El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Dolor y gloria

dolor y gloria 1

El paso de los años otorga a la mayoría de los grandes creadores un estado de contemplación que sirve para analizar en retrospectiva los aciertos y fracasos de sus obras. Es así como la autocrítica meditada puede llegar a ser un antídoto contra el ego acumulado, pero también la causa de una herida abierta que no deja de doler. En otros casos, sirve de puente para saldar las cuentas personales que el creador carga desde la perspectiva más íntima. No son demonios que deban ser extirpados, sino capítulos que se ansía cerrar sin remordimiento o culpa. Eso es lo que sucede con Dolor y gloria, la última película del cineasta español Pedro Almodóvar.

No es exagerado decir que estamos ante uno de los puntos más altos de su trabajo como director. Tampoco es desmedido asegurar que la trascendencia cinematográfica del manchego se encuentra en una de sus películas más personales.

Dolor y gloria trata sobre la madurez artística y la dificultad que traza el tiempo para seguir creando más allá de las limitaciones emocionales, psicológicas y físicas. En pocos meses, Almodóvar cumplirá 70 años y los recibirá coronado en un sitio especial en la historia del cine español: una especie de auscultador pop de la sociedad ibérica y de las relaciones humanas post Franco.

El filme narra la historia de Salvador Mallo (Antonio Banderas), un director de cine que no la pasa bien: carece de ideas y fuerzas para rodar su siguiente película, no supera la muerte de su anciana madre, adolece de afecto marital mientras el recuerdo de su gran amor aún se deja sentir, y soporta los dolores físicos con un cóctel de medicinas que lo empujan hacia la dependencia. Un buen día, Federico (Leonardo Sbaraglia), ese viejo amante de juventud reaparecerá y su visión de la existencia dará un giro. En el ínterin, las remembranzas del lugar donde Salvador creció, rodeado de costumbres pueblerinas y dulces momentos al lado de su madre, servirán de paliativo entre tanta incertidumbre.

Es innegable que Dolor y gloria guarda instantáneas autobiográficas de Almodóvar, acompañadas de pasajes ficticios que destacan por un elemento que también se puede apreciar en los registros actorales y las circunstancias que robustecen a la película: la naturalidad.

Banderas, en un rol prodigioso, se deja afectar por la soledad de manera sobrecogedora. No se detecta disfuerzo en las acciones que develan el comportamiento de su personaje; por el contrario, Banderas hace gala de gestos sutiles, tanto en sus desplazamientos como en sus expresiones faciales, que lo llevan a instantes de concentración interpretativa memorables. Quizá la cercanía entre el director y el actor -en total, ocho trabajos juntos- brinde una mirada más próxima para Banderas acerca de la vida de Almodóvar. Más allá de ello, Dolor y gloria exuda sentimentalismo y afectación, pasión y tristeza, jocosidad y, sobre todo, honestidad.

Salvador Mallo es el alter ego de Pedro Almodóvar -así como lo fue Guido Anselmi para Federico Fellini-, especialmente al momento de representar la profunda crisis creativa que lo aqueja. Y es que no hay mayor pesadilla para los genios creativos que las hondas lagunas de las que no brota una sola idea que sirva como punto de inicio para un nuevo proyecto. Salvador sufre y aguanta. A ello se suma que el protagonista, entiende el amor pasado como un ideal que solo sobrevive en los aciagos recuerdos. La explicación que hace Almodóvar de las enfermedades físicas y psicológicas de Salvador -con dramática voz en off de Banderas- registra un cúmulo de imágenes animadas tan enigmáticas como placenteras que introducen piedad de forma cómplice.

Pero, son las secuencias de la relación entre Salvador y su madre las que ahogan el alma. Contada en dos tiempos, en el primero (el pasado) Salvador es presentado como un niño de insondables ambiciones académicas que vive bajo la protección de su joven madre (Penélope Cruz) y el despiste de su padre. Ella es una mujer luchadora que lo da todo por la educación de su hijo en medio de un mundo de ignorancia y pobreza. La ternura que sobrevuela las escenas en la estación del tren o en la casa-cueva donde vive la familia Mallo es comparable a la que podemos ver en relaciones fraternas de otras películas de personajes entrañables como Antonio y Bruno Ricci en Ladrón de bicicletas (Vittorio de Sica, 1948) o Billy Flynn y T.J en El campeón (Franco Zeffirelli, 1979), más allá de que los dos directores italianos hayan explorado la relación padre-hijo.

En el segundo tiempo narrativo (el pasado reciente), Salvador vive diligente por, y para, su anciana madre (Julieta Serrano) que “hubiera preferido un mejor futuro para su hijo”, a pesar de que este es un artista exitoso. Salvador cuida a su madre y la escucha con benevolencia, piedad y dulzura. Ambos espacios temporales están fortalecidos por diálogos hermosos y sencillos que Almodóvar provee de franqueza.

En suma, Dolor y gloria es una mirada al tiempo que corre sin detenerse, desde la óptica de un Pedro Almodóvar que evoca la niñez de forma cándida y amable; pero que repara en cómo el hombre se hace mayor sin que los años le den tregua, ya sea para el amor, los amigos o la pasión por el cine.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño