El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Avengers: Infinity War

avengers-infinity-war

Una de las maneras de homenajear la trayectoria de un futbolista profesional se da a través de un partido de despedida. Casi siempre, este último encuentro tiene como protagonistas a los jugadores más destacados que compartieron vestuario con el hombre que se aleja de las canchas. El jet set del balón acompaña al crack en retiro cual tributo que rinde un pueblo a su guerrero que se marcha hacia sus cuarteles de invierno. Para el hincha, ver desfilar a tanta luminaria sobre un rectángulo verde puede ser un lujo, pero también una desilusión: todos perciben que nadie se esforzará al máximo. El evento, por naturaleza, no tiene carácter competitivo, sino recreativo. Ningún futbolista desplegará lo que mejor sabe hacer, ni luchará por ganar como si fuera un match oficial. Podrán ser piezas de recambio conforme pasen los minutos y ninguno desplegará su fantasía. Físicamente podrán ser percibidos. Sin embargo, la llama de su juego, en el mejor de los casos, aparecerá a cuentagotas. En la mayoría de las ocasiones, nunca asomará. Algo equivalente sucede con Avengers: Infinity War.

La última película de la factoría Marvel Studios supone un ejercicio descomunal que se define por ser ostentoso y superficial. ¿Se podría esperar más? Sí, pero se deja llevar por lo inmediato, por resolver a plumazos cada acción. Es decir, todo pasa tan rápido (y eso que la película dura casi tres horas) que no da respiro para profundizar en las relaciones entre muchos de los personajes ni las situaciones que protagonizan. Ello le quita opciones para ahondar en los múltiples conflictos que plantean los directores Anthony Russo y Joe Russo. Todo es tan aislado e inconexo que los personajes aparecen como débiles capas superpuestas que no potencian el conjunto de la película.

Avengers: Infinity War es un escenario por el que desfilan figuras pasajeras (incluso los propios Vengadores) que entran y salen sin mayor aporte a la trama. Ninguno es fundamental, todos son prescindibles. Todos, menos Thanos. La presencia del súpervillano acapara la película. Punto a favor para las producciones fílmicas amparadas en Marvel que han encontrado (¡por fin!) a alguien que pueda tener protagonismo y sepa matizar tiranía con culposos trastornos afectivos. Thanos parece decir: “olvídense de Ultrón, yo soy auténtico y vengo a dar lucha”. Thanos equivale al jugador de fútbol homenajeado que ha decidido retirarse. Es el que se lleva las palmas al término de partido (en este caso, de la película). Mientras que los superhéroes que lo enfrentan son los compañeros que sirven de comparsa al pelotero. En la cinta, los superhéroes han renunciado a ser visibles para canibalizarse en medio de una historia falsamente apocalíptica. Las estrellas son opacadas por sus propias sombras. Hasta los chistes y los momentos jocosos están desarticulados del gran cuerpo argumental. La responsabilidad directa la tiene el guión: salta de un lado a otro solo para encender fuegos artificiales inocuos en forma de batallas monótonas e intentar vender a la audiencia momentos emotivos que solo pueden ser comprados por los fans oportunistas (quizá el 80% de los que acuden a las salas de cine y que están ayudando a romper récords de taquilla).

El trasfondo industrial de Avengers: Infinity War, como producto empresarial, es tan evidente que no dudo en que, a partir de los personajes caídos, habrá precuelas, secuelas y spin-off en todas las variantes y direcciones posibles. No hay película en que haya muerto mayor cantidad de superhéroes con la misión de seguir generando más entregas y seguir siendo menos fieles al espíritu de los cómics. Y esa también es la tragedia del film, porque al dejar un final abierto le quita el verdadero dramatismo que debería significar la pérdida de los camaradas, de los amigos de lucha. Nunca las partidas tuvieron una aflicción y un duelo tan efímeros.

Avengers: Infinity War es entretenimiento reciclable. Un esbozo de épica interplanetaria al que le sobran figuras de reparto que alguna vez lucieron trajes protagónicos. No por ello deja de ser una película efectiva que encandila, básicamente, por su principal falencia: amontonar a una gran cantidad de los habitantes del universo Marvel. Los sueños y la nostalgia no debieron diluirse en una película donde todos sus componentes están juntos y revueltos.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño