El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

It: capítulo 2

It capítulo 2

Hace dos años, Andrés Muschietti satisfizo las expectativas de críticos y espectadores cuando presentó la primera parte de su adaptación cinematográfica de It, el celebrado libro de Stephen King. La historia de lucha entre Pennywise y el Club de los perdedores tenía dos antecedentes difíciles de superar: el propio texto del escritor estadounidense y la miniserie de culto de 1990. Sin embargo, la alta valla no fue obstáculo para el director argentino afincado en California. El resultado derivó en una película que se puede tomar en cuenta al momento de hacer un ranking de las mejores cintas de terror de los últimos cinco años.

El aplauso general que It despertó también planteó varias interrogantes: ¿qué propondría Muschietti en la segunda parte? ¿Seguiría el camino de trasmitir miedo desde los propios demonios interiores del ser humano sin caer en el efectismo? ¿Cómo utilizaría ese mismo miedo en personajes adultos para combatir la falta de autoestima y los prejuicios sociales? ¿Acaso volver a colocar en Derry a los mismos personajes supondría un ejercicio innovador de narración o repitiría la estrategia de la primera parte sin desgastarlos? Todas las posibilidades a seguir se movieron en el terreno de la especulación hasta que It: capítulo 2 (2019) se estrenó y nos estrellamos con un muro de decepción.

El trabajo de Muschietti casi sigue la línea que narra el libro y sitúa la acción, 27 años después, en el tranquilo, aunque enigmático, pueblo de Derry. Todos los miembros del Club de los perdedores han salido de la pequeña localidad para forjar un futuro distinto al que les aguardaba en un lugar sin posibilidades de crecimiento personal y profesional, a excepción de Mike. De acuerdo al pacto de sangre que habían hecho de niños tras derrotar a Pennywise, Mike llama a sus viejos camaradas para contarles que el diabólico enemigo ha regresado y que es responsabilidad del grupo volver a destruir a quien tanto daño les había causado. De acuerdo al planteamiento podríamos deducir que la trama seguirá por el camino de la venganza, de los justicieros que tienen una obligación con el mundo, o que, simplemente, se desatará un abierto enfrentamiento entre el bien y el mal. Entonces, una sencilla premisa se transforma en un juego de enrevesamientos mal concebidos.

  https://youtu.be/SF832fGsNxo

It: capítulo 2 acusa de dos grandes problemas. El primero consiste en la multiplicidad de subtramas que no llegan a articularse. La minuciosidad innecesaria de las pesadillas emocionales de cada personaje perjudica el ritmo de la película, a tal punto que hasta los efectos especiales -agentes resolutos de asociación en otras películas de terror- son pura mofa; sobre todo, si en algún momento Muschietti pensó que estos reforzarían su intención de provocar sensaciones extremas. En It: capítulo 2, el suspenso agoniza para dar pase a la comicidad involuntaria. Al parecer, el director cede ante la espectacularidad del impacto y los clichés en lugar de seguir la fórmula del espanto psicológico que sí funcionó en la primera entrega de hace dos años.

El segundo problema deriva del antes mencionado: la excesiva duración de la película. La incapacidad para sintetizar las consecuencias de los conflictos centrales hace que los giros de la historia sean tan variados como estériles y, como se anotó antes, inconexos. Si bien la escena inicial muestra una posibilidad narrativa potente, conforme avanza la película todo se diluye, se dispersa, se aísla y deposita las pocas posibilidades de éxito en una que otra escena. Los actores poco pueden hacer ante el diluvio de errores de Muschietti. A Jessica Chastain y James McAvoy, los más destacados del reparto, no se les puede reprochar mucho. Por momentos están contenidos y falsamente diseñados, forzados. Imaginemos a los demás integrantes del elenco.

It: capítulo 2 no solo decepciona porque venía precedida de una gran primera parte. También llega a fastidiar por su falta de empatía con otras producciones que desde hace pocos años refrescan e innovan el género -caso It Follows (2014), La bruja (2015), No respires (2016), El legado del diablo (2018) o Nosotros (2019)- y se asemeja a tantas producciones que solo llenan la cartelera repitiendo fórmulas básicas. Es decir, It: capítulo 2 pasó de emblemático acorazado de primera línea a una endeble chalupa sin importancia que zozobra en un océano de casi tres horas.

 

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño