¿Visión Perú 2050?

Es meritorio que en el marco del Acuerdo Nacional (AN) se haya aprobado colectivamente la Visión del Perú al 2050. Esta acción refleja una preocupación por el largo plazo de los principales miembros del AN: Gobierno, Partidos Políticos, Sociedad Civil y el CEPLAN. La ceremonia de entrega formal de este resultado al Presidente de la República se llevó a cabo en Palacio de Gobierno a finales del mes pasado. Sin embargo, reconociendo el esfuerzo realizado es pertinente comentarla y evaluarla. ¿Responde a la pregunta de qué queremos llegar a ser al 2050?, ¿incorpora un propósito y valores que perduran en el tiempo partiendo desde la realidad y explorando futuros posibles? D´Alessio (2008) también señala que debe combinar los atributos de directa, clara, comprensible, atrayente al mismo tiempo de la aparente contradicción entre ambiciosa (retadora) y realista. Hay que reconocer que la construcción de una visión de país no es una tarea fácil.

La Visión tiene cuatro párrafos. El primero se orienta a la defensa de la persona humana y de su dignidad en todo el territorio nacional, declarando previamente que somos un país democrático respetuoso del Estado de derecho y la institucionalidad. ¿Eran necesarias estas declaraciones previas?, ¿qué tienen de atrayentes o transformadoras?, ¿No somos acaso un país democrático? El segundo párrafo revela el orgullo por nuestra diversidad, el respeto a nuestro patrimonio milenario y biodiversidad. El tercer párrafo alude a las características del Estado como constitucional y unitario, ético, transparente, eficiente, moderno y con enfoque intercultural. ¿Cuál es lo relevante de lo constitucional o de su característica de unitario? El cuarto párrafo se refiere a que hemos logrado un desarrollo inclusivo, en igualdad de oportunidades, competitivo y sostenible que ha erradicado la pobreza extrema y el fortalecimiento de la familia. ¿Dónde quedó el desarrollo productivo diversificado a la par de integrado (encadenado)?, ¿vamos a continuar con la misma estrategia de crecimiento a base de sectores extractivos?, ¿no sería valioso agregar mayor procesamiento y contenido tecnológico a nuestros productos?, ¿será suficiente erradicar solo la pobreza extrema al 2050?

Sólo se plantea que protegeremos nuestra biodiversidad, pero dónde quedaron los retos del presente y futuro relativos al cambio climático, crisis hídrica, nueva demografía y crisis energética. ¿No es acaso una gran tarea superar el dilema del desarrollo de las actividades extractivas con el respeto simultáneo al medio ambiente, a las comunidades y pueblos originarios? Por otra parte, ¿dónde quedo el propósito de una sociedad pacífica, justa, libre de violencia? o ¿qué las personas alcancen una vida próspera y desarrollen al máximo sus potencialidades?

La Visión no pasa el filtro de ser retadora y menos para un horizonte al 2050. Al respecto, cuando se nos convocó para discutirla se hablaba del 2030. Esa combinación de buenos deseos plausibles es de poca envergadura a la luz de los retos que se pueden vislumbrar en diversos escenarios prospectivos hacia el 2050. Se ignoran los cambios tecnológicos en robótica-inteligencia artificial, infotecnología (Big Data) y biotecnología en curso. ¿Se olvidaron de la problemática de desempleo y subempleo masivo que pueden generar?, ¿el peligro de las dictaduras digitales?, ¿cómo garantizar la libertad de elección de los individuos?, ¿cómo satisfacer las necesidades básicas en un mundo con poco empleo?, ¿dónde quedó la mayor inestabilidad social y política que se podría generar?, ¿no se requerirá de Estados Nacionales más fuertes para gravar y redistribuir el ingreso evitando un colapso económico, social y político?, ¿cómo crearemos ciudadanos resistentes a los cambios por venir?

A la visión le siguen faltando algunas palabras clave como solidaridad, ciencia y tecnología, territorio integrado, seguridad alimentaria y energética y de una nueva educación basada en el pensamiento crítico, comunicación, colaboración y creatividad (Noah Harari, 2018). Se continúa olvidando el problema de las elevadas desigualdades económicas que crecen en el tiempo y que neutralizan la igualdad de oportunidades. Tampoco hay mención alguna al reto de enfrentar la informalidad para ser sustituida por el trabajo decente para todos.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño