¿Enseñanzas de las ciencias naturales y la medicina a la economía?

La ciencia económica debe ser menos arrogante de lo que es con relación a las otras ciencias sociales. Se ha comentado anteriormente que no es tan “objetiva” como dice serlo. La división entre la economía positiva (“lo que es”) respecto de la economía normativa (“lo que debe ser”) está bien para los libros de textos de economía de la secundaria y del primer año de la carrera, pero no más. La filtración de juicios de valor ocurre desde el momento en que se inicia el análisis de cualquier serie de datos (Heilbroner, 1972). Obviamente se produce antes cuando tratamos un fenómeno no cuantitativo (¿Quién afima de manera categórica qué es o no una variable apropiada para el análisis económico – “científico”?).

Al momento de iniciar el análisis cuantitativo escogemos las variables independientes (exógenas o instrumento) que podrían ser útiles para la explicación, respecto de muchas otras. Esta selección se realiza de acuerdo al paradigma de política económica (Feinstein, 1984) que tenemos en la cabeza o a nuestra percepción ex ante. Ni cuando hacemos análisis estadístico somos tan objetivos, ya que valoramos la bondad de ajuste y las pruebas estadísticas por sobre las relaciones causales (¿Deben dominar los criterios estadísticos sobre los propiamente económicos?, ¿cuál es la noción de modelo económico que debe predominar: la de Friedman (1971) por su capacidad predictiva o la más comprensiva de Robinson (1976) en abstraer las características más relevantes de la realidad?).

La perspectiva extrema relativa a la filtración generalizada de juicios de valor podría apreciarse en la posición de Nakamura, citando a Weis(1987) donde «La organización hacedora de políticas es una colección de opciones mirando por problemas; materias y percepciones esperando por situaciones en que estas deberán ser presentadas debido a que es necesario tomar decisiones; soluciones buscando materias en las cuales serán respuestas; y hacedores de política buscando su trabajo». Cualquier parecido a los comportamientos endogámicos de los bancos centrales, incluido el peruano, no es pura coincidencia.

Ante esta realidad los economistas debemos insistir en ser científicos. Heilbroner (1972) plantea que la economía debe retomar la metodología de las ciencias naturales con el siguiente protocolo:

1. Luchar contra las inhibiciones impuestas por el paradigma vigente al escoger el objeto de estudio y en el tratamiento de los resultados.

2. No se tiene el derecho de deformar los datos, de promover o promulgar medidas de política sin pruebas que las respalden, o difundir conclusiones preñadas de juicios de valor.

3. Hay que reproducir los métodos de las ciencias naturales y no producir leyes de comportamiento.

4. Hay que realizar una crítica bien informada en cada etapa de investigación, con ardua introspección respecto de experimentos, razonamientos y conclusiones (necesidad de un diario de investigación desde el punto de partida). No hay que esconder supuestos, mismos que deben ser totalmente transparentes.

Pero no sólo las ciencias naturales pueden ser necesarias a la ciencia económica. Etzioni (1985) señala que la medicina es útil para el análisis económico en tanto que combina el conocimiento práctico con otras numerosas disciplinas e incluye procedimientos para trabajar con alta incertidumbre. Más en concreto, la medicina utiliza simultáneamente un conjunto de disciplinas sin buscar una integración total de sus resultados o supuestos. Se establecen procedimientos sucesivos; por ejemplo, el examen inicial para determinar las causas físicas de un malestar, para luego pasar a la revisión de las causas psicológicas, bajo el supuesto de que las primeras son más urgentes que las segundas.

El origen de un problema puede ser diverso: genético, químico, físico o psicológico; y el análisis médico basado en una sola disciplina (escuela) puede ser insatisfactorio en una alta proporción de los casos que se tratan. Para el diagnóstico, se utiliza mucho de la experiencia pasada a través del estudio de otros casos (análisis de benchmarking de la administración), relaciones estadísticas y otras fuentes de información práctica; asimismo, se tienen que tomar decisiones en condiciones de alta incertidumbre, en tanto que se trata de un sistema complejo, donde el conocimiento es parcial (Alarco, 2009).

23-5-2016.

 

 

 

 

COMENTARIOS

  • 1
  • 25.05.2016
  • 08:53:17 hs
Ricardo García

Es cierto, la ciencia económica, más específicamente, los economistas deben ser menos arrogantes. Una encuesta publicada en el Journal of Economic Perspectives encontró que el 77% de los candidatos a doctorado en los mejores programas económicos dijeron que la economía es la más científica de las ciencias sociales, es decir, superior a la sociología, antropologría, ciencia política, etc. Esa arrogancia hace que los economistas, cuando investigan, exclusivamente se citen entre ellos, cuando es bien sabido que en general, el conocimiento interdisciplinario es mejor que el conocimiento obtenido de una sola disciplina. Los economistas, en cambio, tienden más a relacionarse con los campos de las finanzas y los negocios, pero esto esa relación es hasta cierto punto peligrosa, ya que puede poner en riesgo su independencia y sesgar los temas a investigar y conclusiones.

  • 2
  • 25.05.2016
  • 09:13:53 hs
Germán Alarco

Estimado Ricardo: muchas gracias por el comentario. Coincido contigo. Precisamente en el número 33 del segundo semestre de 2015 de la Revista de Economía Institucional de la Univ. del Externado de Colombia se reproduce una artículo de Foucade, Ollion y Algan sobre el tema.
Saludos cordiales, G.A.

  • 3
  • 27.05.2016
  • 01:24:19 hs
juan flores villanueva

Gracias Profesor por el enjundioso artículo, el cual a la par es innovador e instructivo sobre todo para aquellos que atan sus enfoques a la ideología propia que insensiblemente los aparta de la realidad.

  • 4
  • 27.05.2016
  • 04:09:56 hs
Germán Alarco

Estimado Juan: muchas gracias por el comentario. Efectivamente los economistas debemos ser más modestos sobre las capacidades de nuestra disciplina; menos aún cuando nos inscrbimos dentro de la economía estándar. Saludos cordiales, G.A.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño