El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ready Player One: comienza el juego

ready-player-one

No existe ningún realizador vivo que interprete mejor la cultura pop que Steven Spielberg. Los mundos que representa se convierten en cúmulos de referencias que asocian tanto al cine con la música, como a los cambios sociales con los avances tecnológicos. Spielberg puede entender el avance de la humanidad desde una óptica melancólica donde el pasado es una ventana que rescata lo mejor de cada uno, pero que también abre una oportunidad para intentar repetirlo en el futuro, sin que ello borre las posibilidades de reinventarse sea cual fuere el espacio temporal. Es decir, Spielberg se anticipa sacudiendo los recuerdos para trasladarlos hacia un tiempo que no tiene rumbo o, en un escenario optimista, que es desconocido y hasta bastante incierto. Y donde siempre y por siempre, habrá que correr un riesgo a costa de una esperanza por ser felices.

Ready Player One: comienza el juego (2018) tiene dos espacios convergentes: el de un mundo distópico en que la Tierra no es el mejor lugar para vivir (año 2045), porque su presente resulta de la sistemática decadencia humana -a la vez derivada de una estructura socioeconómica opresora- y el de la realidad virtual -representado por Oasis, un mundo plagado de sub escenarios interminables e interconectados- donde sus habitantes son avatares que maquillan personalidades alejadas de complejos recurrentes y fabrican patrimonios que confrontan sus miserias monetarias. El director se pone en los zapatos de las nuevas generaciones y explora sus divertimentos para adherirlos a la nostalgia de las “tiempos mejores” como un bucle cíclico y retroalimentado. Es decir, Ready Player One es, a los ojos de su creador, un artefacto común y cotidiano que está zamarreado por la espectacularidad de los efectos especiales, pero que discurre revitalizado de profundidad, sentimiento y reflexión, mucho más de lo que parece a simple vista.

Ready Player One tiene como protagonista a Wade Watts (Tye Sheridan), que en el Oasis se hace llamar Parzival, un muchacho criado en un hogar disfuncional que cuando ingresa al mundo virtual se convierte en una suerte de héroe idealista. Su objetivo, ante la amenaza de fuerzas siniestras que quieren controlar y destruir Oasis, consiste en encontrar tres llaves que lo harán dueño de ese mundo simulado. El riesgo de que las llaves caigan en las manos equivocadas desencadenaría el fin de Oasis y, en consecuencia, de la mayor distracción y sentido de vida de todos los habitantes de la Tierra. Entendamos que Oasis es el tubo de escape y medio de evasión asiduo de millones de seres descontentos con el mundo real. Si Oasis desaparece, los anhelos también se esfumarán por más que nada de eso sea palpable. Entonces, lo peligroso del tema pasa por la dependencia consciente de lo inmaterial y ficticio que solo satisface momentáneamente.

Para que Parzival alcance el Santo Grial virtual deberá tener el apoyo de aliados que lo acompañen en su épica empresa. Antes de poner en marcha su plan conoce a Evelyn/Artemis (Olivia Cooke) y en compañía de ella y un fiel equipo de guerreros enfrentarán al ambicioso ejecutivo de una corporación (Ben Mendelsohn). A todos los personajes los aqueja la soledad, un “mal” que Spielberg desarrolla de manera implícita para decirnos que las sociedades modernas pueden ser afectadas no solo por el ensimismamiento que produce una vertiente de la tecnología. El amor, la amistad y la fe en un creador son otros temas transversales que la película explica por medio de innumerables circunstancias. Todas muy bien construidas y desposeídas de fórmulas efectistas. Acerca de la mirada que otorga el film cuando aborda la cuestión de la creación de Oasis y la perspectiva de sus fundadores, queda claro que Spielberg juega con la idea de dominio que tiene Dios sobre sus criaturas, algo similar a lo que han explorado artistas como Pirandello o Hitchcock.

Basada en el libro homónimo -escrito por Ernest Cline, coguionista junto a Zak Penn, Eric Eason- Ready Player One es una película que lleva puesta la etiqueta de notable por donde se le mire. De esta manera queda claro que el olfato de Spielberg para crear productos de arraigo masivo y de gran calidad cinematográfica está intacto. Sucedió con Tiburón (1975), E.T. El extraterrestre (1982), Parque jurásico (1993) o A.I. Inteligencia artificial (2001). Incluso me animaría a decir que es superior a las dos últimas y está muy cerca de las dos primeras. No puedo dejar de mencionar que el homenaje que hace el realizador en esta película a El resplandor (1980) es maravilloso. El mejor Spielberg mainstream está de vuelta con la genialidad que solo él puede darle a Hollywood y a la historia del cine.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño