Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

La salud no puede gestionarse a ciegas: las enfermedades de alto costo y la necesidad de hacer evaluaciones de tecnologías sanitarias

Las enfermedades de alto costo, tales como el cáncer, la insuficiencia renal en terapia de reemplazo renal con hemodiálisis y las enfermedades genéticas, producen en los hogares de las personas que las padecen un gasto catastrófico en salud. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), son catastróficas cuando los complejos procedimientos de diagnóstico y tratamiento impactarán en un costo directo mayor al 40% del ingreso del hogar afectado.

En nuestro país existen diferentes subsistemas de salud, cada uno con su cobertura y fuente de financiamiento propia. EsSalud cuenta con una amplia cobertura para sus asegurados (en su mayoría trabajadores formales), dando preferencia a los medicamentos que están en su petitorio famacológico. El Seguro Integral de Salud (SIS), que prioriza la afiliación de personas en situación de pobreza, pobreza extrema o vulnerabilidad, tiene un Fondo Intangible Solidario de Salud (FISSAL), que financia un listado de enfermedades de alto costo basado en enfermedades raras, algunos cánceres e insuficiencia renal.

La necesidad de una gran cantidad de recursos humanos y financieros para tratar las enfermedades de alto costo obliga a los financiadores del sistema de salud a ser eficientes en el gasto en salud. En ese contexto, las evaluaciones de tecnologías sanitarias (ETS) se convierten en una herramienta para la toma de decisiones informadas en la mejor evidencia científica disponible. Estas implican evaluar las características de una tecnología sanitaria —incluidos nuevos medicamentos o equipos—, así como su seguridad, eficacia y efectividad clínicas, costos, costo-efectividad, implicancias organizacionales, efectos sociales y consideraciones éticas y legales de su aplicación. Contar con esta información es fundamental para mejorar la eficiencia del sector salud.

Las ETS son contexto-dependientes; es decir, no sirve usar una ETS elaborada en otro país, pues nuestra realidad es distinta. En consecuencia, surge la necesidad de tener estudios de carga de enfermedad con representatividad nacional: estudios primarios hechos en Perú para valorar la eficacia/efectividad de las tecnologías sanitarias y estudios económicos que consideren no solo los costos desde la perspectiva del financiador, sino desde la perspectiva de la sociedad. A su vez, es muy importante la existencia de guías de práctica clínica (GPC) de ámbito nacional, las cuales permiten costear los procesos de atención.

Actualmente, existen algunas agencias del Estado que realizan ETS, como el INS, la DIGEMID y el Instituto de Evaluación de Tecnologías en Salud e Investigación (IETSI de EsSalud). No obstante, a pesar de los esfuerzos, todavía su producción es insuficiente para cubrir a todas las enfermedades que necesitan la introducción de nuevos dispositivos médicos.

La escasez de recursos y el incremento en los costos debido a la cobertura de las enfermedades de alto costo hace vital que las decisiones de política pública estén basadas en evidencia científica: hay que darle la importancia requerida a las ETS. Ello permitirá redireccionar los recursos económicos hacia otras áreas prioritarias de la salud pública, lo cual con el tiempo repercutirá en una mejor calidad de vida para los pacientes.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Centro de Investigación de la Universidad del Pacifico

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella Garcia-Pacheco

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño