Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

¿Más gasto corriente o más inversión? ¿Cómo impactan en el crecimiento?

#inversión

Autor. Sergio Bravo, ESAN

Los gobiernos tienen como uno de sus objetivos principales impulsar el crecimiento de la economía –del PBI– y lo hacen a partir de dos estrategias principales: (i) crecimiento impulsado por el gasto corriente y (ii) crecimiento sustentado en la inversión.

En un determinado momento en el tiempo, los gobiernos siempre tendrán una cantidad limitada de recursos públicos y por lo tanto tienen que elegir la estrategia que debe priorizarse. Algunos se inclinarán por el incremento del gasto corriente, justificando esta estrategia principalmente como parte de una política redistributiva. Este es el caso del presente gobierno que según los resultados ha incrementado el gasto corriente en una proporción significativamente mayor mientras que la inversión pública se ha  ido desacelerando. En el siguiente gráfico se puede observar el mayor crecimiento del gasto corriente frente a la inversión pública, evidenciándose que es más fácil incrementar el gasto frente a impulsar inversiones.

Inversión Pública, Privada y el Gasto Corriente

 El impulso del gasto corriente tiene implicancias positivas sobre el Sector Privado al aumentar la demanda de bienes y servicios, y por lo tanto incrementar el PBI. Sin embargo, como los recursos para elevar el gasto corriente provienen principalmente de la recaudación tributaria –los impuestos a las empresas y personas naturales– entonces el efecto positivo sobre el producto será evidente solo si se utilizan recursos fiscales de periodos anteriores. Por otro lado, la recaudación fiscal puede solventar el incremento del gasto corriente solo hasta que llega a un límite, a partir del cual se necesitará mayores recursos fiscales para financiar el gasto corriente y para equilibrar el presupuesto, y existirá una presión por recaudar mayores impuestos –pues no habrá respaldo para un incremento de la deuda pública y el otro camino es generar inflación-, perjudicando a empresas y personas, reduciendo entonces el efecto de la demanda sobre el PBI.

Este fenómeno explica porque las políticas de expansión del gasto corriente que sacrifican la inversión pública y privada terminan finalmente en un proceso de desaceleración de la economía –que puede incluir procesos inflacionarios–. Cuando un país llega a ese punto, se tienen pocos recursos para la inversión y a la vez se debe reducir el gasto corriente. Debido a que el incremento del gasto corriente se sustenta en incrementos salariales a trabajadores y funcionarios del Estado, y en un aumento del gasto en políticas redistributivas, este es inflexible. Reducir los salarios y/o desactivar parcialmente las políticas redistributivas son medidas con un alto costo político. Debido a esto no es conveniente llegar a situaciones extremas, como los casos brasileño, venezolano, entre otros.

No se pretende sustentar una reducción dramática del gasto corriente o la desactivación de las políticas redistributivas, sino revisar los recursos que se destinan a la inversión pública y al gasto corriente. También es importante establecer que todo gasto corriente no es malo –como no toda inversión es buena–, por lo que es importante revisar la calidad del gasto y de las inversiones. Pero antes veamos el efecto sobre el incremento del PBI al utilizar los mismos recursos fiscales en incrementar el gasto frente a aumentar la inversión.

Un incremento del gasto corriente tendrá un efecto en el crecimiento del producto por la elevación de los ingresos de las familias y personas beneficiadas, que elevarán su consumo, entonces las empresas tienen un mayor mercado por la expansión del gasto. Si bien el efecto es positivo en el corto plazo, dura un tiempo y luego se desvanece como sustento del crecimiento, porque tiene un menor potencial de inducción de inversión de largo plazo. Su efecto principal se da en el mayor uso de la capacidad instalada y el incremento de las importaciones. Solamente si el incremento del gasto corriente es sostenido en el tiempo podría generar mayor inversión, pero esto sucede hasta que se agotan los recursos fiscales derivando en una crisis de demanda y de crecimiento.

Impactos sobre el PBI

(Comparación entre un shock de Inversión Pública y de Gasto Corriente)

Fuente: Elaboración propia en base a data del BCRP.

Fuente: Elaboración propia en base a data del BCRP.

 

En el anterior gráfico podemos observar que el incremento de la inversión pública –APP u Obra Pública– tiene un efecto inicial similar al correspondiente al gasto corriente –igual hay recursos adicionales en las empresas y personas–, sin embargo tiene un efecto positivo y sostenido en el tiempo. Y es que una expansión de la inversión pública conduce recursos a las empresas y familias, las cuáles se benefician del mismo modo que si se hiciera una expansión del gasto. Sin embargo, hay una gran diferencia: ya se canalizó una inversión que tiene un efecto adicional sobre el crecimiento del PBI. Por ejemplo, una carretera servirá para aliviar los costos logísticos del traslado de productos o para el incremento del intercambio de bienes y servicios entre las distintas poblaciones o zonas de influencia de la carretera, entre otros beneficios. Así cada inversión en infraestructura o servicios públicos permitirá ahorros, eficiencias, mejoras de productividad o incremento de la demanda, lo que llevará a un crecimiento sostenido de la economía.

Entonces, si se observa el primer gráfico la relación entre el gasto corriente y la inversión pública parece desproporcionada a favor del primero, habiéndose perdido en este quinquenio la oportunidad de impulsar la inversión privada y pública. Pero hay gasto corriente de calidad que vale la pena impulsar, como Beca 18, el SIS o los gastos en mantenimiento de la infraestructura. Los inconvenientes son los incrementos salariales sin políticas de impulso de la productividad en el sector público, el incremento de personal sin justificación, los gastos sin justificación en general.

No obstante, toda inversión pública no es buena, hay mucha inversión pública pero poca Obra Pública que se pueda percibir como real y beneficiosa. En cambio la calidad de la inversión en APPs ha sido significativamente mayor. Entonces debemos impulsar inversión pública y privada, pero de calidad. En esto también hemos retrocedido en este quinquenio, comprobando la falta de institucionalidad para promover inversión pública –en cantidad y calidad– y privada, cumpliéndose la frase que acuñamos: “recursos económicos que no se invierten se transforman en gasto corriente”.

Sergio Bravo Orellana, Director del FRI ESAN, los invita a seguir su blog y estar atentos a sus próximas publicaciones. Pueden ver más publicaciones de él en su web personal.

COMENTARIOS

  • 1
  • 05.07.2016
  • 06:38:43 hs
victor ishiyama

Los que dirigen el estado no utilizan los servicios que administran: no se curan en un hospital del estado, no educan a sus hijos en un colegio estatal, etc; quienes somos acogotados por la sunat, utilizamos poco al estado y quienes no pagan ningún tributo: ni renta, ni IGV, ni municipales (el 60%), exige sus derechos pero olvida sus deberes. Para llorar.

  • 2
  • 06.07.2016
  • 10:48:38 hs
Hairo Senosain Hermoza

Efectivamente, se debe de buscar proyectos de calidad que permitan un impacto tranversal en la sociedad. Desde mi experiencia manejando proyectos en el SNIP, he observado que las pautas planteadas vienen garantizando que los proyectos atiendan los objetivos que las diversas gobiernos locales y regionales han trazado para sus jurisdicciones. Sin embargo, en mención a la suerte de satanización que se hace del SNIP, cabe indicar que esto obedece al exceso de controles por parte de las oficinas de programación e inversiones, generándose un sobre analisis de la información vertida en la formulación del perfil, siendo así que he visto proyectos de pistas en los que se incluyen las tasas de enfermedades más comunes de la zona y finalmente no orientándose al core real del proyecto.

  • 3
  • 14.07.2016
  • 01:07:32 hs
Cecilia Cardona

Estoy de acuerdo con Hairo, en el sentido que lo que debemos lograr es que la inversión publica sea de calidad identificando claramente los objetivos y alcances de cada proyecto o programa de inversión. A veces el querer cumplir con políticas u objetivos a corto plazo, hace que muchos gestores le “saquen la vuelta” al SNIP orientando los recursos e inversión publica a riesgos innecesarios o a su fracaso.

  • 4
  • 30.04.2017
  • 04:27:11 hs
Maick

Es cierto, por que la inversión publica y privada se sostiene en un gasto en infraestructura sin calidad ya que utiliza parte de los recursos en costos mucho mas altos brindando esto a la población una utilidad menor. Por otro lado, el gasto corriente genera un crecimiento económico en aumento pero con la recaudación tributaria de los contribuyentes lo cual también ocasiona buen pago en salarios pero no contribuye con la productividad lo que la inversión tiene como fundamento

    • 5
    • 01.05.2017
    • 01:09:35 hs
    Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

    Gracias por su comentario, hacer mayor inversión supone a la vez mejorar la eficiencia de la inversión pública.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Pluma Laboral

Alonso J. Camila

Economía e Integridad

Carlos Bustamante B.

Aprendiendo - nivel CEO

Francisco Pinedo

Portafolio Global

BlackRock

Menos face más book

Rafael Zavala Batlle

Visiones para el desarrollo

CAF –Banco de Desarrollo de América Latina

Te lo cuento fácil

Alumnos de la Universidad del Pacífico

Más allá del efectivo

Felipe Rincón

Mujer, ejecutiva y trasgresora

Zendy Manzaneda Cipriani

Disrupcion en la nube

Disrupción en la Nube

Revolución digital

Pablo Bermudez

Economía desde el campus

Grupo Económica

Síntesis legislativa

José Ignacio Beteta Bazán

La parábola del mudo

Javier Dávila Quevedo

Arturo Goga

Arturo Goga

Sumando Valores

Superintendencia del Mercado de Valores

@infraestructura

Rosselló Abogados

Minería 2021

Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP)

Conciencia Corporativa

Silvia Noriega

Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Segunda opinión

Eduardo Herrera Velarde

Parte de Guerra

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Ruarte's - Washington Capital

R. Washington Lopez

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Personas Power

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Domínguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva - Aurum Consultoría y Mercado

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño