Humor S.A.

Jaime Herrera

Llorar por amor…al trabajo.

llorar en el trabajo

¿Alguna vez has llorado por motivos laborales? No tengo un estudio que sustente lo que voy a decir, pero por sentido común diría que la mayoría de nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos llorado por trabajo. Y no me refiero al llanto de tristeza porque a algún compañero le pasó algo malo o al llanto generado por un momento intenso de felicidad, sino a las lágrimas de desesperación o impotencia provocadas por estrictos motivos laborales: un despido, un proyecto que fracasó, una reprimenda de tu jefe o una decepción. Suelo hacer esa pregunta en mis presentaciones y no todos admiten haberlo hecho, pues se cree que el llanto es un signo de debilidad o simplemente se avergüenzan. Pero para entrar de lleno en el tema les contaré un par de anécdotas lacrimógenas de mi vida como dependiente.

La primera ocurrió cuando estaba a punto de conseguir mi trabajo soñado, había terminado la universidad y estaba desesperado pues había pasado casi un año y no lograba insertarme en el inestable mercado laboral de finales de los noventas. De pronto me llamaron de un banco y me invitaron a participar en su proceso de selección para el puesto que estaba buscando, pasé varios exámenes, pruebas, entrevistas, reuniones y después de varios meses llegó la entrevista final con el gerente que sería mi jefe, él decidiría entre los 03 candidatos finalistas para el puesto. Luego de una semana en la que casi no dormí, me llamaron para darme las gracias por participar y decirme que habían elegido a otro. Mis esperanzas se desvanecieron. Me rompieron el corazón. Lloré desconsoladamente. Tuve esa sensación como cuando la chica que te gusta, con la que saliste, a la que le diste toda tu atención, con la que estuviste a punto de…se enamora de otro. Tal cual. Me sentía como un Forever Alone Laboral.

La segunda vez ocurrió cuando me despidieron. Sí, me despidieron. Es otra de las cosas que muchas veces no admitimos por vergüenza, es más algunos aconsejan que utilicen el eufemismo: proceso de recolocación laboral, para no reconocer que fuimos expectorados de una organización y que necesitamos urgentemente que alguien nos contrate. El despido es uno de los momentos más traumáticos en la vida de una persona, es más, hay estudios que indican que es incluso más difícil de superar que un divorcio. En fin, los motivos de un despido pueden ser varios: reestructuración, mala gestión, problemas financieros, fusión o simplemente le caíste mal al nuevo gerente, en realidad, eso no importa, el hecho concreto es que de pronto me vi en la calle luego de haber invertido tiempo y esfuerzo en la empresa, de haber sido “camiseta”, de haber estado comprometido al 100%, de haber dado todo de mí. Nada de eso importó. Lloré de rabia, de impotencia, porque consideraba que era injusto y no me lo merecía. Quería destrozar mi computadora, meter un virus en la base de datos, demandarlos ante el ministerio de trabajo. Es decir, estaba absolutamente despechado. Finalmente todas esas fantasías desquiciadas quedan solo en tu mente, lloras, te vas a tu casa y vuelves a empezar.

Con estas anécdotas muy personales lo que quiero demostrar es que el llanto por motivos laborales es muy común, tanto en hombres como en mujeres y no tiene por qué avergonzarnos. Son cosas que pasan siempre: buscas trabajo, te contratan, te peleas, te gritan, tú gritas, hay malentendidos, te despiden, te vuelven a contratar, te vuelven a despedir. Así es la vida, y el llanto nos ayuda a liberarnos del stress.

A continuación quisiera compartir contigo algunas reflexiones sobre el tema:

1. Cuando lloras no demuestras debilidad, demuestras humanidad. Somos seres humanos, no robots y eso que hasta Terminator lloró cuando estaba a punto de morir derretido y se despide de su amigo O connor.

2. Si tienes ganas de llorar no te reprimas. Hay estudios que indican que las personas que contienen el llanto tienen mayores probabilidades de sufrir un paro cardiaco. Así que llora nomás, es saludable.

3. El dolor es inevitable, el sufrimiento no. Podemos llorar de rabia por algo doloroso que nos pasó, pero si dejas que ese dolor se quede en ti y lo recuerdas a cada momento, y no perdonas o no te perdonas por tus errores, entonces estás sufriendo y solo tú lo puedes impedir.

4. Aprende de tus errores. El error es el maestro que te enseña lo que no debes volver a hacer. El que nunca se equivocó es porque nunca hizo nada. Mientras más fracases más cerca estás del triunfo. Y así puedo seguir con decenas de aforismos sobre el error. Creo que está claro ¿no?.

5. Finalmente, cuando te rías de eso que te hizo llorar significa que ya los superaste. Como dijo Woody Allen: Tragedia más tiempo es Comedia.  Entonces el fin del proceso es la risa.

Pensándolo bien creo que por eso me volví comediante.

COMENTARIOS

No hay comentarios.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño