El Lote 192 y la inclusión social

El líder mundial en la producción de computadoras no es Apple sino la empresa china Lenovo. Aunque a esta última le gusta hacerse pasar como una empresa privada, la Academia China de Ciencias, una institución controlada por el Partido Comunista Chino, fue la organización que dio el capital semilla para la empresa y es la que todavía es dueña de una parte importante de ella. Entre las transacciones más importantes que registró Lenovo en la última década destacan las siguientes tres:

  • En 2004, adquirió el negocio de computadores personales de IBM; 
  • En octubre de 2014, compró el negocio de servidores X86 de IBM; y
  • También en octubre de 2014, adquirió la empresa Motorola Mobility a Google para continuar su expansión en el mercado mundial de smartphones.

Si Usted piensa, estimado lector, que resultaría tonto concluir que debido al ejemplo de Lenovo, los peruanos deberíamos estar a favor de la actividad empresarial del Estado, tiene toda la razón. En este post, intentaré convencerle de que es igualmente tonto utilizar los ejemplos de fracasos pasados para oponerse a cualquier forma de actividad empresarial del Estado.

Para comenzar, es bueno que se saque de la cabeza que ejemplos como los de Lenovo son más la excepción que la regla. Esto no es así: por ejemplo, las dos terceras partes de las empresas de países emergentes que formaban parte de la lista Fortune 500 en 2014 tenían al Estado como accionista mayoritario o minoritario.

Luego, es importante que tenga presente que hacer comparaciones entre el desempeño de empresas privadas y públicas es extremadamente difícil. Por ello es que existen solo contados estudios que tengan resultados a partir de una metodología científica válida. Esto, por supuesto, tampoco quiere decir que no existan los múltiples beneficios que la empresa privada trae a una economía. 

Finalmente, es indispensable que se de cuenta que detrás de la polarización del debate entre quienes promueven la privatización de todos los activos del Estado; y quienes defienden una participación más activa del Estado, no hay ideología sino puro interés económico. Es decir, no es verdad que una opción (el régimen privado) tenga necesariamente que ser mejor que la otra (el régimen público). Simplemente son distintas y ambas pueden funcionar bien. También, por supuesto, funcionan bien los regímenes mixtos en los que un activo o empresa tiene como accionistas tanto al Estado como al sector privado.

¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la polarización del debate? En mi opinión, ganan solo quienes tienen intereses económicos en alguno de los bandos y pierde la población. 

Los canales a través de los cuales esto ocurre son tres:

  1. En primer lugar, por la corrupción. Según la OECD, la mayoría de casos de corrupción internacional, involucran a gerentes de empresas estatales. En países como China, donde la actividad estatal es importante, la cúpula de los 50 dirigentes más importantes del Partido Comunista tiene una riqueza combinada de casi USD 100 mil millones, 50 veces la de sus pares en Estados Unidos. 
  2. En segundo lugar, por el clientelismo o el intercambio de favores. La corrupción es una moneda de dos caras que también involucra al sector privado, tal como lo muestra el escándalo de Petrobras en el cual estaban involucradas las dos empresas constructoras más grandes de Brasil: Odebrecht y Andrade Gutiérrez. La maquinaria de corrupción de Petrobras es un ejemplo de cómo opera el clientelismo y la corrupción en perjuicio de los ciudadanos. A través de este, un político recibe favores (o directamente dinero) de parte de empresarios que desean obtener algún privilegio, beneficio o negocio. El clientelismo también aplica, por supuesto, cuando un político en etapa preelectoral busca “comprar” con favores los votos de una región, algo de lo cual podría haber estado presente en los intereses detrás de los parlamentarios que promovieron la norma que busca una intervención más activa del Estado en el Lote 192.
  3. En tercer lugar, por los conflictos de intereses. Estos existen cuando un político asume el encargo de gestionar la producción de un bien o servicio de parte del Estado y privilegia este el rol sobre el de defensor de los derechos de los consumidores. Y también existen cuando una empresa privada procura hacerse de la propiedad o concesión de un activo para luego aprovecharse de una regulación laxa o inexistente para afectar a los consumidores.

Con estos ejemplos, lo que trato de mostrarle, estimado lector, es que el fondo del debate del Lote 192 y sobre cualquier rol del Estado en la actividad empresarial no es ni ideológico ni científico, sino económico.

Que no le vendan gato por liebre: quién es el dueño o titular de un activo (si es el Estado, un individuo o una empresa) no tiene  relevancia.

Las privatizaciones o las concesiones pueden ser igual de malas que la actividad empresarial estatal si la regulación no es adecuada y si el Poder Judicial es una coladera que impide que las empresas se hagan responsables de sus actos. Lo mismo les señalé en un post de hace unos meses sobre las APP. Esto no quiere decir que privatizar y/o concesionar un activo o empresa estatal no sea la mejor opción a veces. Lo único que quiere decir es que hay casos (y no son pocos) en que esta no es la mejor solución.

Lo que sí es importante tanto para empresas públicas como privadas es cómo se gestionan los activos y cuán bien se atienden las expectativas de la población.

Quizás la prueba más importante de que en el debate sobre el Lote 192 (al igual que lo que ocurrió respecto de la eventual adquisición del Estado de los activos de Repsol) lo que existe es una pugna entre los bandos que quieren apropiarse de un recurso, es que nadie ha planteado la posibilidad de que la propiedad de los activos del Estado no solo se mantenga sino que pueda ampliarse y gestionarse de tal forma que alcance los máximos niveles de rentabilidad, corriendo el menor riesgo posible y satisfaciendo de la mejor manera los intereses de la población.

Hace solo unas décadas, el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) hacía noticia por estar detrás de una de las hiperinflaciones más grandes del mundo. Hoy es uno de los bancos centrales más serios y Julio Velarde, su presidente, ha llegado a ser calificado recientemente como el mejor banquero central del mundo. ¿Cómo se produjo este cambio? Gracias a una Ley Orgánica que blindó de la intervención política el manejo de la política monetaria y la gestión de las reservas internacionales. Esto último es muy importante pues el BCRP no solo ha mantenido baja la inflación desde que su gestión se modernizó sino que ha gestionado las reservas internacionales con los principios  de prudencia que manda su Ley Orgánica.

El Estado ya sabe cómo gestionar eficientemente sus activos, solo que ha comenzado por los activos financieros y ha dejado de lado los no financieros. Si se decidiera a hacer lo mismo con los activos no financieros, si pudiéramos tener una entidad como el BCRP que gestione con profesionales de primer nivel los activos del Estado, no tendríamos más debates como los de REPSOL o del Lote 192. Y si hacemos el trabajo igual de bien que lo hizo el BCRP, en algunas décadas hasta podríamos llegar a ser reconocidos como los líderes mundiales en la gestión de activos del Estado, manteniendo la propiedad en manos de todos los peruanos y generando retornos como los de la mejor empresa privada para financiar las inversiones que requieren los que más lo necesitan en el Perú. La inclusión social no solo consiste en gastar los recursos del Estado sino también en gestionar sus activos mejor.

COMENTARIOS

  • 1
  • 07.09.2015
  • 01:36:19 hs
Carlos Muñoz

Estimado Luis,
Muy buen artículo, sin ir más lejos, mirando al país hermano de Bolivia donde la actividad de exploración y producción petrolera se decidió que sea mixta (YPFB + Otros), donde ambos (Estado y Privado) ganan dinero y finalmente es el país el que se viene beneficiando, todo depende de tener claro cuál es el alcance y la fortaleza de cada uno y de respetar la actividad del otro con el fin de tener un manejo cooperativo de los recursos del estado. El campo Margarita en Bolivia (En comparación más pequeño que Camisea de Perú) donde el operador es Repsol pero quien tiene de socio a YPFB, y ambos, en mutua cooperación, manejan una operación rentable y beneficiosa para el país. Un ejemplo a seguir si se desea hacer lo mismo en Perú con el famoso Lote 192 y con los demás en proyectos de exploración.

  • 2
  • 07.09.2015
  • 11:00:06 hs
Walter Espinoza

Aun somo un Pais Pobre como para destinar recursos en actividades productivas y peor aun de riesgo como es la Exploración, aun tenemos muchos retos por resolver como es la pobreza extrema, la falta de infraestructura, la generación de Empleo para que el estado empiece a redefinir su rumbo su papel…No es tiempo de aventuras, tenemos al fenomeno del Niño encima, tenemos una fuerte reduccion de nuestra economía la proyección de crecimiento para este año es de 2.5% y el congreso discute esta ley de permitir a Petroperu operar el lote 192 cuando ya se tiene un contrato firmado es irresponsable.
Creo que el Estado debe continuar en los problemas de Educación, Salud, Seguridad interna y Inversión en Infraestructura y no de enfocarse en temas productivos donde los privados son eficientes…

  • 3
  • 08.09.2015
  • 12:18:34 hs
Cesar N.

Excelente articulo, coincido con casi todo.

  • 4
  • 09.09.2015
  • 11:33:26 hs
marcel huaclla

En realidad el Lote en cuestión dejó de ser un pozo apetecible por el sector privado, “la carnecita” hace tiempo se la llevaron, es más los costos operativos son muy altos con un petroleo pesado y que tiene menos valor en el mercado, que para volverlo rentable es necesario mezclarlo con petroleo mas liviano. Lo peor es que se ha firmado un contrato con otra empresa, no respetarlo estaríamos dando un mensaje muy desagradable a los inversionistas. Se ha declarado de parte de los entes públicos ministra de MEM y el premier que Petro Perú no tendría la capacidad técnica para asumir el reto y también el financiamiento apropiado está en suspenso. En realidad nuestros políticos han asumido una decisión populista que está haciendo daño al país, están viendo sus propios intereses en desmedro de los interese de la nación, en realidad han dado un mensaje pésimo de lo que pueden hacer estos políticos si son gobierno, afirman primero una versión y después cambian esta fácilmente. Lo cierto es que han mostrado la pobreza ideológica, doctrinal y de principios que tienen estos políticos, en realidad son asociaciones con caudillos, pero están lejos de ser partidos políticos que necesita el país.

  • 5
  • 16.09.2015
  • 08:40:32 hs
jorge castro

la orientación de recursos públicos pasa también por identificar en que se prioriza el gasto (no hay recurso para todo), en una actividad de tipo empresarial con el riesgo que implica (en caso de petroperu debe añadirse la inversión en modernización q requiere para operar de modo eficiente) o en generar mejores servicios asociados a NBI y otras brechas necesarias por atender y propiciar mejores condiciones de vida, en zonas urbanas hay mas avance pero aun falta camino por andar (infraestructura, sobre todo rural por ejemplo), ojo no sólo me refiero a programas sociales, hay segmentos de población q aprovechan la dinámica económica (mayor clase media), pero el piso no esta tan parejo todavía para los de mas abajo.

DEJE SU COMENTARIO

La finalidad de este servicio es sumar valor a las noticias y establecer un contacto más fluido con nuestros lectores. Los comentarios deben acotarse al tema de discusión. Se apreciará la brevedad y claridad.


No se lee? Cambie el texto.


TODOS los blogs


Agenda Legal

Estudio Echecopar

Perspectiva Forestal

Comité Forestal SNI y Comité de Madera e Industria de la Madera ADEX

Pensando laboralmente

César Puntriano

Auditoria del Siglo 21

Karla Barreto Stein

Economía conductual

Bertrand Regader

Cultura financiera

Walter Eyzaguirre

Triple enfoque

Cecilia Rizo Patrón

Gestiona tus Finanzas

Giovanna Prialé Reyes

Corrupción bajo la lupa

Eduardo Herrera Velarde

Pablo O'Brien

Pablo O'Brien

El cine es un espejo

Raúl Ortiz Mory

Atalaya Económica

Manuel Romero Caro

Terapia de Pareja

Luciana Olivares

Próspero Perú

Gladys Triveño

Herejías Económicas

Germán Alarco

Inversión e Infraestructura

Director FRI-ESAN Sergio Bravo Orellana

Blog Universitario

Blog Universitario

Juegomaniáticos

Juan Pablo Robles

Gestión del Talento

Ricardo Alania Vera

Tacos Fuertes

Ana Romero

Millennials

Pamela Romero Wilson

Reglas de Juego

PIERINO STUCCHI

Humor S.A.

Jaime Herrera

Bitácora bursátil.

Equipo de Análisis de Intéligo SAB

Vivir Seguro

Asociación Peruana de Empresas de Seguros

El deporte de hacer negocios

Luis Carrillo Pinto

Zona de Intercambio

Julio Guadalupe

Innovar o ser cambiado

Andy Garcia Peña

Economía aplicada

Juan Mendoza

El Vino de la Semana

José Bracamonte

Carpeta Gerencial

IE Business School

Desafíos para el progreso

Banco Interamericano de Desarrollo

Innovación y Emprendimiento Tecnológico

Franklin Marcelo, CEO de Interfono

Diálogo a fondo

Fondo Monetario Internacional

Predio legal

Martín Mejorada

e-strategia

José Kusunoki Gutiérrez

Vinos, piscos y mucho más

Sommelier Giovanni Bisso

Evidencia para la gestión

Videnza Consultores

Palabra de Gestión

Julio Lira Segura

Impacto ambiental

Lorenzo de la Puente

Inversiones Globales

Carlos Palomino Selem

Moda Inc.

Daniel Trelles

Divina Ejecutiva

Fiorella

Menú Legal

Oscar Sumar

Analizando tus inversiones

Diego Alonso Ruiz

Reformas incompletas

Instituto Peruano de Economía

Empresa&Familia

Pablo Dominguez

Hoy sí atiendo provincias

Félix Villanueva

Smart money

Luis Ramírez

Consumer Psyco

Cristina Quiñones

Gestión de servicios

Otto Regalado Pezúa

Marketing 20/20

Michael Penny

Mercados&Retail

Percy Vigil Vidal

CAFÉ TAIPÁ

Milton Vela

Anuncias, luego existes

Alexander Chiu Werner

Marcas & Mentes

Lizardo Vargas Bianchi

Riesgos Financieros

Gregorio Belaunde

Economía para todos

Carlos Parodi

De regreso a lo básico

Paúl Lira Briceño