El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

One Night in Miami

One Night in Miami

A los 22 años, Cassius Clay, un joven boxeador lenguaraz por el que pocos apostaban, venció a Sonny Liston, campeón mundial de los pesos pesados. “Soy el mejor del mundo”, gritaba desaforado, sobre las cuerdas del cuadrilátero, el nuevo monarca del pugilato a los periodistas y todo aquel que lo había subestimado.

Era la noche del 25 de febrero de 1964 y “el ring estaba abarrotado de figuras pasadas, presentes y futuras”, según David Remnick, director de The New Yorker. Entre el público se encontraban celebridades de diversos ámbitos de la cultura afroamericana.

La política, el deporte y la música se rendían ante Clay, pero tres hombres cercanos al nuevo campeón serían los que celebren de manera especial el título boxístico: Malcolm X, activista y representante de la Nación del Islam; Jim Brown, recordman del fútbol americano y actor advenedizo; y Sam Cooke, exitoso cantante y productor de soul. Los tres, y Clay, horas más tarde del combate, se reunieron en una habitación de hotel de Miami donde el político pasaba aquellos días. Sobre ese encuentro se ha escrito mucho y ficcionado demasiado.

En el 2013, Kemp Powers montó una obra teatral titulada One Night in Miami en la que abordaba los temas de las conversaciones que pudieron tener los cuatro hombres. Para crear los diálogos, alrededor del acontecimiento de la velada -el triunfo de Clay-, Powers centró la atención de su puesta en escena en la lucha por la igualdad que había emprendido el Movimiento de los Derechos Civiles de los años 60s. La obra de teatro tuvo mucho éxito.

Siete años más tarde, Regina King, actriz que ganó un Oscar por su trabajo en If Beale Street Could Talk (Barry Jenkins, 2018), decidió llamar a Powers para que escriba el guion del que sería su primer largometraje como directora, una película homónima a la obra del dramaturgo. El Festival de Venecia marcó el debut del film a mediados del 2020 y su recorrido por diversos encuentros cinematográficos no ha dejado de cosechar elogios. Amazon Prime Video compró los derechos de difusión y desde hace dos semanas se puede ver vía streaming.

En tiempos donde el movimiento Black Lives Matter alcanza altos niveles de aceptación mediática y social, una película como One Night in Miami podría encajar en un inocuo lugar de oportunismo. Sin embargo, la ópera prima de King tiene de todo, menos un discurso político forzado o de falsa reivindicación. Precisamente, la gran fortaleza del film está en construir cuatro personajes complejos, auténticos, que interactúen sin desbordarse, sin atropellarse en favor del protagonismo desigual.

No debemos perder la perspectiva de que One Night in Miami es una versión libérrima de un encuentro real; por ello, y para hacerla creíble, el trabajo de King, siempre de la mano de Powers, consiste en mirar a las cuatro figuras desde su naturaleza real y arrancar jirones de sus personalidades para que los temas debatidos en la habitación de Malcolm X respondan a una dramaturgia coherente.

La propuesta de King se consolida cuando hace de las pequeñas locaciones verdaderos polvorines a punto de estallar, a causa de la dialéctica que profesan los protagonistas y las reacciones de cada uno ante el lugar que la sociedad blanca les ha asignado tácitamente.

Por ejemplo, Cooke (Leslie Odom Jr.) intenta, a toda costa, ganar la preferencia de los sectores más privilegiados del jet set estadounidense porque así podrá demostrar su verdadero valor artístico, a lo que Malcolm X (Kingsley Ben-Adir) ve como una forma de subyugación cuando la verdadera fuerza de reconocimiento, para el activista, debería venir desde los sectores afroamericanos. Cooke espeta a Malcolm X que la conquista de la audiencia blanca es la verdadera vía para ser tomado en cuenta. El político no acepta ese argumento diciéndole que si el cantante quisiera, gracias a su popularidad, podría ser una voz potente de la protesta racial.

Durante esa escena Malcolm X pone una canción de Bob Dylan y tajantemente le pregunta a Cooke: “¿Por qué un blanco tiene que ser la voz de los oprimidos cuando su comunidad no padece el sufrimiento de los negros?” Entonces, todo se convierte en un huracán de reacciones y enfrentamientos. La directora maneja con habilidad los discursos y sus réplicas, pero cuando parece que se asoma el correctismo político introduce recursos que desvían la atención y evitan la solemnidad: cambio de espacios geográficos (de la habitación a la azotea del hotel), intervenciones humorísticas y vanidosas de Clay (Eli Goree) o la seriedad y sutileza de Brown (Aldis Hodge).

El riesgo narrativo que asume King, al partir de una idea que fue concebida desde el terreno teatral, es grande y está sustentado en la complejidad de trasladar diálogos larguísimos hacia el plano audiovisual sin que se sienta un desequilibrio o deuda con las oportunidades que ofrecen los planos, los movimientos de cámara, el ritmo, la fotografía o el montaje. En One Night in Miami existe una armonía de los elementos discursivos que sirve para ahuyentar la posibilidad de estar ante una copia cinematográfica de raíz teatral.

Mención especial merece el casting de la película. Cada uno de los protagonistas muestra una fidelidad absoluta a las cuatro figuras legendarias. El caso de Goree como Clay es el más destacado. El actor despliega una interpretación magnífica donde el conocimiento y dominio del lenguaje verbal y no verbal lo distinguen en una de las mejores actuaciones inspiradas en Clay.

One Night in Miami está muy bien realizada. No se vale de su argumento ni su potencial para ingresar por la puerta del correctismo político. Al contrario, desfila por los caminos del dramatismo sin descuidar la esencia de su propuesta, llamar la atención respecto a un tema que, desde hace 60 años, no ha cambiado mucho, abrazándose a las ventajas narrativas que otorga el cine.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño