El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

La razón etimológica de por qué los peruanos amamos y sufrimos tanto por el fútbol

 

hinchas-peru-tristes

“En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol”.

Eduardo Galeano, escritor uruguayo, falleció el 13 de abril de 2015 en Montevideo. Un cáncer al pulmón se lo llevó a los 74 años. Entre nosotros se quedó su gran legado literario y un amor desmedido al fútbol, al buen fútbol. Dejó todo en la cancha, especialmente el día que publicó “El Fútbol a Sol y Sombra”, uno de los libros más reveladores sobre la esencia de este deporte, que paraliza al mundo durante 90 minutos y un poquito más. Galeano fue el autor de esta frase tan brillante con el que iniciamos este post, tan lucida y real, que ni un gol de cabeza de Luisito Suárez en el Barza o una chalaca al borde del área del gran Enzo Francescoli con la franja de River Plate pueden superar. Analicemos la frase.  ¿Por qué? Por qué un hombre no puede cambiar de equipo de fútbol. Por qué sigue amando siempre la misma camiseta. Hacemos nuestro el concepto y nos preguntamos: ¿por qué sufrimos tanto cuando juega la Selección Peruana? ¿Por qué seguimos creyendo a pesar de los reveses? Por qué simplemente no cambiamos de deporte. Por qué nos ilusionamos hasta las lágrimas con los triunfos. Por qué estamos tan apegados a la calculadora, ilusionados de que sí es posible la clasificación, si todos pierden y nosotros sí ganamos. Entonces, todo se resume en una palabra: PASIÓN. El fútbol es la pasión de los hombres (y de muchas mujeres). Pero para entender el significado de una palabra no es suficiente con repetirla hasta el cansancio. Para conocer que energía tan poderosa corre por ese hilo conductor de  orgásmicas emociones frente a una pantalla de TV o qué mejor, en el estadio, si la billetera lo permite.

Entonces, no se trata de una cuestión de razón. Porque si fuese la razón la que dominase, los estadios estarían siempre vacíos. El triunfo es una posibilidad entre tres. Las estadísticas dicen que existen 66.66% de posibilidades de no quedar satisfecho. Aún así el fútbol genera una expectativa constante. Que se renueva con cada partido. Con cada posibilidad que la calculadora arroja. Es esa ilusión que ha hecho del Perú un país atípico en el mundo. Llevamos 35 años sin ir a un Mundial pero los partidos de la selección superan en algunos casos los 50 puntos de rating, tenemos colgados en los quioscos todos los días en nuestro país cinco diarios deportivos, un canal de 24 horas de fútbol, la mayoría de los canales de TV abierta con programas deportivos, dos radios especializadas en deportes, portales de Internet, Fan Pages en Facebook, twitteros deportivos… ¿Por qué? ¿Cómo responder esa pregunta que parece no tener respuesta? ¿Por qué tanto fanatismo por el fútbol?

Es entonces, que debemos recurrir al embrión de la palabra PASIÓN. A la propia etimología de esas seis letras, para conocer desde el nacimiento, desde su ADN, cuál es su significado y comprender así, por qué los hombres somos cómo somos cuando vemos una pelota rodar en una cancha y una camiseta que amamos, perseguirla como el tesoro más preciado. Y ni hablemos de un gol en el último minuto. Ni un penal tapado.

Pasión viene del latín passio (“sufrimiento”), derivado de passus, participio perfecto pasivo de patior, patī (“sufrir”), verbo emparentado con el griego antiguo πάσχειν (paskhein, “sufrir”) y el sustantivo πάθος (pathos) (“dolor, sufrimiento, condición, muerte”). En síntesis PASIÓN quiere decir “sufrimiento”, motivo por el cual, por ejemplo, el camino de Cristo a la cruz es el sufrimiento de Jesús o como se indica en la biblia “La Pasión de Cristo”. Y es que en el fútbol, se sufre los 90 minutos. Especialmente si eres hincha de un equipo que no está acostumbrado a ganar, sino a perder. Prueba de ello es que el Club Deportivo Municipal llenaba estadios en su regreso a Primera División pero hoy le cuesta mucho llevar más de tres mil espectadores a Villa El Salvador. Se acabó el sufrimiento hace dos años. Ser protagonista del campeonato le afectó en la taquilla. O Alianza Lima, que lleva diez años sin campeonar pero sin embargo, es el equipo con mejor asistencia del fútbol peruano en los últimos cinco años. ¿No es acaso esa una contradicción?

Recordamos esta canción del Comando Sur:

Esta, esta es tu barra 
La que grita la que canta
La que deja la garganta
Y también el corazón
No puede ser blanquiazul
Aquel que no haya llorado
Aquel que no haya sufrido
Cantando aquí en sur
  

El fútbol es pasión, y por ello es sufrimiento. Cada partido es una nueva ilusión. Una nueva expectativa. Una nueva oportunidad de ganar. De ser felices. De apaciguar ese sufrimiento. Los medios de comunicación aprovechan esa expectativa para generar todo tipo de historias alrededor de los equipos de fútbol, los jugadores y los técnicos, para llenar páginas de especulaciones, entrevistas, análisis, predicciones… ¿Sufriremos o ganaremos? Es por ello que el fútbol es además, la telenovela de los hombres. Disfrutamos de cada noticia. Si se lesiona nuestro jugador preferido puede ser una de las noticias más trágicas del día. Por ejemplo, Paolo Guerrero no jugará ante Bolivia por haber acumulado su segunda amarilla y por supuesto, todos los periodistas deportivos especulan sobre la vuelta de Jefferson Farfán a la bicolor. ¿Quién más que él para aliviarnos la pena, el sufrimiento de haber perdido a nuestro mejor delantero y capitán? El que obtenga la primicia de que Ricardo Gareca lo convocará tendrá la portada lista. Y comenzará la ilusión de verlo otra vez en su mejor nivel haciendo los goles que nos acerquen al sueño de la Copa del Mundo. Por eso, es que esta situación expectante de la Selección Nacional en las eliminatorias es tan crítica y relevante para todos los peruanos. Porque llevamos acumulados años de dolor, de frustración, de sufrimiento, de padecimiento. Viendo el Mundial por TV. Y el día que se acabe ese dolor, esa frustración, el éxtasis será incontrolable. No quiero ni imaginarme las calles. La alegría desmedida. Nos conectaremos con lo más profundo de la pasión de los peruanos. Ahí donde palpita de verdad el corazón, con sinceridad. Bueno, quiere conectarse emocionalmente con lo más profundo de un peruano. Invierta publicidad en el fútbol.

COMENTARIOS

  • 1
  • 02.04.2017
  • 11:35:55 hs
Carlos Arréstegui

Yo creo que el fútbol es alegría y por ello es felicidad. La pasión puede ser para los fanáticos, pero a muchos nos gusta el fútbol porque lo llevamos en nuestro adn; lo compartimos en la familia, el barrio, los amigos, el colegio, la universidad, el trabajo, etc., es parte de nuestra vida y si a uno le gusta un deporte o equipo lo hace porque ha sido ganador en algún momento o tiene la esperanza de que pueda ganar para poder celebrar con alegría y felicidad. El que no invierte no gana y el que la sigue la consigue son dichos, que se aplican al deporte de una manera positiva para lograr nuestra felicidad. Los que hemos visto a Perú en un mundial hemos sentido esta alegría a pesar de haber perdido partidos, porque la alegría que nos da el deporte va mas allá del resultado.

  • 2
  • 03.04.2017
  • 06:13:24 hs
Amancio Lara

excelente artículo sobre nuestra pasión, nuestro fútbol.

  • 3
  • 07.04.2017
  • 11:27:59 hs
LUIS

En mexicano no cantamos mal las rancheras con esa pasión, si acaso la única diferencia con uds hermanos peruanos es que ficticia mente tenemos un nivel económico mas distendido, no tenemos mas dinero que ustedes conste, lo unico es que nos endrogamos mediante la tarjeta de crédito sin ninguna medida y la mayor parte de mexicanos que asisten a mundiales o juegos del TRI viven en USA y tienen dolares para viajar , asi no nos queda mas que disfrutar cada juego de nuestras selecciones o de nuestro equipo preferido, el ejemplo es mas marcado con el MORELIA DE MEXICO, donde ANDY POLO Y RUIZDIAZ, tratan de ayudar a evitar el descenso lo están logrando, y nos han ayudado a nuestra segunda final de COPA, nos quedan cinco partidos para saber que fue de nuestro equipo de la fuerza, desciende o se mantiene, VAMOS MORELIA

  • 4
  • 09.04.2017
  • 08:09:11 hs
Luis Arbaiza

Ya se hacía extraño no verte en el show de goles con el marcianito ese de la animacion del programa, sorprendente el historial académico que has acumulado.
Mis felicitaciones por el tan buen estructurado artículo, tienes mucha razón, el fútbol despierta muchas pasiones y sentimientos. Éxitos!

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño