Cambiar prioridades y corregir el PBI en tiempos del Covid-19

Los grupos de poder económico y mediático desafortunadamente no conocen la palabra priorizar. Quizás no les gusta porque se asocia al planeamiento estratégico que ellos aplican en sus empresas pero que no quieren desde el Estado. Esta significa asunto o cosa que se considera más importante que otra. La magnitud del impacto de la pandemia del Covid-19 sobre la ocupación y empleo ha sido dramática. Para Lima Metropolitana en el trimestre abril a junio de 2020 respecto del mismo trimestre del año anterior hay 2.7 millones de trabajadores que han dejado de pertenecer a la población económicamente activa pasando a la inactiva y casi cien mil desempleados adicionales que buscan trabajo: 36% de la población en edad de trabajar; este es el tema a priorizar. Esta realidad implica menos ingreso para las familias, insatisfacción de sus necesidades incluidas las básicas, menor consumo privado, demanda, ventas y menor producción de las empresas. Por otra parte, ¿dónde quedo la tan comentada rigidez del mercado de trabajo peruano?

Mientras esto ocurre esos grupos continúan en campaña para insistir en que se produzca más de lo mismo de antes. El énfasis está puesto en los sectores extractivos, en particular la minería. Efectivamente, una mayor producción genera empleo e ingresos; pero esto es más teórico que realidad; ya que es probable que las empresas de estos sectores no hayan despedido trabajadores de manera significativa y son poco intensivos en mano de obra. Es indudable que se necesitan las divisas y los impuestos que generan; pero más producción no necesariamente son más ventas a los mercados internacionales. Es obvia la reducida demanda de productos mineros, a excepción del oro, en el mercado internacional en un horizonte de corto plazo, y que las proyecciones de precios internacionales para el mediano plazo no son positivas.

Hay que desmitificar la realidad ya que más producción minera del Perú, como ocurrió especialmente con el cobre entre 2014 y 2016, genera sobreoferta y una caída en los precios internacionales que perjudica a todos. Con este escenario también es poco probable que se invierta más. Las posibilidades de concreción de esa anunciada cartera de inversiones por US$ 57,000 millones (71% en cobre) es desafortunadamente poco probable. Asimismo, ninguna prerrogativa ambiental, tributaria u otra es justificable. La prioridad hay que establecerla en los sectores que contribuyan a la generación de empleo, ingresos y bienestar para las familias especialmente las más necesitadas.

Últimas proyecciones
Con el indicador tradicional del Producto Bruto Interno (PBI) la situación para este año y los siguientes naturalmente no se ve bien. En el cuadro 1 se muestra la información más reciente del BCRP, Banco Mundial y el FMI. La mayor caída para este año es la prevista por el FMI, mientras que la menor corresponde al Banco Mundial; en una situación intermedia se ubica el BCRP. Sin embargo, las mayores diferencias se presentarían del 2021 en adelante, donde el instituto emisor es marcadamente optimista respecto de lo que plantean los organismos internacionales, al mostrar una recuperación a los niveles de producción de 2019 a inicios de 2022.

Para el Banco Mundial la recuperación recién ocurriría hacia finales de 2022 suponiendo se crezca más de 6.2%. Con la información del FMI esta se lograría recién en 2023, ya que se requeriría una expansión poco probable de 9% en 2022. El optimismo del BCRP se explica principalmente al suponer que la inversión privada crecería 20%, las exportaciones de bienes y servicios reales en 14.1% y el consumo privado en 9% en 2021.

Cuadro 1. Proyecciones PBI real del BCRP, Banco Mundial y FMI 2020 y 2021
prioridades01
Fuente: BCRP, Banco Mundial y FMI, 2020.

PBI con problemas
EL PBI mide la producción de bienes y servicios finales durante un periodo particular de tiempo, en este caso anual. Asimismo, es equivalente por el lado de los ingresos al valor agregado de una economía al sumar la masa de sueldos y salarios, las ganancias y los ingresos mixtos de los trabajadores independientes con otras cuentas de ajuste. Por otra parte, por el lado del gasto es equivalente a la suma del consumo privado, consumo público, formación bruta de capital privada y pública, las exportaciones de bienes y servicios menos las importaciones. Es el indicador estándar para medir la actividad económica, pero desde mucho tiempo atrás ha sido cuestionado como representación del bienestar de la población.

Se elude toda la problemática distributiva para saber quiénes fueron beneficiados por el crecimiento económico. Valora monetariamente servicios que deben ser medidos en términos de la cobertura, calidad y resultados como la educación, vivienda y salud; mientras que un mayor gasto en estos puede no tener significado alguno. Incluye los ingresos generados por no residentes en el país, especialmente las utilidades de las empresas extranjeras, equivalentes en el Perú durante los últimos tres años a US$ 9,000 millones anuales, 4% del producto.

Asimismo, un producto mayor puede estar asociado a niveles de contaminación más elevados que generan externalidades negativas y que reducen los niveles de bienestar de la población. Algo similar ocurre con el sector bancario cuando un valor agregado más alto se podría explicar por una mayor diferencia entre las tasas de interés activas y pasivas, que en realidad podrían generar sobrecostos entre quienes reciben los créditos y perjudican a los ahorristas. Esto mismo ocurriría con otros servicios como los de seguridad, logística y otros donde el óptimo es el mejor servicio al menor costo posible.

Alternativa Naciones Unidas
Desde tiempo atrás el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha desarrollado todo un conjunto de indicadores para medir el bienestar de la población (ver cuadro 2). Les denomina indicadores de desarrollo humano (IDH) y anualmente se presentan los resultados jerarquizados para todas las economías del mundo. El más tradicional es el IDH estándar que resulta del promedio de tres dimensiones básicas del desarrollo humano: vida larga, saludable y decente. El segundo, se refiere a las mismas variables, pero midiendo el impacto de la desigualdad. El tercero y el cuarto miden las desigualdades de género y por último se presenta el índice de pobreza muldimensional, más allá del tradicional de pobreza monetaria que hasta ahora se presenta en el Perú.

Cuadro 2. Indicadores de Desarrollo Humano – PNUD
prioridades2
Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano – PNUD, 2020.

Producto ecológico
Este es un indicador más reciente que se viene calculando en muchas partes del mundo. El producto interno neto ecológico toma en cuenta el desgaste de los activos totales de la economía. Al producto total se le quita la depreciación de los activos productivos tradicionales, el valor de los recursos no renovables agotados y los costos por la degradación del medio ambiente (al valor de restaurarlos). En positivo se le suma el valor de las nuevas reservas incorporadas de recursos naturales susceptibles de ser aprovechadas. Un cálculo para el Perú de los recursos no renovables consumidos realizado por el Banco Mundial (2020) señala que en 2017 fueron equivalentes a 5.5% del PBI. 2017.

Momento de cambios
Desde tiempo atrás se vienen proponiendo cambios precisos con relación al PBI. En plena crisis financiera internacional 2008-2009 se prepararon un conjunto de recomendaciones para determinar los límites del PBI como indicador de los resultados económicos y del progreso social, reexaminar los problemas relativos a su medición, e identificar datos adicionales que podrían ser necesarios para obtener mejores indicadores del progreso social. La Comisión fue encabezada por los profesores Stiglitz, Sen y Fitoussi a propósito de la convocatoria del Presidente de Francia en 2008.

En las conclusiones enfatizaron la necesidad de que el sistema estadístico se centre más en la medición del bienestar de la población que en la medición de la producción económica. Asimismo, que es conveniente que dichas mediciones del bienestar se establezcan en un contexto de sustentabilidad. En el cuadro 3 se presentan sus principales recomendaciones.

Cuadro 3. Propuestas de la Comisión sobre la Medición del Desarrollo Económico y del Progreso Social
prioridades3

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño