Ingreso por habitante y Desigualdad de Ingresos

Un indicador muy usado por los analistas es el ingreso por habitante. Significa cuánto, en promedio, recibe un ciudadano en un país, a lo largo de un año. Si por ejemplo, en cierto país la cifra es de US$ 10,000 dólares significa que es un promedio de los ingresos por persona. Esto significa que, dependiendo de la distribución de ingresos, la cifra puede llevar a engaño, pues puede ocurrir que una pequeña porción de la población obtenga, digamos, 10 veces ese ingreso mientras que la gran mayoría recibe 10 veces menos ese ingreso; sin embargo el promedio sale US$ 10,000. Algo similar ocurre cuando un profesor señala lo siguiente: en el último examen el promedio fue 15 y lo compara contra promedios previos. ¿Significa acaso que todos obtuvieron 15? Obviamente no; podría estar un gran número de estudiantes desaprobado, pero el promedio sale 15.

A pesar de ello, si revisamos cifras, los países con mayor ingreso por habitante, tienen mejores indicadores sociales, aunque desde luego, la correlación no es perfecta. Veamos algunos datos. Si tomamos la base de datos de Cepal para 2015, observamos que en América Latina, Chile tiene el mayor ingreso por habitante (US$ 14 547), seguido por Uruguay con US$ 13 949, Panamá con US$ 10 751 y Argentina con US$ 10 571. Siguen México con US$ 9672, Costa Rica con US$ 9 257, Venezuela con US$ 7926, Colombia con US $ 7448, República Dominicana con US$ 6 527 y Perú con US$ 5 935. Cierran la lista Bolivia con US$ 2390 y Haití con US$ US$ 738 dólares. La diferencia entre Chile y Bolivia es de 508%. Argentina duplica el ingreso por habitante de Perú.

América Latina no solo es heterogénea (usando el indicador descrito), sino que además es la región más desigual del mundo. La desigualdad de ingresos se mide de distintas maneras. La más usada es el coeficiente de gini, que es un número que fluctúa entre 0 y 1. A mayor desigualdad, mayor gini. América Latina tiene un promedio de 0.50 para 2015, muy por encima del de Noruega (25.9), Australia (34.9), Estados Unidos (41.0), Holanda (28.0) y China (42.2), etc.

Esto significa, que dentro de América Latina, existen muchos ciudadanos concentrados en los dos extremos (o en uno de ellos), lo que hace que el promedio sea menos representativo que en otros países. Los países con menor gini, son aquellos que invierten más y mejor en educación y salud y en general, en temas directamente relacionados con el bienestar de los habitantes. Son sociedades menos conflictivas, en las que se puede llegar de manera más fácil a consensos. Por eso es que es más simple crecer. Un hecho empírico es que los países con mayor desigualdad de ingresos crecen menos que los más igualitarios. Más aún, a mayor desigualdad de ingresos, menor impacto del crecimiento sobre la reducción de la pobreza monetaria. Ciertamente que en los últimos quince años la desigualdad de ingresos ha mejorado en la región, aunque no lo suficiente para siquiera acercarse a los países más avanzados.

Lo que no significa lo anterior es que todos deban recibir exactamente el mismo ingreso por habitante. Lo que sí significa es que la “línea de partida”, es decir, el acceso a iguales oportunidades debe el mismo para todos; lo que ocurra de ahí en adelante, es responsabilidad de cada uno. Lo que no puede ocurrir es que por un tema de acceso desigual a oportunidades, algunos ciudadanos puedan hacer más que otros.

¿Dónde nos deja la discusión? En la necesidad de igualar oportunidades en el inicio. Igual educación y salud para todos, acceso al poder judicial, etc. Solo así podremos pensar en un país mejor, al menos dentro de un tiempo.

COMENTARIOS

  • 1
  • 16.06.2017
  • 11:03:07 hs
luis alberto baique calero

En la conclusión de tu comentario esta la respuesta. el problema esta que ningún gobierno quiere invertir en un análisis situacional en todos los campos y luego el planeamiento… por que lo ven como costo y no inversión, ojala cambiemos de chip

  • 2
  • 18.06.2017
  • 08:56:09 hs
victor ishiyama

Mientras se siga viviendo en la “criollada”, x no decir otra cosa, con un 70% de informalidad que exige servicios del estado, sin tributar y unas autoridades que no utilizan los servicios que administran; seguiremos en lo mismo. Lo regalado no se cuida y las instituciones son un chiste.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño