014
  • 12:18:59 hs
Ernesto Sanguineti

Hola Carlos. Leyendo tu explicación de la teoría de North o la has explicado mal o tus ejemplos son exactamente lo contrario en la práctica. Aún con la oposición que tengo a las prácticas erradas del gobierno venezolano su PIB ha crecido muy por encima del de Japón que tiene más de una década de estancamiento. Por otro lado la economía japonesa tiene basado su desarrollo en la tecnología y su alto grado educativo, más que en sus instituciones con problemas parlamentarios y de corrupción de la mafia yakuza. Los Estados Unidos por ejemplo tienen institucionalizado el lobby que aquí sería motivo de escándalo de corrupción. La economía española una de las que más ha crecido en Europa este siglo está plagada de instituciones incompetentes y hasta con miembros de la realeza comprometidos en corrupción. Siguiendo las noticias españolas nosotros somos bebés en pañales (salvo en época del fujimorismo) en corrupción. No hay un día en que no se descubre un forado de millones de euros y de 2500 imputados en ellos la ineficiente Justicia Española solo tiene unas decenas de acusados. Bonitas teorías pero hay que actualizarse en lo que realmente sucede en el mundo.

  • 7
  • 15.12.2014
  • 01:08:30 hs
Sandra

El tema es muy interesante Profesor Parodi porque la falta de institucionalidad se ve a diario, especialmente en los casos de despojo de la propiedad.
Abogados y Notarios corruptos y mafias enquistadas en la oficina de Registros Publicos valiendose de Leyes imperfectas y documentos falsificados o adulterados se ingresan al Registro de Predios y permiten despojar a los legítimos dueños. El circuito ilegal consiste en la suplantación del propietario y/o del notario, aparentando una compraventa o un poder, con el cual se “transfiere” el inmueble a un cómplice o a un comprador descuidado. El instrumento falso no produce por sí mismo el despojo, sino el hecho de que éste se inscriba en el Registro de Predios, y sobre todo la aparición de terceros de buena fe que al inscribir sus títulos se vuelven intocables (artículo 2014 del Código Civil), en mi opinion debe anularse de inmediato este absurdo articulo de “buena fe” que esta causando estragos con la propiedad.
Imperdonable en un Pais que aspira a llegar a ser de primer mundo.
Debo mencionar, tambien, que me parece ridiculo y de mal gusto que una persona que opina en este blog describa sus pergaminos como si esto fuera un concurso de meritos cuando todo lo que se pide es una simple opinion, meritos por demas devaluados ya que estudiar economia en España no resulta ningun halago mas cuando este Pais obstenta el record mundial historico de incumplimiento de sus pagos (Diario Gestion del dia de hoy) y todos sabemos el estado de su economia. Tambien, este individuo muestra una pobre educacion y criterio al insultar a otros comentaristas que no concuerdan con sus “particulares” ideas en ves de rebatirlos con cifras y argumentos como ellos lo hacen. Y asi todavia habla de educacion.

  • 8
  • 16.12.2014
  • 08:46:43 hs
Jose quiñones

No hay buen pronóstico para los países subdesarrollados, habría que cambiar el sistema económico mundial de las sociedades al servicio del poder económico. La verdad este mundo esta creado para ser un paraíso, hay abundancia, no faltan recursos, todo esta mal administrado, los países que se les llama desarrollados no son tal, son infelices también, continúa la explotación del hombre por el hombre, el camino es acercarse a la naturaleza y al espíritu humano, eliminar este sistema de culto al dinero y al falso desarrollo moderno.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño