El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Avengers: Endgame

avengers-end-game-trailer-740x430

Avengers: Endgame, la última entrega de los hermanos Joe y Anthony Russo, no solo será recordada como la película que destrozó todas las estadísticas históricas al recaudar 1.2 mil millones de dólares en su primer fin de semana de exhibición mundial. Aunque no se crea, el mastodonte fílmico del Universo Cinematográfico de Marvel también podrá ser recordado por ser un buen trabajo.

Su antecesora, Infinity War, contra lo que puedan decir los fans -esa suerte de sectarios irracionales que no soporta cuestionamientos ni juicios contrarios, casi tanto como los de Star Wars- es una película de enredos argumentativos y de batallas pirotécnicas que conmueve poco o nada, así sus personajes pasen a mejor vida convertidos en ceniza en una insoportable y artificial tragedia. Infinity War, aquel pésimo remedo de gesta épica, no es ni la sombra de Endgame por muchas razones.

Endgame se divide en dos momentos muy bien conectados que funcionan como causa/consecuencia donde se articulan motivaciones, trascendencias y, sobre todo, emociones. Durante la primera hora podemos apreciar a una serie de personajes que perdieron las ganas por las que en algún momento decidieron ser superhéroes: seguir creyendo en la esperanza de un mundo mejor al que deben preservar. Ese acercamiento al pesimismo humano, primera instancia hacia la fatalidad, es precisamente lo que más ayuda a creer en las futuras decisiones que adoptan los personajes principales. Ver a Thor dedicado a la bebida con cuerpo de tonel, o a Tony Stark descreído ante las segundas oportunidades que otorga la vida, o al Capitán América atormentado por la responsabilidad de la supervivencia humana, admiten una construcción más profunda de su psicología. Sin una fuerte caída, la consolidación de la gesta no adquiere un significado heroico. Por ello, al enhebrarse las situaciones pesarosas e ir superponiendo las capas de camaradería la decisión de volver a ser un equipo salvador se arropa con franqueza. Esta primera parte, es la mejor de Endgame: melancolía pura y una magnitud sublime sobre la representación de la familia y la amistad.

La segunda parte, aquella en que se pasa de las decisiones a las acciones, ergo, a la lucha por vencer al apocalíptico Thanos, transita entre la aparición de las figuras “muertas” -momento planificado por los guionistas para descontrolar a los fans- y la pirotecnia de golpes, hechizos o destrozos, en un campo de guerra que sí tiene orden lógico en cuanto a las secuencias de acción, algo de lo que carecía Infinity War. Es decir, en Endgame podemos sentir una narración consecuente, sin presunción. El juego de los saltos al pasado y la alteración del tiempo -con innumerables referencias a películas similares, explícitamente a Volver al futuro- se cimenta en una sólida base donde los arcos temporales aparecen como pilares de verosimilitud. Esta consistencia es la que abre la puerta -literalmente- a los conflictos emocionales de los principales personajes-. Thor y la debilidad materna que lo devasta, Capitán América y su añorado amor de juventud, Stark y el agradecimiento tardío hacia su padre, etc., son inflexiones que impulsan la trama a través de un tren que conmociona.

En Endgame, los hermanos Russo recomponen algo que Infinity War arruinó. Thanos, un villano de enorme personalidad, no es totalizante en las tres horas y pico de duración… eso se agradece. Pocos son los personajes que no tienen espacio propio en la película. Valgan verdades no creo que haya superhéroe más parco que Pantera Negra; en cambio, la intervención de Ant Man es fundamental por su gracia y su rol de bisagra entre la vieja y nueva guardia de superhéroes.

Endgame pone fin a un ciclo de superhéroes que durante 10 años hizo del cine de entretenimiento una forma de entender el lenguaje audiovisual, sin que ello sea bueno o malo; simplemente es la huella de una generación ávida por historias entrelazadas en un tiempo prolongado que antepone el espectáculo a la profundidad y las emociones antes que el raciocinio. A pesar de su envoltura, Avengers: Endgame es un digno punto final que campea entre la nostalgia y la acción.

 

 

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño