RMV en debate: evidencia a la vista

El ajuste en la Remuneración Mínima Vital (RMV), como todos los años, está en debate. La última modificación se efectivizó a partir de abril de 2018, hace un año. La Ministra de Trabajo acaba de señalar que está en revisión. El titular del MEF comentó a mediados de semana que no tiene información para tomar una decisión sobre ese tema. ¿Es el único responsable en definirla? Por otra parte, el decano de la prensa nacional ya emitió dos editoriales contra la posibilidad de ajustarlo; uno se tituló justificación mínima y el otro mucho para pocos. Como siempre, lo acompañan los analistas estándar de las principales empresas consultoras del país. Se repite el argumento en contra de promover mayor informalidad. Ellos quieren combatirla reduciendo ingresos y prestaciones hacia abajo. Olvidan el fundamento constitucional de las remuneraciones mínimas. Se adscriben a la economía tradicional que señala que el único factor para contratar trabajadores son los salarios reducidos, que estos son solo costo de producción y no fuente de ingresos, demanda y producción. Confunden el análisis microeconómico con el macroeconómico donde el todo no es necesariamente la suma de las partes.

A todos los críticos habría que recordarles que el último ajuste fue hace un año y que la mayoría de las economías lo modifican con esa periodicidad (la inflación total fue 2.6%, mientras la transable 2.1% y la de no transable 2.9%). Ahora hasta el FMI reconoce conceptualmente la importancia de la RMV como orientador del resto de salarios de la economía (faro). Asimismo, se ha rehabilitado su relevancia, al igual que la sindicalización para reducir la elevada desigualdad que tiene impactos económicos, sociales y políticos negativos. Ajustar la RMV no es una política populista, ya que tiene sentido económico. Por el contrario, no ajustarlo es hacer populismo dizque a favor de los empresarios, ya que al final también los perjudica por un mercado interno más reducido. Una política internacional colectiva de reducción de la participación de los salarios en el PBI reduce el tamaño de los mercados globales impactando negativamente en el comercio internacional, por más nuevos TLC que se firmen.

Sería bueno que estos comentaristas vean lo que está haciendo nuestros vecinos y socios comerciales. México subió en 2019 el salario mínimo en 16.2% y duplicó el fronterizo, pero ya desde el último año del gobierno de Peña Nieto se ajustó al doble de la inflación. La duplicación del salario fronterizo tuvo el beneplácito de EE.UU. en la reciente renegociación del T-MEC. En Chile y Colombia con gobiernos neoliberales hay una política clara de recuperar el poder de compra de los salarios mínimos. La última norma chilena de setiembre de 2018 establece el ajuste (dos años hacia adelante) para 2019 y que el 2020 se reajustará 2.5% en términos reales; y si la tasa de crecimiento del PBI es mayor al 4% se adicionará esa diferencia íntegra a favor de salario real.

En Colombia desde 2000 a la fecha, a excepción de 2008 en que fue 0%, se tienen incrementos reales del salario mínimo. En 2018 fue del 2.7% real. Para 2019 se ha incrementado en 6%. En los otros países vecinos el ajuste es también anual. En Ecuador los salarios mínimos también se establecen por actividad económica y el último mínimo nacional unificado (para 2019) que incluye a los trabajadores de la pequeña industria, trabajadores agrícolas, de maquila, trabajadores del hogar, operarios de artesanía y colaboradores de las microempresas es de US$ 394 mensuales, superior al equivalente peruano de US$ 282 del Perú. En Bolivia la remuneración mínima a partir de 2016 se ajusta los primeros de mayo de cada año. Acaban de subirlo 3% cuando la inflación del último año fue 1.5%.

Recuperar el poder de compra de la RMV a su nivel de origen de 1962 en Lima sería equivalente a aumentarlo de S/. 930 a S/. 1,800 y para mantener el poder de compra de 1980 habría que hacerlo a S/. 2,050 mensuales. Si se pretendiera elevarlo a niveles de 1974 debería ser S/. 2,600 mensuales nominales. Hay que converger progresivamente a los montos que posibiliten cumplir la función constitucional de la RMV de satisfacer necesidades básicas, poco a poco, sin generar afectaciones a la balanza de pagos e inflación. La fórmula para ajustarla se puede diseñar sin problemas. Tenemos una gran tarea de concertación y de trabajo colectivo por delante entre empresarios, gobierno y trabajadores en beneficio de todos.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Liderazgo con ciencia

Mauricio Bock

Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño