Trump: discurso sin sorpresas

El discurso de toma de mando del presidente Trump estuvo acorde al clima que lo rodeó: frío y húmedo. Orientado hacia la gente común, sin contenidos, ademanes, ni expresiones espectaculares. En lo económico repitió los temas de la campaña, America First. Un nuevo gobierno que se define orientado a favor de la gente común que sólo ha visto prosperar a sus líderes políticos, mientras que se deterioraba su situación económica. Estuvo orientado exclusivamente hacia los estadounidense, con una u otra referencia marginal al mundo; olvidándose que esa nación se construyó a lo largo del tiempo con base al esfuerzo de los ciudadanos de muchas latitudes.

Mirando su propio ombligo
Un EE.UU. que sólo mira a su propio ombligo, olvidándose de la importancia de crear y compartir la riqueza con el mundo. Trump mantiene su visión simplista de la realidad, donde los culpables son el establishment político y las políticas que han redistribuido las riquezas de las clases medias norteamericanas al resto del globo. Se propone no más enriquecer a empresas extranjeras, no más subsidiar a ejércitos de otros países, no más defender las fronteras de otras regiones del mundo, no más olvidar invertir en la infraestructura de su propio territorio.

Se trata, según el nuevo presidente, de recuperar los empleos, rescatar las fronteras, rescatar la prosperidad y los sueños de los trabajadores y las familias norteamericanas. Obviamente el discurso no entró en detalles. Sólo definió dos políticas clave que pueden sonar razonables para cualquier país, pero que llevadas al extremo pueden ser peligrosas para el resto del mundo: comprar (bienes y servicios) norteamericanos y contratar (emplear trabajadores) norteamericanos.

Los grandes olvidos
Trump plantea respuestas simples a grandes problemas. Se olvida que ese deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores y las clases medias de los EE.UU. fue resultado precisamente de las políticas neoliberales implantadas a partir de los años ochenta. Omite mencionar el abandono del modelo fordista preocupado por el equilibrio entre proporcionar beneficios tanto para los trabajadores como para los capitalistas que rigió en EE.UU. entre los años 50´s y 70´s y en casi todo el resto del mundo. Ronald Reagan, su principal referente político, fue el padre de la relocalización internacional de las empresas industriales, de la financiarización, de la economía basada exclusivamente en los servicios, de la desregulación de los mercados que condujo luego a la crisis financiera internacional que despojó de sus viviendas, genero desempleo masivo y empobreció a importantes segmentos de la población. ¿Por qué ahora rasgarse las vestiduras? Ese mundo de beneficios compartidos lo terminaron de destruir ellos.

Trump se olvida también que ese nuevo orden internacional a partir de los años ochenta fue construido por y para los poderosos del mundo. La elevada desigualdad es hija de las políticas neoliberales pero paradójicamente padres del Brexit, de su propia victoria y de todos los nacionalismos que florecen en Europa y el resto del mundo. Es cierto que algunos tratados comerciales han abierto espacios para algunas economías emergentes y otras más pobres, pero lo que es claro es que benefician ante todo a las empresas, incluidas las norteamericanas. La derrama de empleos e ingresos es también una realidad tangible en los lugares donde se han relocalizado las firmas que ahora proveen bienes intermedios, de consumo y de capital a las economías desarrolladas. Sin embargo, es obvio que con salarios y condiciones laborales por debajo de los estándares de EE.UU. Si la lógica era a favor del capital, ¿cómo querían que este fenómeno de traslado de empresas no ocurra? Ahora, en nuestra perspectiva ¿eso poco que se había avanzado a favor de nuestras economías, se va a perder?

Contradicciones a la vista
Hay que reconocer que en esta ocasión, como debía ser, Trump fue prudente y mantuvo las formas con relación a todos lo que no piensan como él. No mencionó explícitamente a los migrantes, incluyendo los ilegales, que fueron y son un elemento importante para el poderío económico de los EE.UU. No son marginales, además que son parte de la sociedad. China, Europa, el resto de Asia y sus otros socios comerciales y financieros del mundo son perfectamente funcionales al régimen de producción norteamericano. China provee ahora buenos productos más baratos que han permitido mantener el poder de compra de los estadounidenses, a la par que mantuvo empleos y beneficios en el sector comercial. Sus excedentes en forma de capital se han orientado a la compra de Bonos del Tesoro norteamericanos, donde es su principal acreedor. ¿Qué ocurriría si se desatan guerras comerciales?, ¿sólo se perjudicarían los chinos, europeos y el resto del mundo?, ¿qué ocurriría con los mercados de capitales en los EE.UU. y en el Mundo?

La contribución de México al progreso de los EE.UU. es un hecho real y tangible tanto por su aportación de capital humano, de materias primas, insumos intermedios y ahora de productos de alto contenido tecnológico. ¿Qué hubiera ocurrido si EE.UU. no contaba con esos recursos?, ¿qué ocurrirá con todas las cadenas de valor que se han construido en los últimos veinte años?, ¿puede EE.UU. aislarse de su vecino del sur?, ¿a EE.UU. le conviene un vecino con mayores problemas económicos y sociales?, ¿le conviene un mundo con menos comercio, flujos de inversión y libre movimiento de personas?

Del mundo unipolar se transcurrió al bipolar y luego al multipolar. Trump se olvida que en la historia no hay marcha atrás. Ya no existen islas por más muros que se quieran construir. La historia nos recuerda como terminaron mal esas experiencias nacionalistas extremas del siglo XX. Efectivamente el orden internacional sigue siendo injusto, especialmente para las economías más pobres. Había algunos avances positivos y muchos temas en agenda por negociar y concretar. La ruta de patear el tablero o buscar el exclusivo provecho para una de las partes (más que ahora) es perjudicial para todos. Si no se crea valor compartido los conflictos y la inestabilidad, en muchas esferas, estarán a la vuelta de la esquina. Ojalá se mantenga la prudencia.

Publicado en el Diario Uno (21/1/2017, p.9).

COMENTARIOS

  • 1
  • 25.01.2017
  • 12:49:47 hs
Gilbert Díaz

Trump recortar´´a impuestos a las empresas con la esperanza de que tales recortes se conviertan en inversi´´on real y aumente el empleo. Pero, creo yo, ser´´a una esperanza vana, puesto que la mano de obra norteamericana es relativamente cara, salvo que Trump ofresca subvencionarla, en cuyo caso las empresas que reciban tales subvenciones se convertir´´an en parasitarias.
Ahora bien, dado que Trump no responde a ning´´un “consenso” y usa la amenaza como instrumento de pol´´itica econ´´omica, la incertdumbre que se genera es alta, la cual empuja a los beneficiarios de los recortes impositivos a invertir en activos financieros (escurridizos). Su efecto es que genera una din´´amica asim´´etrica entre la econom´´ia real y la financiera.
Por otro lado, su pol´´itica proteccionista amenaza con convertir a la econom´´ia norteamericana en una autarqu´´ia cuyo sino es la obsolescencia.
Creo que los resultados de largo plazo mostrar´´an, en este caso, que el remedio resulta peor que la enfermedad.
Cordialmente:
G. D.

    • 2
    • 25.01.2017
    • 12:51:51 hs
    Germán Alarco

    Estimado Gilbert: muchas gracias por el comentario. Coincido contigo. Saludos cordiales, G.A.

  • 3
  • 25.01.2017
  • 11:45:57 hs
Marcel Huaclla

La realidad muestra que hay imperios en decadencia, pero también hay otros que se fortalecen, el Asia será el centro del mundo en el siglo XXI, ellos aprovecharon el libre comercio cuando aun eran economías pequeñas, hoy ya no lo son, y siguen apoyando el libre comercio, porque les conviene, China quiere liderar el ATT, y al parecer lo van apoyar los demás socios. Luego el proteccionismo y los nacionalismos siempre es más costoso para cualquier país, además es abusivo, discrecional y propenso a la confrontación, los riesgos aumentan, los países pierden competitividad, la inversión cae, pero ayuda políticamente en el corto plazo, en el largo plazo será fatal. Colocar altas tarifas a México, China, elevará los costos en EEUU por sustitución de importaciones, pero en el comercio internacional será más difícil que sus industrias pueden competir con los países del Asia. Salvo que la innovación ayude para crecer, como lo hicieron antes con productos innovadores, ((ver R. Vernon) pero en estos tiempos las innovaciones son copiadas y mejoradas rápidamente. Los países “grandes” no les conviene el libre comercio, porque estos pueden mejorar sus términos de intercambio a su favor, siempre sabotearon las rondas del OMC, pero felizmente desde el punto de vista de nuestros países aparecieron los TLC, acuerdos de complementación, y sobre todo las re localizaciones que permitieron que estos países que antes eran “pequeños” sus ingresos tiendan a la de los países desarrollados, el asunto es que hoy ya no son tan pequeños y tienen poder.

    • 4
    • 26.01.2017
    • 09:32:22 hs
    Germán Alarco

    Estimado Marcel: muchas gracias por el comentario. Coincido con tus conclusiones, aunque no estoy de acuerdo con algunas de tus premisas. La mayoría de las economías asiáticas utilizaron la protección comercial como un medio para desarrollarse y luego se abrieron al comercio internacional. los casos más paradigmáticos fueron Japón, Corea del Sur y luego China. Efectivamente en el caso de las economías grandes hicieron algo parecido y aplican como dice J.Stiglitz “hagan lo que decimos no lo que hacemos”. saludos cordiales, G.A.

  • 5
  • 27.01.2017
  • 12:08:06 hs
Germán Alarco

Estimado Gregorio: muchas gracias por el comentario. Sin embargo, eres excesivamente optimista. Déficits fiscales elevados con problemas de financiamiento y guerras comerciales a la par que suben las tasa de interés internacionales no son buenas señales para el clima económico. Saludos cordiales, G.A.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Marca Personal 360º

Silvia Moreno Gálvez

Creatividad al natural

Andrés Briceño

Mindset de CEO

Carla Olivieri

Clic Digital

IAB Perú

Market-IN

Jose Oropeza

Cuadrando Cuentas

Julia y Luis

Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Fuera de la caja

María Camino

Orquestación Estratégica

Dr. Diego Noreña

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Verónica Roca Rey

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Profesor de ESAN Graduate School of Business Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño