El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

El perro que no calla

el-perro-que-no-calla

Los vecinos de Sebastián le reclaman que su perra, Rita, llora y ladra demasiado, especialmente, por las noches o cuando él se enrumba hacia el trabajo. Entonces, el hombre de mediana edad decide llevar a su can a la oficina causando el asombro de compañeros y jefes. La negativa de sus superiores por seguir admitiendo a Rita en un lugar destinado solo para humanos hará que Sebastián renuncie irrevocablemente. El derrotero para alcanzar un nuevo empleo que no solo pueda aceptar a la perra, sino que haga al hombre sentirse más cómodo, se convertirá en un calvario que él vivirá estoicamente. En algún momento de su búsqueda, un extraño virus se apodera de la Tierra y obliga a todos los humanos a vivir con cascos cuando están parados y sin el objeto cuando están a ras del suelo. Es así como el extraño apocalipsis pondrá a prueba el carácter y las necesidades de Sebastián.

El perro que no calla se sostiene sobre la premisa reflexiva de explorar la trascendencia del ser humano desde una perspectiva en que la libertad lo es todo y nada, a la vez. Libertad para elegir dónde y cómo vivir, dónde trabajar, con quién estar y compartir. Sin embargo, aquello que puede parecer el abordaje de “temas serios” y poco triviales se convierte en un artefacto de situaciones impredecibles provisto de fino humor negro. Nada novedoso en el horizonte, cierto; aunque es placentero distinguir que un tema de raíces próximas a la filosofía se reinventa a partir de la forma que ensaya Ana Katz, directora y coguionista de la película.

Entonces, ¿qué es El perro que no calla? Una propuesta que mezcla drama, humor y ciencia ficción. Y, sobre todo, una manera de escarbar en la incertidumbre de la época en que vivimos. Chesterton decía que una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo, Katz propone una pausa para posar la mirada en los parámetros sociales que nos empujan a esquematizar nuestros deseos y seguir las reglas laborales, económicas, y hasta  afectivas, que deshumanizan en nombre de una competitividad salvaje.

El fondo de El perro que no calla, a primera vista, puede percibirse como un ejercicio fatalista revestido de escarnio. Algo tan acorde a los vientos que soplan o quizá desde antes de la pandemia, pero, insisto, no todo es tan serio como parece. Katz juguetea a través de un guion cargado de giros argumentales que no trazan un destino claro para su protagonista. Secuencias graciosas que se enmarcan en lo absurdo y la fantasía, envueltas en circunspectos pasajes donde Sebastián y su desesperante inexpresividad esquivan los embates cotidianos.

Otra posible lectura sobre las actitudes de Sebastián es que patea el tablero de forma crónica. No es así. El hombre no elude responsabilidades, elige su rumbo dentro de lo que su relativa libertad se lo permite. La película de Katz es tan kantiana y consecuente en su idea de que a Sebastián se le puede negar la existencia de la libertad, per se, pero dentro de sus razonamientos y adhesiones emocionales la admite como un postulado netamente moral.

La manera que encuentra Sebastián de rebelarse contra el sistema consiste en negarse a los convencionalismos en que viven inmersos sus vecinos y empleadores. No necesita de la confrontación para alzar su voz. Basta el argumento calmo -incomprensible a oídos, y mentes, de sus semejantes- o, a veces, tan solo el silencio. Los momentos más cómodos para el protagonista se dan cuando interactúa con aquellos personajes que viven el día a día sin mayor preocupaciones -los vendedores itinerantes de alimentos- o cuando al inicio de un romance experimenta un sentido de pertinencia que marca su nueva condición paternal.

El perro que no calla es una metáfora de tiempos lúgubres narrada por una autora que recurre a simpáticas exageraciones y un elegante empleo del humor, en medio de un contexto tan actual como absurdo.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño