Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Aquellos bienes llamados deseos…son mucho más

En la primera columna sobre finanzas personales hablamos de la importancia de armar el presupuesto familiar para saber con mayor certeza si al final del mes nos está sobrando o faltando dinero. Y para hacer este ejercicio, a los ingresos estimados del mes les restamos los gastos considerados como necesarios (pago de servicios públicos, educación, salud, alimentación, impuestos y créditos, entre otros).

 

A ese saldo es al que debemos prestarle especial atención y podemos denominarlo nuestro pozo de deseos. Este pozo sirve para financiar dos conceptos: aquel gasto que deseamos realizar (vacaciones, compra de auto, remodelación de la casa, etc) o aquello que planeamos ahorrar pensando en nuestras metas familiares de mediano plazo.

 

Y aquí no hay reglas exactas, pero sí hay claves financieras que vale la pena tener presente:

 

ü  La apuesta financiera es personal

En la Pontificia Universidad Javeriana (PUJ) de Colombia, la universidad puso a disposición de la comunidad universitaria (alumnos, profesores, padres) y público en general el Consultorio de Finanzas Familiares (CFF) en el que tuve la oportunidad de trabajar. Como resultado de esta experiencia aprendí que cada familia no solo tiene metas distintas; sino que lo que marca el grado de dificultad con el que logran las mismas depende de qué tan bien tienen organizadas sus finanzas y cómo han ido construyendo su pozo de deseos. A manera de ejemplo les pongo el caso de dos hogares que cuentan con un hijo en edad universitaria y en los que el ingreso familiar es distinto. Supongamos que la pensión es de S/ 1,500 mensuales. Para una familia de ingresos de S/ 6,000 al mes, el gasto en educación representa el 25%; pero para un hogar con S/ 2,000;éste representa el 75%.

¿Qué razón haría que una familia esté dispuesta a destinarle casi la totalidad de su ingreso a la educación superior? Pues tal vez la razón más poderosa es que para este hogar la educación es una inversión que le generará un retorno y por ende, está dispuesta a sacrificar el rubro de deseos y vivir con lo mínimo indispensable en el componente gastos necesarios, para priorizar el componente educación.

Es evidente que los sacrificios que uno decide hacer para logar las metas de la familia son decisiones únicas; pero lo que debe estar claro es que si se gasta más en un componente -en este caso educación- necesariamente se debe reducir el gasto en el resto de variables que forman parte del conjunto de gastos necesarios.

 

ü  Guarda pan para mayo

Para seguir con el ejemplo anterior, un hogar que vive destinando el 75% de sus ingresos al pago de educación es uno muy vulnerable si no cuenta con fondos de ahorros que formen parte de su pozo de deseos. En este hogar, si por ejemplo, la mamá o el papá se enferman gravemente, no solo se pierde la principal fuente de ingresos que posibilitaba pagar le educación superior sino que probablemente lo hace imposible, al tener que destinar el dinero ahora al pago de las necesidades de cuidado del familiar enfermo.

Las metas que se planteen deben ser financieramente realistas, de tal manera que si la meta es que tu hijo se eduque en una buena universidad, lo deseable es que empieces a ahorrar desde el momento en el que tu hijo nace. Para ello existen una serie de instrumentos financieros disponibles, a nivel de bancos y empresas de seguros que te pueden ayudar y que te permitirían además no vivir solo para pagar la universidad – como lo harías si tuvieses que financiar la pensión con el 75% de tus ingresos.

 

 

ü  Siéntete protegido

Si la familia de nuestro ejemplo hubiese contado además con un buen seguro de salud e incluso con uno que te de dinero (suma alzada) en caso la enfermedad sea compleja, habría tenido libertad financiera para seguir pagando los estudios del hijo con el ahorro que tenía para esa meta (guarda pan para mayo) y habría estado en condiciones de atender al padre o madre enfermo garantizándole una excelente calidad de vida. Y si contase además con derecho a pensión porque se encontraba afiliado a algún sistema de pensiones, entonces además empezaría a recibir su pensión de invalidez – de ser el caso.

La inteligencia financiera depende de la habilidad que desarrolles para mitigar los riesgos de que un evento no deseado (enfermedad, muerte, pérdida de empleo) afecte tus metas o las de tu familia.

Para que tu presupuesto sirva como herramienta para el logro de tus objetivos tienes que preguntarte si tu familia podría seguir tan bien como hasta hoy si tú no estuvieses con ellos mañana.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño