¿Por qué desdolarizar el crédito?

La economía peruana funciona con dos monedas: el sol y el dólar. Esto significa que cualquier persona puede tener un crédito en dólares a pesar que sus ingresos los puede recibir en soles. La variable clave entre ambos es el tipo de cambio. Si el tipo de cambio baja, como ocurrió durante el período 2003-2012, entonces “es negocio” pedir un préstamo en dólares a pesar que los ingresos se recibían en soles, pues mes a mes se requería de menos soles para comprar los dólares y pagar las deudas. Sin embargo, desde hace un par de años, el tipo de cambio comenzó a subir y ahora quienes tienen sus deudas en dólares necesitan cada vez más soles para cumplir con sus pagos mensuales.

Por otro lado, la economía peruana tiene una brecha externa, definida como el exceso de importaciones sobre las exportaciones, en ambos casos de bienes y servicios. Y eso genera la necesidad de aumentar el tipo de cambio para reducir importaciones y reequilibrar el desbalance externo. Alguien podría decir algo así: “Si el BCR tiene reservas, entonces puede vender dólares y evitar que el tipo de cambio siga subiendo”. En primer lugar, el tipo de cambio se determina en el mercado y el BCR solo evita fluctuaciones bruscas. En segundo lugar, la historia económica muestra infinidad de ejemplos que ello tiene un límite, además que el tipo de cambio es el elemento de “protección natural” frente a la situación externa. Un tipo de cambio bajo incentiva las importaciones y atenta contra aquellas actividades en las que somos relativamente eficientes, pero perdemos por el dólar bajo. Además, la situación económica externa se proyecta hacia un escenario en la que el tipo de cambio subirá casi en cualquier situación. En síntesis, parece que la tendencia del tipo de cambio será hacia el alza en los siguientes meses.

Ante la posibilidad, cada vez más clara, que el tipo de cambio suba, se hace necesario desdolarizar los créditos. Significa que aquellos que tengan préstamos en dólares y obtengan sus ingresos en soles, deben negociar con los bancos para “solarizar”, es decir, pasar a soles sus deudas y así evitar lo que los economistas denominan “descalce de monedas”.

Las decisiones que toman las personas, empresas y gobiernos se mueven por incentivos. Para la persona es mejor hacerlo, pues así “puede dormir tranquila” sin temer a un aumento en el tipo de cambio. Para los bancos es preferible hacerlo, pues, ¿qué pasa si un grupo de personas no puede pagar? El banco embarga el activo, proceso que demora al menos un año,  y se queda con un auto o un inmueble  que tiene que mantener para evitar que pierda más valor durante el proceso de embargo. Luego, si puede, lo vende a un precio mucho menor. Al banco no le conviene el embargo. El BCR también tiene el incentivo para inducir la desdolarización, pues resulta complicado tomar medidas de política monetaria con dos monedas.

Por esas razones, a fines de 2014, el BCRP implementó un conjunto de medidas para acelerar la desdolarización. Desde luego que el problema está en la negociación con respecto del tipo de cambio al cual se cambian las deudas de dólares a soles y los gastos adicionales que el mismo banco comercial coloca para la operación. Y ahí me parece que se debería plantear algún incentivo más contundente para que las negociaciones entre el banco y el cliente lleguen a buen puerto. De lo contrario el impacto será mínimo y en el evento que el tipo de cambio aumente, algo esperado por la mayoría de analistas, pueden aparecer más problemas que los esperados. No olvidemos un antiguo adagio en finanzas: “Si un grupo de personas le debe a un banco mil soles y no puede pagarle es problema de las personas, pues el banco lo cobrará de todas maneras; pero, si ese mismo grupo le debe al banco una cantidad mayor, digamos un millón de soles, el problema es del banco, porque si no los cobra, entra en problemas”.     

COMENTARIOS

  • 1
  • 12.06.2015
  • 09:47:15 hs
Raul

Excelente post Carlos. Una cosa que precisar, cuando el tipo de cambio bajaba era negocio para unos (prestatarios) pero para otros no (prestamistas), esto es claro. Cuando el tipo de cambio sube ¿por qué no debe ser negocio para los prestamistas? y tiene que intervenir el gobierno para salvar a los prestatarios de sus malas decisiones financieras. Es este un caso de RIESGO MORAL? Creo que si es, los prestatarios hacen caso omiso de los ciclos económicos y toman apuestas arriesgadas y ganan mucho al comienzo, como son muchos piensan que el gobierno debe intervenir cuando las cosas se les pongan feas y asunto resuelto. Saludos.

  • 2
  • 12.06.2015
  • 06:05:04 hs
marcel huaclla

Carlos, el comportamiento del proceso de dolarización había cambiado de valores de 70% de este coeficiente a bajar en forma continua, hasta alcanzar aproximadamente al 39% en el 2014, esto como producto diría fundamentalmente del crecimiento económico que fue alto, la demanda por soles aumentó en relación a la demanda de dólares, la elasticidad ingreso de la demanda de dinero fue mayor a dos (ver Lahura), además junto con las expectativas de apreciación del tipo de cambio y las políticas de desdolarizar de parte del Banco Central de Reserva (BCR), se logra romper en gran parte los factores de red e histérisis que presentaba la dolarización en el Perú. Pero desde la caída del crecimiento y la aceleramiento de la depreciación cambiaria, por la amenaza de incremento de las tasas de interés por la FED y la caída de los precios de nuestros commodities se habre la brecha externa, nuevamente aparece la dolarización que estuvo en retirada, y entramos al problema del “efecto hoja de balance”, sin embargo pese a los esfuerzos del BCR, el coeficiente no baja, y tiende a subir. Desgraciadamente el BCR no puede devaluar “todo lo que pueda”, por este efecto y corregir en parte la brecha externa, lo hace en forma suave para evitar fluctuaciones del tipo de cambio y causar más riesgo y dolarización, y también tener impacto sobre la tasas de inflación. El BCR ha hecho su papel y a evitado un proceso de aumento de la dolarización, pero el problema persiste. Creo que lo importante es retomar el crecimiento como al parecer puede ocurrir, controlar la inflación, la sostenibilidad fiscal que esta bien, y las RIN que son muy elevadas, controlan un proceso de dolarización que retome impulso.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño